TENDENCIAS

Cómo eliminar el moho de tu hogar

Antes de que cause algún problema de salud.

31/07/2017 08:13 CEST | Actualizado 31/07/2017 08:47 CEST

¿Alguna vez notas en casa que te cuesta respirar? ¿Te has preguntado qué es ese extraño olor? ¿Te sientes resfriado? El moho podría estar detrás de todo eso, de modo que quizá sea hora de comprobar si tu casa se ha convertido en un nido de esta peligrosa plaga.

¿Qué es el moho?

'Moho' es el término por el que se conoce a una clase de organismos microscópicos pluricelulares que suelen encontrarse en zonas húmedas, motivo por el que es frecuente que se desarrollen en los baños.

El doctor Cameron Jones, director general del Biological Health Services, explica en la edición australiana del HuffPost que el moho puede desarrollarse en cualquier lugar donde haya humedad, una temperatura determinada y algo de lo que alimentarse.

lleerogers via Getty Images

"Es frecuente encontrar moho en baños en los que no hay una adecuada ventilación, en pisos bajos con tendencia a sufrir condensación de la humedad y goteras, o con algún defecto en las tuberías o en edificios muy deteriorados", explica el doctor Cameron Jones.

"Cualquier material de construcción que pueda humedecerse, así como cualquier superficie no porosa como las baldosas o sus juntas son susceptibles de ser el caldo de cultivo de una colonia de moho".

El doctor Cameron Jones explica que aproximadamente el 60% de las casas cada año sufren algún problema relacionado con el agua, por lo que sus inquilinos tienen todas las papeletas para padecer las consecuencias del moho.

¿En qué estación del año se agrava el problema?

Aunque el moho no es patrimonio exclusivo de ninguna estación, suele ser en invierno cuando más se desarrolla. En invierno, especialmente en aquellas casas con un pobre aislamiento térmico, el calor que se produce dentro se fuga a través de las ventanas, provocando que la humedad se condense. El doctor Cameron Jones lo denomina "the Coke can effect", algo así como "el efecto de la lata de Coca-Cola":

"En verano, si tienes una lata de refresco muy fría, se te llenará de gotitas, especialmente si estás al aire libre y hace mucho calor. En invierno, cuando intentas subir la temperatura de casa, si hace mucho frío fuera y el aire cálido del interior está en contacto con la ventana, se condensará la humedad en el cristal al igual que sucede con el efecto de la lata de Coca-Cola".

Esta condensación puede humedecer las paredes y las moquetas de las zonas cercanas. Si además el marco de las ventanas es de madera, ten casi por seguro que se creará una colonia de moho.

Pero no olvidemos que también se puede desarrollar en verano. Una mala ventilación después de darte una ducha o hacer la comida, una filtración fortuita de agua o tender la colada y los bañadores dentro de casa también pueden ser factores de riesgo.

¿Qué tipos de moho hay y cómo los podemos identificar?

¿Alguna vez has oído hablar del Penicillium? ¿Del Alternaria? ¿Y del Fusarium? ¿No? Poca gente los conoce, pero, al parecer, son algunas de las cepas más comunes que producen micotoxinas, sustancias tóxicas que crean determinados mohos y que pueden hacer enfermar a las personas.

"Existen, literalmente, millones de cepas diferentes de hongos, y varios cientos de esas cepas son patógenas para los seres humanos. Los humanos tienen en muchos casos una respuesta inmunitaria en forma de alergia a esas cepas, y por ello es común que la gente tenga síntomas de alergia cuando esos mohos se desarrollan en interiores", explica el doctor Cameron Jones.

La mayoría de la gente detecta el moho por su aspecto, pero no todos los tipos de moho son negros o verdes, como se suele creer. Resulta que el color es irrelevante y solo es, en realidad, una de las formas que tienen de manifestarse. Según el doctor Cameron Jones, para cuando el moho es visible, seguramente ya existe un problema con la calidad del aire de la estancia.

Aparte del aspecto, ¿qué otros modos hay de identificar si el moho ha invadido la casa y está haciendo enfermar a los inquilinos?

Getty Images/iStockphoto

"El olor es un criterio de identificación excelente, dado que está relacionado con algo llamado 'compuestos orgánicos volátiles de origen microbiano', perceptibles al olfato porque suelen ser compuestos químicos de base alcohólica", indica el doctor Cameron Jones. "Lugares de condensación, zonas con poca ventilación, goteras... Ese tipo de cosas son indicadores de que probablemente tengas un problema en casa".

