ECONOMÍA

Mamá y autónoma, ¿qué he hecho yo para merecer esto?

La nueva ley de autónomos concede una tarifa plana a quienes se incorporan tras la maternidad, un cambio que las emprendedoras ven insuficiente.

07/08/2017 22:21 CEST | Actualizado 08/08/2017 11:19 CEST

Ana Aldea

Ana Aldea y su hija Ari, en la pausa de una de las conferencias de la madre.

"Mujer, madre y joven ¿en qué momento montar una empresa me pareció una buena idea? Empujando @datasocial_es." Esta es la biografía del perfil de Twitter de Ana Aldea, 33 años, directora de Datasocial.es. Autónoma desde 2011, mamá desde hace 18 meses. Solo disfrutó de 15 días de baja por maternidad porque le dieron "una baja por paternidad". Gracias a que su pareja es asalariada y ella ingresa "de manera digna", la familia sale adelante.

El Congreso aprobó la nueva Ley del Trabajo Autónomo el 29 de junio pasado. Una serie de medidas promovidas por Ciudadanos y estudiadas en comisión legislativa que entrarán en vigor este año porque solo el PSOE votó en contra tras calificarlas de "miseria".

Susana Monteagudo

Susana Monteagudo, con su hijo Erik.

Miseria es el adjetivo que utiliza Susana Monteagudo (42 años). Mamá autónoma - "y separada", añade como una losa-, confiesa que le da risa hablar de ayudas. "Cuando empecé, además, ya había sido autónoma en algún momento y ni siquiera pude beneficiarme de la tarifa plana", rememora esta valenciana. Dirige Críos&Roll, una empresa de eventos infantiles que montó poco después de dar a luz a su primer hijo. "Lo mejor de ser autónomo es que puedes organizar tu tiempo como quieras", escribe jocosa en su perfil de Facebook. "Sí, organizarlo para trabajar", continúa. "¿Y mi tiempo libre?", interpela "Lo dedico a buscar trabajo para luego poder organizar el resto como quiera. Porque eso es lo mejor de ser autónomo", reconoce con toda la sorna.

Usue

Usúe Madinaveitita trabaja enredada en los juegos de su hijo.

Cuando faltaban tres semanas para que Usúe Madinaveitia se incorporara a su puesto de trabajo tras la baja de maternidad, la agencia de marketing digital en la que trabajaba la invitó a irse. Lejos de arrugarse, esta madre de 38 años lanzó un ebook titulado #mamiconcilia que recogía el testimonio de 28 mujeres directivas sobre conciliación. "Tuvo una enorme repercusión en las redes sociales y en los medios de comunicación y dio origen a un verdadero movimiento social que es hoy, tres años después, el proyecto al que dedico la mayor parte de mi tiempo", cuenta entusiasta. A este le siguieron #papiconcilia, #miempresaconcilia y #jubilARTE. Desde entonces, Usúe ha terminado por ocupar "un espacio destacado" como consultora, formadora y creadora de contenido especializado en conciliación, lactancia, maternidad/paternidad, además de hacer de coordinadora académica de Bit&Business, empresa especializada en transformación digital. Así se autodefine ella.

Uno de los motivos de que me hiciera autónoma fueron las dificultades para compaginar trabajo y maternidad.Susana Monteagudo


Durante el primer año del pequeño cuando su marido trabajaba todavía por cuenta ajena, Usúe Madinaveitia se dio el lujo de contratar una asistenta, lo que le permitía "dedicar un número determinado de horas al trabajo y otras a su hijo", cuenta. "Ahora que los dos somos autónomos, nos vemos obligados a recurrir a los abuelos si nos coincide alguna reunión o tenemos un pico de trabajo" porque, denuncia, no recibe ninguna ayuda específica por ser madre autónoma.

"Uno de los motivos de ponerme por mi cuenta fueron las dificultades para compaginar trabajo y maternidad", cuenta Susana Monteagudo (Críos&Roll). "En la empresa en la que trabajaba como directora de arte me lo pusieron muy difícil: pedí una reducción de jornada en la que apenas bajaba horas, pero eso no pareció suficiente... Acabé bastante quemada, y decidí probar suerte como autónoma algún tiempo después", explica.

ADMIRADOS 50 EUROS

Entre los cambios que trae la nueva ley está que las mujeres vayan a disfrutar de una tarifa plana de 50 euros durante un año cuando se reincorporen tras la maternidad. "Las mujeres, no los hombres", precisa con ahínco Ana Aldea (Datasocial.es).

