TENDENCIAS

Esto podría explicar la sorprendente escena de Jon Nieve

Una ronda de aplausos para el héroe de la noche.

21/08/2017 17:44 CEST | Actualizado 21/08/2017 18:02 CEST

SPOILERS: si no quieres saber nada de lo que pasa en el sexto episodio de la séptima temporada de Juego de Tronos, no sigas leyendo.

En los minutos finales del último capítulo estrenado de Juego de Tronos, el complejo de héroe de Jon Nieve brota de nuevo a lo grande cuando se enfrenta con su tropa a una horda de Caminantes Blancos.

En vez de esforzarse un pelín más en agarrar la mano de Daenerys (Emilia Clarke), Jon (Kit Harington) renuncia a su deseo de seguir viviendo y se encara a los enemigos para acabar con unos cuantos más de entre los no muertos, que superan con creces en número a los vivos. Conforme Jon se queda atrás, Tormund (Kristofer Hivju) y los demás se las apañan para ponerse a salvo. Mientras, el trágico destino de Jon Nieve (morir ahogado en un lago congelado) parece sellado.

Pero Jon, citando a Sam, siempre regresa. Y aunque sale empapado en un páramo helado cuando sus compañeros no son más que una pequeña mota en el horizonte, logra escapar del lugar gracias a la repentina aparición de un no muerto a lomos de un caballo: Benjen Stark (Joseph Mawle).

Parece que todo ha salido a pedir de boca, pero quizá cambies de opinión tras reflexionar con mayor detenimiento sobre lo siguiente:

Benjen aparece por primera vez en la primera temporada siendo el hermano (vivo) de Ned Stark (Sean Bean) y tío de los pequeños Stark. Le cae bien Jon, pero desaparece tras el Muro poco después de que se una a la Guardia de la Noche. Después, se le da por muerto hasta la temporada 6, cuando regresa a la serie por sorpresa para salvar a Bran (Isaac Hempstead Wright) y a Meera Reed (Ellie Kendrick) de unos Caminantes Blancos.

Cuando conoce a Bran, Benjen le explica que un Caminante Blanco le apuñaló con una espada de hielo y lo dejó a su suerte para que muriera. Los Hijos del Bosque llegaron justo a tiempo para atravesarle el corazón con vidriagón para salvarle de una muerte absoluta, aunque también explica que los mismos hechizos que le mantienen entre los no muertos le impiden cruzar al otro lado del muro. De modo que se puede decir que está "muerto", pero no muerto del todo.

Sin embargo, si nos fijamos en los libros, hay un personaje paralelo llamado Manosfrías que desempeña un papel fundamental en la historia.

Aunque Manosfrías tiene mucho en común con el Benjen Stark de la serie (a quien los creadores, D.B. Weiss y David Benioff, también llaman Manosfrías) su identidad no se ha revelado todavía en los libros y podría guardar alguna sorpresa. Muchos fans han rescatado una nota de George R. R. Martin en un manuscrito original como prueba irrefutable de que Manosfrías no es Benjen en los libros; después de que el editor de George R. R. Martin escribiera: "¿Es este Benjen? Creo que es Benjen", la respuesta del escritor fue: "NO".

De forma parecida a como sucede en la serie, Manosfrías ayuda a Bran y Meera al otro lado del Muro (aunque las circunstancias son algo diferentes) y también ayuda a Sam y Gilly a escapar del Sur tras el motín de la Guardia de la Noche en el Torreón de Craster. (Además, su montura es un alce, no un caballo, algo que, sinceramente, le da un estilo mucho más malote).

No obstante, en los libros, Manosfrías parece controlar una bandada de cuervos mentalmente (de forma similar a como Bran usa a los cuervos como exploradores en la séptima temporada), de modo que sabe mucho de lo que se cuece en el verdadero Norte. Y esa podría ser la explicación del aparente momento inverosímil y milagroso de deus ex machina entre Jon y Benjen.

Quizás Benjen sepa más de lo que parece.

Debido a la naturaleza compleja y vasta de la materia prima de Juego de Tronos, los creadores de la serie han tenido que eliminar o combinar personajes por el bien de su público. Aunque Manosfrías y Benjen Stark sean personajes distintos en los libros, podemos estar seguros de que confluyen en uno solo en la serie.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!