Cómo eliminar el moho

  1. Mejorar la ventilación: Al ducharte, especialmente con agua caliente, el vapor se condensa en las superficies del cuarto de baño. Si no lo ventilas, puede acabar convirtiéndose en un nido de moho.
  2. Limpiar con regularidad: El moho se halla muchas veces bajo capas de suciedad, de modo que limpiar con regularidad te ayudará a reducir la acumulación de polvo, reduciendo también las probabilidades de que se desarrolle el moho.
  3. Usar un deshumidificador: Según el doctor Cameron Jones, la humedad en las habitaciones de tu casa no debería superar el 60% de concentración. Si ese es tu caso, quizás sea hora de comprar un deshumidificador para prevenir la formación de moho.
  4. Secar las alfombras y moquetas: "Si alguna alfombra o moqueta se ha mojado, deberías secarla en las primeras 24 o 48 horas. Más allá de ese tiempo, puedes estar seguro de que el moho se va a ir formando en su interior, alrededor y debajo".
  5. Cambiar la zona afectada: Cambiar las alfombras, moquetas y baldosas puede que te parezca excesivo ahora mismo, pero a largo plazo, le conviene a tu bolsillo y a tu salud.
  6. Usar desinfectantes químicos: "Los desinfectantes que se emplean en los hospitales, antifúngicos y esporicidas, son diferentes de los de uso doméstico. Los de hospital son los que usarían los profesionales para combatir una zona afectada por el moho", indica el doctor Cameron Jones.
  7. Seguir alerta.

Vinagre y agua como remedios caseros

Otra forma más casera de eliminar el moho es aplicar vinagre de vino blanco a la zona afectada con un trapo o con un pulverizador.

Si el olor del vinagre es soportable, deja durante un tiempo la superficie sin aclarar. De este modo, evitarás que se vuelva a formar moho. Pero si el olor del vinagre te resulta demasiado insoportable o te preocupa que decolore las baldosas, déjalo reposar media hora y vuelve a frotar la superficie con agua.

Si buscas un remedio aún más efectivo, mezcla vinagre con sal o bicarbonato.

¿Y si vivo de alquiler?

El moho puede ser un problema más difícil de resolver para quienes viven de alquiler.

Aparte de lo preocupante de tener moho en casa, de los problemas de salud que puede generar y de la fea estética de una habitación con moho, las personas que viven en una casa alquilada pueden verse obligadas a discutir con los caseros sobre quién tiene la culpa del moho.

No es una solución a largo plazo, pero el doctor Jones recomienda cubrir la zona afectada con papel adhesivo impermeable para mantener contenido el foco de moho y crear una barrera con los inquilinos.

¿Qué problemas puede causar el moho y de qué gravedad?

Aunque parezca simplemente una sustancia desagradable, el moho puede provocar problemas de salud muy preocupantes. "Los primeros síntomas que suelen tener las personas son de tipo respiratorio. Lo que se conoce como asma atópica es la reacción más común cuando las vías respiratorias se irritan por la presencia de esporas en el aire", advierte Jones.

Getty Images/iStockphoto

"Así como el moho de las paredes puede eliminarse, las alfombras y moquetas de las zonas afectadas son más propensas a permanecer húmedas y, por lo tanto, los inquilinos pueden seguir sufriendo reacciones alérgicas. Por eso siempre nombro los problemas respiratorios como el principal indicativo de la presencia de moho, aunque las micotoxinas también pueden causar problemas neurológicos con el paso del tiempo", señala.

Estos problemas neurológicos pueden reproducir los síntomas de otros trastornos, como el síndrome de dolor, demencia o pérdida del equilibrio y la coordinación, sin olvidar la debilidad muscular y el entumecimiento.

El doctor Cameron Jones también recuerda que, aunque el moho se desarrolla en zonas afectadas por la humedad, es capaz de reproducirse tanto de forma sexual como asexual. Por lo tanto, aunque se desarrolle en una zona de la casa, las esporas que produce pueden viajar por el aire a otra zona de la casa, causando los mencionados problemas de salud aunque no te encuentres en la habitación donde se desarrolló el moho.

Pero no todo son malas noticias, especialmente si te encantan el queso.

El moho que hay en el queso azul no produce toxinas peligrosas para el ser humano, y la acidez, salinidad y densidad del ambiente en el que se ha desarrollado ese moho hacen que una loncha de queso Stilton, gorgonzola o danés sea perfectamente saludable.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Australia y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

13 puntos de tu cocina que no limpias como deberías

Ocho trucos infalibles para acabar con las humedades del sótano

11 alimentos que a la vez son productos de limpieza

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

OFRECIDO POR NISSAN