TENDENCIAS

5 razones por las que no vas a mojar estas vacaciones (y, en el fondo, lo sabes)

Un sexólogo explica las razones por las que es posible que no practiques sexo este verano.

23/08/2017 07:44 CEST | Actualizado 23/08/2017 12:51 CEST
Getty Images
Digital Vision

La fiesta, el ambiente playero, los cubatas, el conocer gente nueva, el tiempo libre... Son varios los factores que llevan a uno a pensar que va a practicar más sexo durante las vacaciones. Cada verano llegan los mismos pensamientos: relajación+ganas+vacaciones= sexo, sexo y más sexo. Pero llega el final de tus días libres y te das cuenta de que tu vida se resume en el típico meme de 'Expectativas VS Realidad'.

¿Te suena? Pues tranquilo, tenemos una buena noticia: ¡No estás solo! Y tampoco es algo de lo que debas preocuparte excesivamente (¡Las vacaciones son para DESpreocuparse!). En El HuffPost hemos consultado con un sexólogo cuáles son las principales causas por las que mucha gente se deja llevar por las expectativas y acaba decepcionada respecto al sexo en vacaciones.

"Cuando estamos de vacaciones, estamos más relajados y eso puede predisponernos a tener más relaciones sexuales con la pareja", explica el doctor Héctor Galván, director clínico del Instituto Madrid de Sexología. "Pero esto no siempre ocurre", añade.

EL CALOR

¿Más de 30º por la noche? ¡Pues aléjate de mí, ser de sangre caliente!

Esa es la filosofía de algunas personas durante las vacaciones de verano. Las altas temperaturas podrían ser un atenuante para tener menos sexo, según Galván. "Cuando tenemos calor es posible que no nos apetezca tener contacto físico", explica.

Esto también afecta a la hora de dormir cómodo. Por eso, algunas parejas optan por dormir en camas o habitaciones separadas, lo que llevaría a que hubiese menos oportunidades para practicar sexo.

Pero hay que tener cuidado. "Esto también puede convertirse en una excusa y hay que ponerle remedio", advierte el doctor. "Cuando una persona tiene poco deseo sexual, cualquier cosa puede servir de excusa para rechazar las relaciones sexuales", explica. Y da la solución: "Debemos procurar estar lo más confortables posible y adaptarnos a las circunstancias".

Así que ya sabes... Si eres de los que no aguantan el calor, ahorra para un ventilador ¡y p'alante!

LA FALTA DE TIEMPO

Si eres de los que aprovecha las vacaciones para hacer las cosas que no puede hacer durante el resto del año también puedes tener problemas en tus relaciones. "La cuestión es a qué le das prioridad en tus vacaciones", explica el sexólogo. Aunque en principio las vacaciones son para descansar, "hay algunas parejas y familias que se proponen hacer tantas cosas que acaban agotados", asegura.

Total, que si llevas todo el día de acá para allá haciendo cosas con tu familia o amigos, cuando tu pareja te habla de sexo, tú...

LA FALTA DE INTIMIDAD

"La falta de intimidad también puede limitar la vida sexual", afirma el sexólogo. Te vas de vacaciones con tus padres, tus tíos, tus hermanos o tus amigos... Alquiláis un apartamento para todos y siempre hay alguien en el baño, en el salón o, es posible que incluso te toque compartir cuarto. Al final el lugar donde te alojas de vacaciones parece el camarote de los hermanos Marx y claro, ¿cómo vas a llevar a alguien para tener sexo allí?

El camarote de los hermanos Marx.mov

LOS HIJOS

Ir de vacaciones con críos también puede afectar a tus relaciones de pareja. Galván señala que "las parejas con hijos tienen mucho tiempo ocupado haciendo planes con niños". No te engañes: entre jugar a la pelota en la playa, ir a tomar helados y que los niños tienen el horario cambiado y no caen en la cama antes de las 11 de la noche, cuando llega la hora de tener sexo con tu pareja es lo último que te apetece. Así que es posible que acabes así...

LAS DISCUSIONES

Para Galván, "cualquier problema de pareja que genere tensión y que suponga motivo de estrés, afecta negativamente al deseo sexual". Por eso, los roces que suponen los viajes, la preparación de las vacaciones o tener que planear cosas para que los más pequeños no se queden en casa, pueden generar discusiones y malos momentos. "Hay parejas con problemas que discuten mucho", explica el sexólogo.

Así que ya sabes, cuando te entre el mal humor o las ganas de discutir, solo tienes que relajarte y contar hasta diez.

¿ALGÚN CONSEJO?

Llegado a este punto es posible que hayamos acabado con tus expectativas de sexo estas vacaciones. No era nuestra intención pero alguien te tenía que prevenir. Por eso, lo compensamos con algunos consejos para mejorar tus relaciones y, por lo menos, que acabes las vacaciones algo satisfecho...

"Lo principal es plantearse las vacaciones para relajarse, descansar y divertirse", opina Galván. "Evitar las prisas". Por eso anima a "buscar activamente momentos de intimidad con la pareja". Señala la importancia de que "la pareja tenga su propia habitación" y considera importante "saber predisponerse y adaptarse". "La clave está en no buscar excusas y no restarle importancia ni quitarle prioridad a los momentos de intimidad que cualquier pareja necesita para satisface el deseo sexual", concluye el experto.

Así que ya sabes. Relájate y disfruta. Pero no te comas el coco con el tema. Nadie quiere acabar como él...

QUERRÁS VER: (Potenciales) abuelos que incitan a practicar sexo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El gran dilema de las parejas: ¿Dormir juntos o separados?

- Ocho cosas que te están impidiendo llegar al orgasmo

- 13 cosas que hay que saber antes de probar el sexo anal