NOTICIAS

El complicado —pero jugoso— mercado del fútbol en Estados Unidos

Real Madrid y Barcelona protagonizan este sábado el primer Clásico estadounidense.

28/07/2017 18:07 CEST | Actualizado 28/07/2017 18:08 CEST
GTRESONLINE

El deporte rey no lo es tanto en Estados Unidos. Pese al esfuerzo y las ganas que están poniendo los clubes de fútbol europeos por cambiar la tendencia, el potencial mercado de este deporte en la primera economía mundial se enfrenta a muchos retos, entre ellos la competencia publicitaria de los ya asentados en este país. Los dueños de los equipos de fútbol americano, béisbol, baloncesto o hockey son normalmente grandes empresarios o titanes de las finanzas cuyos intereses creados se entremezclan con los derechos televisivos y los anunciantes. Pero hay un dato relevante: el último clásico entre el Real Madrid y el Barcelona lo vieron por la televisión 400 millones de personas, en comparación con los 200 millones que vieron la final de la Superbowl. Sin duda, un caramelo para los anunciantes.

Quizá esto cambie pronto, sobre todo después de que los medios de comunicación hayan dado a conocer un estudio científico que ha concluido que los cerebros de los jugadores de fútbol americano —el verdadero deporte rey en Estados Unidos— se están viendo masivamente afectados por contusiones cerebrales que afectan al comportamiento. La investigación, que mostraba 110 contusiones cerebrales muy graves en 111 jugadores, ha golpeado seriamente al mundo de este deporte en los últimos días. Siempre ha habido la sospecha, pero ahora este estudio científico lo corrobora. Además, las madres de los niños que juegan al fútbol americano observan aterradas que cada año las lesiones cerebrales en niños ocasionan más de 500.000 millones de visitas al departamento de urgencias, con más de 95.000 hospitalizaciones.

En Estados Unidos hay cerca de 22 millones de niños federados en diferentes empresas de soccer, que es como se llama allí a nuestro fútbol. Se supone que unos cuantos millones de personas más lo practican los fines de semana. En general sigue siendo un deporte menor o de inmigrantes y el equipo nacional de soccer estadounidense femenino es una referencia mundial.

GTRESONLINE

EL CLÁSICO SE JUEGA EN ESTADOS UNIDOS

Este verano estamos viviendo el enésimo esfuerzo de los clubes europeos, con dos españoles a la cabeza, el FC Barcelona y el Real Madrid, por consolidar el deporte en Estados Unidos. En la madrugada del lunes, por primera vez en Estados Unidos, se jugará un Clásico. Será en el Estadio Hard Rock de Miami, a 3.000 dólares (2.560 euros) la entrada en la reventa y ante 65.000 espectadores. Su dueño y a la sazón dueño de los Dolphins, Darren Heitner, aseguraba hace unos meses a Forbes que "el soccer es un deporte 'amigo' y un espectáculo para un país y un estado —Florida— con miles de aficionados de origen latino".

El estadio de Miami no ha sido el más grande que ha registrado un "lleno completo" de un partido de fútbol. Hace dos años, el Hann Arbor en Detroit congregó a 110.000 personas. Jugaban el Real Madrid contra el Manchester United.

El del lunes será el último partido de la International Champions Cup, una competición destinada a llamar la atención a empresas, publicistas y público en general sobre el fútbol. Despliegue de estrellas, partidos "estratégicamente pensados" y distribuidos entre la Costa Este y la Costa Oeste, y los seis mejores equipos europeos son los ingredientes perfectos para impulsar el deporte.

BARCELONA F.C.

Entre ellos, el Fútbol Club Barcelona, que hace dos años abrió oficina en Nueva York. Dirigida por Gerard Guiu, se ha convertido en todo un referente de actos y de captación de clientes, "aunque todavía no llegamos a la suma de otras delegaciones, como Hon Kong", declaraba él mismo. Además del fichaje del exembajador de Estados Unidos en España, James Costos, el Barcelona FC tiene enormes planes para Estados Unidos. Este año inaugurarán su primera escuela de fútbol en Nueva York, controlada por el equipo directamente, y están trabajando desde la fundación en implementar su programa de integración a través de este deporte.

La Liga también cuenta con oficina comercial en La Gran Manzana, de la que hasta hace unos meses el responsable era Raúl González, exjugador del Real Madrid, que ha vuelto a su equipo este mismo verano. "Aún falta tiempo para que el soccer se consolide como uno de los grandes deportes en Estados Unidos, pero, sin duda, la percepción y la recaudación es infinitamente mejor que hace tan solo unos años", asegura un directivo del Real Madrid, que de momento no piensa en abrir oficina a este lado del Atlántico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El sector de los yates y embarcaciones de lujo deja atrás la crisis

- Obetivo renovación: Adidas busca la recuperación en 2016

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!