NOTICIAS

El periodista que recorrerá 190 kilómetros en solitario para los niños enfermos de MPS

Intentará completar la 'ruta de los templarios' de Soria superando un desnivel de 3.500 metros: "Voy a pasarlo muy mal"

28/07/2017 07:26 CEST | Actualizado 28/07/2017 07:26 CEST
CARLES AGUILAR

Carles Aguilar corre solo. Lo lleva haciendo ya varios veranos y lo volverá hacer este mes de agosto, cuando intentará completar los 190 kilómetros de la llamada 'ruta de los templarios', en la provincia de Soria. Él, sus zapatillas y una mochila en la que llevará el agua y la comida necesaria para aguantar desde un pueblo hasta otro. Ninguna ayuda más completar la distancia y para vencer los 3.500 metros de desnivel a los que se enfrenta. No es un loco. Tiene un muy buen motivo para correr en soledad.

Además de runner, Carles es periodista. Presenta en Onda Cero Cataluña el programa de salud En Bones Mans y todos los años, desde hace seis, completa un reto deportivo con fines solidarios. Esta vez trata de sensibilizar sobre la realidad que viven los niños afectados por un grupo de enfermedades raras: las mucopolisacaridosis (MPS).

Lo de hacerlo en solitario no es casualidad. "Ya que estos niños tienen que luchar solos contra estas enfermedades, yo lo voy a hacer solo. Tanto si lo logro como si no, quiero depender de mis propios recursos. Porque es un tema de superación personal. No quiero recurrir a nadie que me facilite conseguir el reto", explica a El HuffPost Carles Aguilar.

"CUESTA MUCHO QUE UN LABORATORIO DEDIQUE RECURSOS"

Porque, subraya, los niños que sufren las MPS no tienen demasiada ayuda de la medicina porque muchas de estas enfermedades no tienen cura. "La investigación es carísima y muchas no tienen tratamiento porque cuesta mucho que un laboratorio dedique, por ejemplo, tres millones de euros a investigar una enfermedad que afecta a 300 personas. A veces lo hacen, pero es muy complicado", lamenta Aguilar.

Y ahí es donde entra en juego su reto, que viene precedido de una campaña para dar a conocer estas patologías, que son un grupo de enfermedades genéticas catalogadas como raras debido a su baja prevalencia. Son devastadoras, degenerativas y, en los casos más graves, aparecen trastornos del comportamiento que evolucionan a retraso mental severo, problemas de movilidad, convulsiones o problemas respiratorios. Normalmente, los pacientes acaban sus días en un estado vegetativo. Y, aunque la esperanza de vida varía, la mayoría raramente logra superar la adolescencia.

CARLES AGUILAR

Aguilar pelea con su reto para concienciar sobre estas enfermedades y para recaudar fondos para la Asociación MPS España, que acepta donaciones en la cuenta de La Caixa 2100 2390 65 0200012780.

"VOY A PASARLO MUY MAL"

Eso, asegura el periodista, es lo importante. Poder completar su reto sería "la guinda". Pero no lo tendrá fácil pese a que hasta ahora ha conseguido los cinco que se ha propuesto, entre ellos atravesar el desierto de los Monegros en 21 horas, dar vueltas durante 12 horas al Lago de Bañolas o recorrer de punta a punta la costa catalana.

Aguilar advierte de que el de este año no será su recorrido más largo pero sí el más complicado debido a los fuertes desniveles que se va a encontrar y entre los que se encuentra el Pico de Urbión, con una altitud cercana a los 2.500 metros. "Yo soy más bien corredor de llano, no de alta montaña, por lo que me voy a enfrentar a un tipo de ascenso al que no estoy acostumbrado. Te aseguro que voy a pasarlo muy mal", anticipa.

Además, el periodista llega al reto sin haber podido llevar a cabo una preparación específica porque en la zona en la que vive únicamente hay desniveles de 500 metros. "La idea inicial era coger unas semanas antes e irme al Pirineo y entrenar por allí, pero por temas profesionales no he podido. Mi preparación ha consistido en correr todo lo que he podido, hacer desniveles moderados y confiar un poco en mi capacidad física y ver hasta dónde llego", admite.

CARLES AGUILAR

LA SOLEDAD TOTAL DEL CORREDOR DE FONDO

Y todo ello, claro, en solitario. Comprando agua y comida en los pueblos que se vaya encontrando y calculando cuánto necesita para aguantar hasta el siguiente. "En la segunda etapa hay un tramo de 36 kilómetros en los que iré solo por bosques que desconozco y sin pueblos, ni fuentes, ni nada. Sí llevaré un teléfono móvil por si me pasa algo", subraya.

El único 'lujo' que tendrá serán los hoteles en los que dormirá, que colaboran con el reto. Su idea inicial, asegura, era pasar las noches en la montaña con una tienda de campaña. "Hablé con la gente de Soria y me lo desaconsejaron completamente porque era bastante peligroso quedarme solo vete a saber dónde. No es que haya allí depredadores, pero sí puede haber lobos, algún oso... Y voy a hacer un reto, pero no a jugarme la vida", explica.

Su siguiente idea era acampar en campings, pero llamó a los Ayuntamientos de la zona y le dijeron que allí no había. "Así que se decidió que hay varios hoteles que colaboran con el reto y que cuando llegue, sea la hora que sea, podré dormir allí", señala.

Con todo preparado, ya sólo le falta echar a correr. Tiene pensado iniciar el camino el 21 de agosto, salvo que las condiciones meteorológicas recomienden aplazarlo unos días. La soledad del corredor de fondo será, entonces, total. Por una muy buena causa.

CARLES AGUILAR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- #Cedominombre, la campaña en redes sociales para concienciar de las enfermedades raras

- No dejes de ayudar. 11 ejemplos de que la implicación social es clave para la investigación

- La niña que salvaba a las estrellas