INTERNACIONAL

Seúl y Washington negocian ampliar el escudo antimisiles tras el último lanzamiento norcoreano

Ante la escalada armamentística de Pyongyang, el Gobierno surcoreano quiere instalar cuatro lanzaderas más, aún sin tener el permiso ambiental que se está estudiando todavía.

31/07/2017 14:15 CEST | Actualizado 31/07/2017 14:15 CEST
KCNA / REUTERS
Un misil balístico intercontinental Hwasong-14 is, fotografiado en un ensayo. La imagen fue difundida el sábado por la KCNA.

Corea del Sur y EEUU han comenzado a negociar el despliegue completo del polémico escudo antimisiles THAAD como respuesta al proyectil intercontinental lanzado por Corea del Norte el pasado viernes.

"Las negociaciones ya están en marcha, aunque aun se necesita debatir cómo y cuándo (se va a ampliar el escudo estadounidense)", anunció hoy en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano, Moon Sang-gyun.

El proceso ha arrancado después de que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, instara a desplegar "temporalmente" las cuatro baterías restantes del THAAD (que solo tiene desplegadas dos de las seis de las que consta), después de que Corea del Norte lanzara horas antes su segundo misil balístico intercontinental (ICBM). "Sobre la instalación completa de las seis lanzaderas, los dos países adoptarán una decisión tras estas consultas", añadió el portavoz Moon en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

El Gobierno surcoreano congeló el despliegue de las cuatro lanzaderas restantes el pasado junio al considerar que el anterior Ejecutivo, que aprobó su instalación el año pasado, dio luz verde al proyecto sin implementar los estudios de impacto ambiental que marca la ley surcoreana.

Sin embargo, y ante la escalada armamentística de Corea del Norte, el propio Moon pidió el sábado acomodar las cuatro lanzaderas que faltan de manera temporal mientras se sigue realizando el sondeo ambiental.

El escudo, instalado en un antiguo campo de golf de Seongju (unos 300 kilómetros al sureste de Seúl), ha estado rodeado de polémica desde que fue aprobado por el antiguo Gobierno en julio de 2016. Además de desatar las protestas de los agricultores locales (que temen por los efectos que sus radares tengan para la salud y sus cultivos), el despliegue enoja enormemente a China.

En represalia, Pekín, que considera que el THAAD puede servir para espiar sus bases militares, decidió activar un boicot económico encubierto contra empresas e intereses surcoreanos la pasada primavera.

El ICBM lanzado el viernes por Corea del Norte recorrió unos 1.000 kilómetros y alcanzó una altura máxima de más de 3.700 kilómetros, lo que hace pensar a los expertos que puede alcanzar buena parte del territorio de EEUU.

En respuesta al lanzamiento norcoreano, el Pentágono realizó el domingo con éxito una nueva prueba del THAAD en el estado de Alaska.

(Puedes seguir leyendo tras el cuadro...).

¿QUÉ ES EL THAAD?

El ejército de Estados Unidos informó a principios de mayo de este año que entraba parcialmente en funciones su Terminal de Defensa de Área a Gran Altitud (Thaad, por sus siglas en inglés), un polémico dispositivo de defensa instalado en Corea del Sur.

Su gran herramienta para intimidar o actuar contra Corea del Norte sirve para disparar misiles balísticos de corto y mediano alcance en la fase final de su vuelo, utiliza tecnología de "golpe en el blanco" (hit-to-kill), -en la que la energía cinética destruye la ojiva entrante-, dispone de una autonomía de 200 kilómetros y puede alcanzar una altitud de 150.

Estados Unidos desplegó el sistema Thaad previamente en Guam y Hawái, como una medida contra posibles ataques de Corea del Norte.

ENFADO CON CHINA

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, y el presidente de EEUU, Donald Trump, trataron justo hoy por teléfono el último lanzamiento de misiles norcoreano y se mostraron de acuerdo en la necesidad de que China y Rusia contribuyan en la presión diplomática a Pyongyang. "He estado completamente de acuerdo con el presidente Trump a la hora de reconocer que necesitamos dar un paso al frente (en cuanto a sanciones más duras contra Corea del Norte)", explicó Abe en declaraciones a los medios tras la llamada.

El primer ministro aseguró que "Corea del Norte ha pisoteado" los intentos pacíficos para solventar la tensión regional y "empeorado la situación de manera unilateral", además añadió que China y Rusia y el resto de la comunidad internacional deben "asumir seriamente" estos hechos e incrementar su presión (sobre Pyongyang).

El viceministro portavoz nipón Koichi Hagiuda, aseguró por su parte que ambos mandatarios hablaron sobre la necesidad de que Pekín, el aliado más cercano a Pyongyang, haga valer su influencia para que abandone su programa nuclear y de misiles, según recoge la agencia Kyodo.

Trump escribió en la red social el pasado sábado que está "muy decepcionado con China", ya que según él no ha hecho "NADA" para ayudar a resolver la crisis con Corea del Norte.

Sin embargo, el viceministro de Comercio chino Qian Keming ha enfatizado que el comercio entre China y Estados Unidos no tiene relación alguna con el conflicto norcoreano.

"Creemos que el asunto nuclear de Corea del Norte y el comercio entre China y Estados Unidos son asuntos que forman parte de ámbitos totalmente diferentes. No están relacionados. No deberían ser discutidos conjuntamente", instó en rueda de prensa.

El viceministro subrayó los "beneficios mutuos" que aporta la relación comercial entre ambas economías y trasladó la disposición de China de trabajar junto a la comunidad internacional para promover la desnuclearización de la península coreana, y por otro lado "trabajar con Estados Unidos" para equilibrar la relación comercial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

KLJ

Seúl y Washington negocian ampliar el THAAD tras el lanzamiento norcoreano