NOTICIAS

Accesibilidad ya: esta mujer discapacitada tuvo que operarse para poder ir al baño

Marni Smyth o Anne Wafula-Strike ejemplifican las barreras en el acceso a los baños para personas en silla de ruedas.

09/08/2017 21:48 CEST | Actualizado 09/08/2017 21:48 CEST
INSTAGRAM

Un gesto tan común como ir al servicio es imposible para muchas personas. Marni Smyth es una de ellas. Hace dos años, tal y como explica a BBC Mundo, se sometió a una operación quirúrgica que no necesitaba, solo para satisfacer la necesidad vital de ir al cuarto de baño.

Esta mujer padece una atrofia muscular espinal y usa una silla de ruedas eléctrica desde los tres años. Durante más de la mitad de su vida, Smith necesitó una grúa o elevador de transferencia cada vez que quiso ir al servicio, un gesto que le impidió durante mucho tiempo llevar una vida normalizada.

So relieved this is done! Never thought it would actually get finished!! #dissertation

Una publicación compartida de Marni Smyth (@marni_smyth) el

"Cuando empecé a ir a la universidad evitaba beber agua, porque si necesitaba ir al baño me tenía que ir a casa o ponerle fin antes de tiempo a una salida por la noche", señala Smith a BBC. "No bebía en todo el día para evitar tener que usar el baño", añade.

Hace dos años, desesperada por encontrar una solución, decidió operarse. Desde entonces tiene una sonda suprapúbica, un catéter que drena la orina de la vejiga a través de un pequeño orificio en el abdomen.

Straightened hair

Una publicación compartida de Marni Smyth (@marni_smyth) el

"Ahora puedo ir al baño donde quiero y en general tengo una salud mucho mejor. Antes me deshidrataba", explica.

La historia de Marni Smith no es un caso aislado. Como ella, muchas otras personas tienen que enfrentarse cada día a todo tipo de barreras para satisfacer necesidades fisiológicas vitales.

Otro buen ejemplo es el de la atleta paralímpica Anne Wafula-Strike, que en 2016 tuvo que vivir una experiencia "de las más humillantes de su vida". La deportista estaba haciendo un viaje en tren por Inglaterra, de tres horas de trayecto. Cuando quiso ir al servicio descubrió que el baño para minusválidos no funcionaba, por lo que se vio obligada a orinarse encima.

Marni y Anne representan a un gran número de personas que cada día se ven frente a situaciones en las que sus discapacidades se convierten en mucho más que enfermedades. De hecho, para Anne Wafula-Strike va mucho más allá del simple acceso a los baños, y lo hace extensible al "acceso a todos los ámbitos de la vida".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El desgarrador 'post' de la madre de un niño discapacitado

- Discapacidad, sexo y prostitución

- Un ascensor averiado impide a un niño discapacitado salir de casa desde hace 5 años

- Detenido un monitor en Barcelona acusado de abusos sexuales a discapacitados

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

MÁS SERIES