POLÍTICA

La sede del PP de Majadahonda se financiaba "con loterías, rifas y cenas benéficas"

Así lo ha declarado Ricardo Romero de Tejada, exsecretario general del PP madrileño.

20/07/2017 08:20 CEST | Actualizado 20/07/2017 08:20 CEST
EFE

El exsecretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada ha revelado en el juicio de la trama Gürtel que las sedes locales como Majadahonda se financiaban con "loterías, rifas y cenas benéficas", así como con aportaciones de parte del sueldo de los cargos, pero no con donativos de particulares.

Según Romero de Tejada, los cargos electos eran los que más dinero aportaban, a través de pagos por transferencia bancaria, pero también existían métodos como la venta de boletos de lotería, que se hacían en "puro efectivo", y la celebración de cenas benéficas donde se vendían rifas.

Al ser preguntado si recibían donativos de particulares, el testigo ha contestado: "Que yo sepa, no", la misma respuesta con la que ha negado que la dirección nacional del PP le llamara para favorecer la concesión de licencias públicas a determinadas empresas.

Al ser preguntado si recibían donativos de particulares, Romero de Tejada ha contestado: "Que yo sepa, no"

Romero de Tejada ha explicado este método de financiación en el juicio contra la trama corrupta, donde ha declarado como testigo, junto al excoordinador de campañas de la formación regional José Manuel Fernández Norniella, a solicitud de su sucesor en la Alcaldía de Majadahonda, Guillermo Ortega, a quién se le atribuye, entre otras cosas, la financiación ilegal de los 'populares' majariegos.

Norniella se ha desvinculado de la administración del dinero durante las campañas electorales y ha explicado que no conoce el funcionamiento del partido después de 1998, año en el que dimitió de su cargo y pidió la baja como afiliado. Lo que sí ha podido explicar es que, durante el tiempo que trabajó como coordinador de campaña, el presupuesto se determinaba a nivel nacional.

El dinero, ha continuado, se distribuía entre las delegaciones regionales, que luego hacían lo propio con las locales. Un movimiento de arriba hacia abajo que era controlado por los gerentes y tesoreros a nivel nacional y regional, pero que, según ha concluido, desconoce qué labores y funciones comprendían.

LA CONEXIÓN DE ORTEGA CON LA GÜRTEL

Ortega destacó en su declaración que el extesorero del PP Álvaro Lapuerta —cuya implicación en esta causa esta archivada por demencia sobrevenida— le llamó en una ocasión para que adjudicase contratos municipales a las empresas Licuas y Coarsa, propiedad de Joaquín Molpeceres —implicado en los 'papeles de Bárcenas' como donante de 60.000 euros al PP—, porque era "gente que colaboraba con la casa".

Romero de Tejada ha afirmado que era "público y notorio" que el cabecilla de la trama Gürtel y empresario, Francisco Correa, y Ortega tenían una relación, aunque no ha sabido precisar de qué tipo.

Ambos testigos, que fueron condenados por el caso de las tarjetas black que también salpicaba al fallecido Miguel Blesa, han sido llamados a declarar a petición de Ortega para "aclarar cuál era la operativa de financiación de los distritos, municipios, así como de la regional del PP de Madrid".

LAPUERTA APARECE EN OTRA DECLARACIÓN CONTRADICTORIA

También han declarado la exdiputada del PP de Madrid Carmen Rodríguez Flores y el exconsejero delegado de la empresa pública Campo de las Naciones Jorge Barbadillo. Ofrecen versiones opuestas acerca de un encuentro entre ambos en 2005 junto a Ortega y el extesorero del PP Álvaro Lapuerta.

Ortega ha asegurado que la exdiputada madrileña le dijo que le habían costado el cargo de alcalde las conversaciones que Lapuerta había mantenido con el empresario dueño de Licuas y Coarsa, Joaquín Molpeceres, quien se había quejado de que no les estaba dando las obras licitadas en Majadahonda.

Barbadillo ha corroborado que se encontraba almorzando con Ortega cuando Rodríguez Flores apareció acompañada de Lapuerta y les dijo que habían sido relevados de sus cargos porque no la habían ayudado lo "suficiente" con un tema que implicaba a Molpeceres y al artista José Luis Moreno. "Nos dijo que ella nos había marcado unas pautas y que estábamos fuera por no haberlas seguido. Lapuerta no dijo nada, pero estaba a su lado y asentía a todo lo que decía", ha añadido.

Rodríguez Flores admite que aquel día se encontró con ellos junto al extesorero, pero ha negado que se acercara ya que, según ha indicado, "yo soy una señora, no voy a ir a su mesa a decirles algo si estaban comiendo". La exdiputada ha enfatizado que es "absurdo" que dijera eso porque no conocía esos detalles, ya que con sus amigos Lapuerta y Molpeceres no hablaba de temas laborales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR