POLÍTICA

Así es la carta que ha enviado Puigdemont a los alcaldes

Da 48 horas a los regidores para confirmar los colegios electorales

07/09/2017 19:30 CEST | Actualizado 07/09/2017 19:31 CEST
TWITTER / DANTE PÉREZ

Vía postal. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, han enviado una carta a los alcaldes catalanes para avisarles de que deben ceder para el referéndum del 1 de octubre los locales que habitualmente se utilizan como puntos de votación, y dan 48 horas para confirmar que así se hará o bien para comunicar cualquier cambio o alegación.

La misiva está firmada por Puigdemont y por Junqueras, y se envió inmediatamente después de la firma del decreto de convocatoria del referéndum el miércoles en el Parlament -está fechada a 6 de septiembre-.

Los líderes del Ejecutivo catalán explican que la ley del referéndum ya es vigente y que la norma establece que los ayuntamientos deben poner a disposición del Govern los locales de su titularidad que se usan habitualmente como centros de votación.

Señalan que en caso de que haya algún impedimento o negativa en relación a dichos locales, el Govern "podrá establecer puntos alternativos de votación" en los municipios para garantizar la participación de todos los catalanes.

También recuerdan que ahora hay un "régimen jurídico excepcional dirigido a regular y garantizar el referéndum" y que los cargos públicos deben cumplirlo, aunque detallan que el Govern quiere utilizar todos los locales que fueron puntos de votación en las elecciones al Parlament del 27 de septiembre de 2015, las últimas autonómicas.

Algunos alcaldes están colgando en Twitter la carta:

Muchas miradas están puestas en la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha pedido al secretario municipal que compruebe la disponibilidad del dispositivo electoral, según ha informado la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz.

Colau ha asegurado en su cuenta oficial de Twitter que mantienen su "plena disposición a facilitar la participación a toda movilización democrática, sin poner en riesgo institución ni funcionarios".