Supongo que me acordaré de la tarifa plana cuando tenga que calcular mi pensión porque es pan para hoy y hambre para mañana.Usúe Madinaveitia

Usúe Madinaveitia (#mamiconcilia) aprovechó la tarifa plana de autónomos seis meses, los archiadmirados 50 euros. El siguiente semestre pagó 133. Los seis primeros meses del segundo año, 187. Y los seis últimos, 276. "¡Claro que ayuda!", arranca, con un entusiasmo chocante. "Supongo que me acordaré de esta ayuda cuando tenga que calcular mi pensión porque es pan para hoy y hambre para mañana, pero como cuando nuestra generación se jubile seguramente no habrá sistema de pensiones público... pues estamos estudiando posibles alternativas", comenta en tono de ironía. "El problema es que en España tenemos un vergonzoso analfabetismo financiero del que solo se salvan los que se lo curran por su cuenta, cuando la educación financiera debería ser una asignatura obligatoria desde pequeños", continúa.

Hacer que la cuota de autónomos sea proporcional a los ingresos, tanto para hombres y mujeres, es el principal cambio que tienen que acometer.Ana Aldea

"Ampliar la tarifa plana no resuelve el problema", responde Ana Aldea (Datasocial.es) desde Islandia, donde disfruta de unos días de vacaciones. Sin embargo, "hacer que la cuota de autónomos sea proporcional a los ingresos, tanto para hombres y mujeres, es el principal cambio que tienen que acometer", dice. "Cualquier otra minucia es solo un engaño para tenernos entretenidos", se queja para denunciar justo después que este tipo de trabas, además, "fomentan la economía encubierta" ante la imposibilidad de muchos autónomos de hacer frente a cuotas desde los 267,04 euros, la más baja, cuando sus ingresos son mileuristas o incluso inferiores.

REE

Patricia Fernández, con las ilustraciones de uno de sus libros infantiles.

Patricia Fernández, una todoterreno creadora de Claraypepo.com, responsable de comunicación de Akammedia.com y editora de Compartemimoda.es dice que las mujeres son presa fácil de un sistema que echa sobre sus espaldas la crianza de hijos e hijas. "Los permisos por maternidad y paternidad en España son cortos si los comparamos con el resto de los países de la Unión Europea y no se pueden compartir", lamenta. "Además", continúa, "la brecha salarial nos sitúa en desventaja a la hora de decidir quién se toma un tiempo para la crianza si las familias no tienen intención de llevar a sus bebés a la guardería a los cuatro meses".

Tanto las madres asalariadas como las autónomas pueden ceder hasta 10 semanas de la baja al padre (siempre que sea trabajador). Pero las seis primeras semanas corresponden obligatoriamente a la madre.

Para muestra, un botón. "Los señores del capitalismo no se enteran", comenta vehemente Susana Monteagudo (Críos&Roll). "Al fin y al cabo, el sistema necesita de futuros trabajadores ¿no?", interpela. "Si las mujeres no ven posible ser madres en unas condiciones mínimas de bienestar, la cosa pinta mal para ellos y su capitalismo", resuelve. "A las mujeres se nos sigue ninguneando incluso siendo el motor de todo: trabajamos, parimos, cuidamos...", se queja Susana Monteagudo.

DESINFORMADAS

Amanda Figueras (38 años) acaba de dar a luz. Su bebé tiene dos meses. Cobra la prestación por maternidad pero no sabe mucho más sobre lo que le corresponde y lo que no por ser mamá autónoma.

Amanda Figueras

Amanda Figueras y su bebé teclean mano a mano.

Periodista, traductora y locutora, está convencida de que "dejar de trabajar unos meses supone un gran riesgo de perder clientes y animarse a la maternidad "da bastante vértigo". Para ella, lo más difícil ha sido conciliar. Vive a caballo entre El Cairo y Madrid. Trabajó durante diez años en el diario El Mundo y ahora escribe como freelance para El Español, El Universal, The Islamic Monthly, entre otros medios.

Ana Alfageme

La arquitecta Ana Alfageme con su hijo Roque.

Tampoco Ana Alfageme, arquitecta de 38 años al frente de una empresa de arquitectura, diseño y reformas, está muy al corriente de lo que le corresponde. "¿Tarifa plana?", pregunta inquieta. " No sabía que existía esa posibilidad", reconoce. "A no ser que se refiera al caso de contratar a alguien durante la baja..." repregunta con cierto despiste. La mamá de Roque tiene poca información, pero se le ocurren un buen puñado de ideas que mejorarían su situación y la de otras mamás autónomas: "No tener que pagar la cuota mensual durante la baja, porque es obvio que si estás de baja no ingresas nada; más información; cuota proporcional a los ingresos y ampliar las reducciones y tarifas planas a todos los autónomos, no solo a los nuevos".

