TENDENCIAS

El año 2016 ha sido el más cálido en 137 años

Los indicadores han roto récords alcanzados en el 2015, según la principal agencia climática de Estados Unidos.

14/08/2017 23:09 CEST | Actualizado 14/08/2017 23:09 CEST
Getty Images

El año 2016 ha sido el más cálido a nivel mundial desde que empezaron a realizarse registros, hace 137 años, según el vigésimo séptimo Informe del Estado del Clima, que realiza la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), con el aporte de más de 450 científicos de casi 60 países.

El informe confirma que la mayoría de los indicadores de cambio climático siguieron la tendencia actual de calentamiento global, y muchos de ellos, incluidos la temperatura de la tierra y de los océanos, el nivel del mar y las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera "rompieron los récord alcanzados" en 2015.

Los índices de dióxido de carbono, metano y el óxido de nitrógeno alcanzaron nuevos récords.

Además, el Boletín de la Sociedad Meteorológica Americana, estima que el récord de calor del 2016 es resultado de una influencia combinada entre el calentamiento global, un fuerte fenómeno de El Niño registrado ese año, el crecimiento de las emisiones globales de dióxido de carbono que fue el mayor en 58 años y los índices de dióxido de carbono, metano y el óxido de nitrógeno que alcanzaron nuevos récords.

La media anual mundial de concentraciones de dióxido de carbono ha sobrepasado el límite de las 400 partes por millón, hasta 402,9 partes por millón por primera vez desde que se realizan mediciones modernas en la atmósfera, lo que supone un nuevo récord.

El informe recuerda una ola de calor de más de una semana que se registró a finales de abril en el norte y este de la península de India, con temperaturas que sobrepasaron los 44 grados centígrados y que contribuyeron a una crisis de agua para más de 330 millones de personas y provocaron la muerte a 300 personas.

En el Ártico, la superficie de la tierra llegó a una subida de 3,5ºC respecto al año 1900. Esta subida de las temperaturas ha derivado en una menor extensión de hielo y que la capa de hielo sea más fina. En septiembre de 2016 el hielo del ártico llegó a mínimos y se situó en el segundo año más bajo nunca alcanzado, después de 2007, con un 33 por ciento menos que la media del periodo 1981-2010.

Así, la capa de hielo del Ártico se mantiene relativamente fina, y esto la hace más vulnerable a que continúe su derretimiento y la masa de hielo de Groenlandia, que tiene la capacidad de contribuir al aumento del nivel del mar en 7 metros, ha alcanzado un récord de mínimos.

A nivel global la temperatura del agua del mar en la superficie también fue récord, ya que ha sobrepasado en 0,01ºC la anterior efeméride, de 2015. El nivel del mar también ha superado el anterior récord por sexto año consecutivo.

ESPAÑA Y PORTUGAL

El informe dedica un apartado concreto a la Península Ibérica e indica que a pesar de que tuvo una primavera fría, la temperatura ha sido más cálida en 2016, con anomalías positivas de más de 2ºC en el centro de España, en la costa del Mediterráneo y en el noroeste, mientras que en Portugal el año no fue tan cálido, aunque con una anomalía de 1,2ºC.

La principal contribución a esta calidad se produjo durante los meses de verano, en julio y agosto. En primer lugar, el año llegó con un inverno cálido, 1,3ºC más de lo normal. La primavera fue una estación fría, con una anomalía de -0,5ºC al menos en la mitad oeste de la Península, ya que en la costa del Mediterráneo las temperaturas mantuvieron anomalías de +1ºC en las zonas costeras. De hecho, el estudio de la NOAA confirma que la primavera de 2016 fue una de las más frías en lo que va de siglo en España, por detrás de 2004 y 2013.

Con el principio del verano, el anticiclón de las Azores comenzó a extenderse hacia el noreste y generó un tiempo soleado que generó un rápido calentamiento en el centro de España, con temperaturas que superaron en 3ºC a las normales y se superaron los 40 grados centígrados en distintas estaciones, como en Sevilla, que llegó a 42,3ºC.

También Portugal experimentó anomalías extremas, especialmente en julio y agosto donde la mayoría del país tuvo valores de más de 3,5ºC sobre los habituales, de modo que el verano de 2016 ha sido en el país galo el segundo más cálido desde 1931.

La primera mitad de septiembre, según refleja el informe, fue "inusualmente cálida" con temperaturas récord de septiembre que llegaron a situarse en 45,7ºC en Montoro (Córdoba). El informe únicamente señala como frío el mes de noviembre aunque en su conjunto, el otoño fue 1,8ºC más cálido de lo normal en España y 0,9ºC más caluroso en Portugal a pesar de que diciembre dejó una anomalía térmica de -2ºC en España.

En cuanto a las precipitaciones, el análisis expone que el total de precipitación en Portugal y España cerró en números cercanos a los normales con un pequeño déficit en la región de Barcelona. Las principales lluvias se acumularon en primavera y el resto del año se mantuvieron por debajo de los valores normales con un verano "extremadamente frío".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El 'time lapse' con gráficos que muestra cómo ha aumentado la temperatura desde 1900 hasta hoy

- Trump veta la expresión "cambio climático" en su Administración

- ¿Te quejas de la ola de calor? Pues atención a estas temperaturas récord