INTERNACIONAL

Altercados menores y alta tensión en el rezo musulmán en Jerusalén

Un menor de 16 años ha muerto en Gaza por un disparo en la cabeza, supuestamente proveniente de uniformados israelíes.

28/07/2017 20:18 CEST | Actualizado 28/07/2017 20:20 CEST
Ronen Zvulun / REUTERS
Un hombre palestino cruza ante un grupo de policías israelíes, a las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén.
Israel volvió hoy a decretar restricciones de acceso a la Explanada de las Mezquitas para el rezo musulmán, que se desarrolló con altercados menores pese a la alta tensión, ante un amplio dispositivo de seguridad dentro y fuera de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La Policía israelí limitó esta jornada el acceso al recinto sagrado solo para los hombres mayores de 50 años y las mujeres, después de los altercados de ayer cuando los palestinos volvieron a orar dentro tras dos semanas de protestas contra las medidas de seguridad israelíes finalmente retiradas.

Tras el asesinato, el pasado día 14, junto a la Explanada de dos policías israelíes por tres árabe-israelíes que fueron posteriormente abatidos, Israel decidió reforzar las medidas de seguridad con la instalación, entre otros dispositivos, de cámaras y arcos detectores de metales, lo que suscitó la protesta de los palestinos y desencadenó esta nueva oleada de tensión.

La Media Luna Roja instaló un hospital de campaña junto a la explanada en previsión de posibles enfrentamientos, tras una jornada previa en la resultaron heridos un centenar de palestinos como consecuencia del material antidisturbios empleado por la Policía israelí, uno de cuyos agentes también resultó lesionado.

"DESPEJAR" FIELES

Las fuerzas de seguridad israelíes entraron anoche a la Explanada, que alberga la mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, para "despejar" el lugar de fieles ante la previsión de protestas hoy.

"La policía sacó de la zona a la gente que planeaba pasar la noche en la mezquita de Al Aqsa y participar en las manifestaciones en el Monte del Templo (denominación judía de la Explanada) hoy", aseguró el portavoz policial, Micky Rosenfeld, en un comunicado.

Hoy miles de jóvenes rezaron en las calles de los barrios árabes de Jerusalén Este, ante la imposibilidad de entrar al recinto, mientras mayores y mujeres lo hacían en la Explanada y salían entonando cánticos religiosos por las callejuelas de la Ciudad Vieja.

En el valle de Wadi Yoz, en la zona oriental de Jerusalén, aumentó la tensión cuando menores palestinos arrojaron botellas de agua a las fuerzas de seguridad, según pudo comprobar el digital Times of Israel.

Las carreteras alrededor de la ciudad amurallada estuvieron cortadas desde por la mañana y camiones lanzadores de agua a presión se estacionaron en las entradas para dispersar posibles protestas.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Mohammed Salem / REUTERS
Un grupo de familiares porta el cuerpo del menor muerto en Gaza.

UN MENOR MUERTO EN GAZA

Sin embargo, en las ciudades cisjordanas de Hebrón, Qalandia y El Beit se registraron intensos choques entre palestinos y el Ejército israelí en los que resultaron heridas más de 220 personas.

La Media Luna Roja informó de un herido por munición real, durante los enfrentamientos en la ciudad cisjordana de Belén después del rezo, y un periodista fue lesionado en Nablus cuando cubría los choques entre manifestantes y soldados en un control militar, según la agencia de noticias palestina Wafa.

Un palestino murió por disparos de las fuerzas de seguridad israelíes cuando al parecer iba a cometer un apuñalamiento junto al bloque de asentamientos judíos de Gush Etzion, también en Cisjordania ocupada, informó a Efe el Ejército israelí, que añadió que no hubo heridos entre los uniformados.

En la Franja de Gaza, un joven de 16 años murió de un disparo en la cabeza y al menos 25 resultaron heridos en el transcurso de unos disturbios con el Ejército israelí en la zona fronteriza entre Israel y el enclave costero.

La violencia de estas dos semanas ha dejado seis palestinos muertos -tres en Jerusalén Este, dos en Cisjordania y uno en Gaza- en choques con las fuerzas de seguridad israelíes.

Además, tres miembros de una familia de colonos israelíes murieron asesinados a cuchilladas por un palestino de 20 años cuando cenaban en su casa de un asentamiento en Cisjordania.

Israel decidió retirar en la madrugada del miércoles al jueves todas las medidas de seguridad extraordinarias, ante la presión internacional y las advertencias de la fuerzas de seguridad de una posible escalada.

Los palestinos recibieron la retirada como una victoria pero las celebraciones de ayer se tornaron violentas en el rezo de la tarde de ese día, ante lo que ha vuelto a aumentar la tensión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Las claves para entender lo que está pasando en la Explanada de las Mezquitas

- Continúan los disturbios pese a que Israel ha retirado sus controles en Al Aqsa

- Israel retira todas las medidas de seguridad de las entradas a Al Aqsa

- Diez años de bloqueo y tres desde la última ofensiva de Israel: así (de mal) está Gaza