Sería importante no tener que pagar la cuota mensual durante la baja, porque es obvio que si estás de baja no ingresas nada.Ana Alfageme

Incluso así, para poder optar a la baja por maternidad, las autónomas deben estar dadas de alta en la Seguridad Social y haber cotizado 180 días en los últimos siete años o 360 en toda la vida laboral.

EMPLEADORA

Si la autónoma contrata a un trabajador para sustituirla, tanto los seguros sociales del trabajador como la cuota de autónomo están bonificados al 100% durante el periodo del contrato (las 16 semanas de baja por maternidad).

Yolanda Olarte

Yolanda Olarte con su hija Adriana y otras de sus alumnas.

Yolanda Olarte dirige la escuela de danza Le Parnasse y, aunque contrata a algunos profesores extra, se encarga de todas las actividades del centro: dirección, administración, ballet clásico, gestión y otras muchas tareas entre las que también está la limpieza y el mantenimiento de las instalaciones. Adriana, su hija de diez años, hace las tareas escolares en la escuela de danza, donde la niña pasa toda la tarde.

Vivimos en un país en el cual los trabajadores autónomos somos auténticos esclavos Yolanda Olarte

Cuando dio a luz, la disposición vigente establecía "un año exenta de pagar autónomos si al finalizar la baja te incorporabas de nuevo a tu puesto", recuerda esta bailarina de 48 años. "Vivimos en un país en el cual los trabajadores autónomos somos auténticos esclavos y, por lo tanto, en cuanto te ofrecen alguna ventaja pues tan contentos; después llega el momento de la incorporación: ninguna ayuda, no hay jornadas reducidas o, si las quieres, tienes que contratar a alguien y esto estaría muy bien pero te supone un coste añadido", explica en una retahíla. "Mi negocio es de enseñanza, por lo tanto supone jornada completa y partida, todo el día dedicada a él: ¿Guarderías estatales? Para nada. ¿Cheques de ayuda? ¿Qué es eso?", tira de hilo.

Cris Alcázar

Cris Alcázar da el biberón en su puesto de trabajo.

Cris Alcázar (Beesocial) sí contrató a alguien durante su baja de maternidad, pero no le resultó rentable. "Cuatro meses no es tiempo suficiente para entender un trabajo y hacerlo bien, además después tampoco puedes alargar las horas de lactancia ni las vacaciones", se queja.

Las nuevas medidas deberían ser indefinidas en el tiempo y las deducciones ampliarse a los gastos de guardería o cuidadora, poder facturar durante la baja...Cris Alcázar

Mucha organización y dinero. Estas dos variables han sido los apoyos de Cris Alcázar durante su baja de maternidad. Ella es autónoma administradora. Es decir, tiene una empresa, como Ana Aldea (Datasocial.es) y Yolanda Olarte (Le Parnasse). La suya es una agencia de márketing digital llamada Beesocial. Dice que no existe modelo ideal. "Para mí, en concreto, no hay alternativa", reconoce, pero pide que las medidas ahora aprobadas sean indefinidas en el tiempo, y mayores deducciones, como los gastos de guardería o cuidadora e Internet cuando se trabaja en casa, poder facturar durante la baja en determinados supuestos... "Creo que la legislación no tendría que agrupar a los autónomos en unas pocas categorías con tantas generalidades y hacer lo mismo que con los asalariados, crear leyes", propone Yolanda Olarte.

DISCRIMINACIÓN

Ari, la hija de Ana Aldea (Datasocial.es), va a la guardería y ese es un tiempo que cada miembro de la familia emplea en sus respectivas responsabilidades pero solo su pareja puede pedir días en el trabajo para atender a la pequeña si se pone enferma o tiene vacaciones escolares. Ana, como cualquiera otra autónoma, no percibe días libres. Porque, si los coge, siempre será a costa de su trabajo y de sus ingresos, presentes y futuros.

Las trabajadoras autónomas pueden disfrutar del periodo de maternidad a tiempo parcial. Para esto, tienen que reducir la actividad a la mitad y cobrarían el equivalente, solo la mitad de la prestación.

"No me veo ni de cerca al mismo nivel que las mujeres asalariadas", compara Yolanda Olarte (Le Parnasse). "Durante mi embarazo tuve preeclampsia, una enfermedad que pone en peligro tanto la salud del feto como la de la madre pero aún así arriesgué porque si el negocio se venía abajo, ¿de qué iba a vivir ? ¿del paro? ¿y eso qué es?", relata con indignación.

