INTERNACIONAL

Los transexuales de Pakistán serán reconocidos oficialmente como ciudadanos

Una nueva ley garantizará que tengan los mismos derechos que el resto de hombres y mujeres.

28/08/2017 12:55 CEST | Actualizado 28/08/2017 13:04 CEST
Getty
Rehana, una transexual de Karachi, en una imagen de archivo.

Pakistán, hasta ahora, ha negado a los transexuales hasta el derecho a existir legalmente. Pero las cosas van a cambiar: la Ley de Protección para las Personas Transexuales está a punto de ser presentada en la Asamblea Nacional del país y así, en unas semanas, cuando se produzca la votación -que se espera ampliamente favorable- pasarán a ser reconocidos, por primera vez, como ciudadanos de pleno derecho.

Según informa The New York Times, esta es la primera legislación de este tipo en Pakistán, orientada a proteger los derechos de una de las comunidades más marginadas y desfavorecidas del país. Ya en marzo se dio un primer paso significativo: se hizo un censo de población que por primera vez contó a las personas transexuales. Todo, dentro de una línea de trabajo rompedora en la zona, pues desde 2011 reconoce un tercer sexo en los documentos oficiales.

El proyecto de ley que se va a aprobar en breve da a estas personas trans el derecho a identificarse como transgénero y disfrutar de los mismos derechos que los demás hombres y las mujeres en Pakistán. Esto incluye a cualquier persona cuya identidad de género difiera de las normas culturales imperantes o del sexo que se asignó al nacer, es decir, abarca a intersexuales, eunucos y hombres y mujeres transgénero.

"Estamos presionando para este proyecto de ley porque es el derecho de estas personas, no sólo un derecho como ser humano, sino como ciudadanos de este país", dijo Naeema Kishwar Khan, miembro del Parlamento, al NYT. Khan, líder de un importante partido religioso en Pakistán, el Islam Jamiat-i-Ulema, patrocinó el proyecto de ley en el Parlamento y dijo que ningún grupo político ha salido en contra de ka norma por el momento.

PASO A PASO

En los últimos cinco años, la Corte Suprema de Pakistán ha legalizado el derecho de las personas transgénero a continuar su educación, heredar bienes y votar. También emitió un edicto religioso que permitía casarse a los trans con "signos visibles" de su género.

Las personas transexuales ahora están incluidas en el censo general, y este año el gobierno emitió su primer pasaporte con una categoría de transgénero, pese a lo conservador del país.

La gente en Pakistán a menudo usa el término paraguas khawaja siras para describir personas trans, eunucos y personas intersexuales. Ser parte de la comunidad khawaja siras puede ofrecer a algunas personas transgénero una apariencia de aceptación y de familia, pero algunos activistas argumentan que esta comunidad santa separa a las personas que se identifican como khawaja siras de los derechos y el trato justo que merecen.

Aunque la nueva ley representa otra victoria legal para las personas transexuales en Pakistán, la comunidad y los medios culturales de Pakistán todavía tiene que hacer muchos progresos para poner fin a la discriminación y violencia contra las personas trans, denuncian los activistas. Con frecuencia se enfrentan a la discriminación, la agresión sexual y el asesinato, según Kamran Arif, vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos independiente de Pakistán.

Muchos son a menudo abandonados por sus familias, y obligados a la prostitución para ganarse la vida. Algunos están sujetos a la vida como un circo "rareza". El año pasado, Human Rights Watch pidió a las autoridades que investiguen y tomen medidas sobre la oleada de violencia contra las mujeres transexuales en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, por ejemplo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Así viven su día a día tres jóvenes transexuales en España

- 'Vera y Victoria', la historia de una pareja diferente contada en fotografías

- Los colegios públicos de Valencia se adaptan a los niños transexuales

- Los transexuales en Cataluña podrán cambiarse de sexo sin diagnóstico psiquiátrico

- Carta a Donald Trump: Soy veterana de combate y transexual. Y no soy una carga