Las mujeres que trabajan por cuenta propia tienen derecho a la misma protección que las asalariadas en el caso de riesgo durante el embarazo, sin embargo pocas se atreven a solicitar la baja.

Con ese sentimiento, Patricia Fernández (Claraypepo.com) arrancó su aventura como emprendedora. Acababa de nacer su primer hijo y no quería dejar de trabajar pero tampoco verse ahogada por un horario demasiado rígido para el cuidado del pequeño.

Ser autónoma implica trabajar más horas de las que trabajas por cuenta ajena.Patricia Fernández

"Nótese que he dicho que no quería tener un horario rígido y no que quisiera trabajar menos horas", insiste en conversación con El HuffPost. "Me gustaría remarcar esto porque ser autónoma implica trabajar más horas de las que haces por cuenta ajena, sin embargo al ser tú quien distribuye esas horas la conciliación puede resultar más sencilla, al menos en algunos periodos", reconoce.

Usúe Madinaveitia (#mamiconcilia) no quiere ayudas. "Este tipo de aportes especiales", se explica, "no tienen que ser para madres autónomas sino para aquellas personas, sean mujeres u hombres, que decidan hacer compatible su vida laboral con el cuidado de algún ser querido, ya sean hijos, progenitores, o incluso abuelos".

En cambio, entiende que las medidas podrían ser más amplias. Irene Martínez, coautora de (#mamiconcilia), le echa una mano para plantear algunas propuestas: "Un 30% de descuento en el importe del pago de la cotización por cada hij@ menor de 12 años sin afectación a la base de cotización acumulable, por supuesto; derecho a estar de baja (con una asignación económica) por enfermedad grave de hij@; posibilidad de contratar en estos periodos de baja en condiciones muy especiales (seguros sociales a cargo del Estado, por ejemplo); puntuación preferente para el acceso a plazas públicas en centros escolares...", enumeran. "Todo esto para madres emprendedoras de base, es decir, utilizando criterios de renta y patrimonio; no vale que se le aplique a Ana Patricia Botín, por ejemplo", comenta con sorna.

Las autónomas siguen obligadas a presentar las declaraciones trimestrales de impuestos aún cuando están de baja por maternidad. La del IVA pueden hacerla sin actividad o con resultado cero. En IRPF, el resultado también será cero por la inactividad de esos meses.

Ana Aldea (Datasocial.es) tiene una montaña de quejas al respecto. "¿Por qué a los administradores se nos obliga a ser autónomos dadas nuestras pésimas condiciones?", interpela con enojo. "Tampoco cotizamos lo suficiente como para optar a paro o pensiones...", asegura. "En caso de que tuviéramos", matiza. "¿Asumo que voy a ser autónoma y no voy a tener pensión?", insiste. "¿Me hago un plan de pensiones privado?".

Las madres autónomas pueden acogerse a la reducción por maternidad en el IRPF de 1.200 euros anuales y también pueden solicitar un adelanto de ese pago, a cien euros al mes hasta cumplir los doce meses.

Marisa Moya

Marisa Moya de BabybookSpain cose con su hijo Luis.

Marisa Moya (35 años) de BabybookSpain ("un pequeño negocio artesano online, con el que me dedico a la creación y diseño de libros sensoriales de tela y fieltro para niños y bebés") está acogida tanto a la tarifa plana como a la compatibilidad. "Cobro el paro que me queda, hasta septiembre de este año, y cotizo como autónoma", cuenta la mamá de Luis.

"Sin haber cosido jamás ni un botón, los Reyes Magos me trajeron una máquina de coser desde el lejano Oriente, debieron ver que necesitaba un empujón, y menudo empujón...", relata en su biografía.

Fundó BabybookSpain después de que la despidieran de la empresa en la que trabajaba como administrativo. "No fue por el embarazo, se acababa un proyecto y decidimos ser padres en ese momento", aclara.

El suyo es un sentimiento idéntico al que expone Usúe, también Marisa valoró estar presente en la educación y cuidado de Luis, que en octubre cumple dos años, y decidió trabajar desde casa para poder conciliar. "Sin lugar a dudas, la maternidad y la conciliación de vida laboral y familiar es un asunto de difícil solución en España", aprecia.

La maternidad y la conciliación de vida laboral y familiar es un asunto de difícil solución en España.Marisa Moya

"Cada vez hay más madres y padres que emprenden para poder conciliar su vida laboral con la personal y familiar, buscando la flexibilidad que no encuentran en las empresas. Por eso, el Gobierno debería cuidarnos más. Toda medida es bienvenida pero insuficiente, queda mucho por hacer", confiesa Usué Madinaveitia (#mamiconcilia) a coro con sus pares.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

MÁS:Economía