POLÍTICA

¿Y qué va a pasar en los próximos días?

Esta la hoja de ruta diseñada por los independentistas que intenta frenar el Gobierno

08/09/2017 18:41 CEST | Actualizado 08/09/2017 18:41 CEST
EFE
Carles Puigdemont

¿Y ahora qué va a pasar? ¿Cuáles serán los siguientes pasos? ¿Hasta dónde llegarán los independentistas?

Son las preguntas que se hacen los ciudadanos en estos momentos. Los independentistas han empezado a materializar su hoja de ruta durante los últimos dos días. Por el momento, se han aprobado en el Parlament las leyes de referéndum y de transitoriedad (con los votos a favor de Junts pel Sí y la CUP y la abstención de Catalunya Sí que Es Pot, mientras que PP, PSC y Ciudadanos se ausentaron).

En apenas unas horas el Gobierno central ha reaccionado para frenarlas. La ley de referéndum, el decreto de convocatoria del 1-O y la Sindicatura Electoral ya está paralizados al aceptar el Tribunal Constitucional los recursos interpuestos por el presidente, Mariano Rajoy. Además, se prevé que en las próximas horas también se suspenda la ley de desconexión al haber acordado el Ejecutivo otro recurso.

Pero la Generalitat niega la legitimidad del Tribunal Constitucional y dice que va a seguir adelante en su plan para celebrar el referéndum de octubre, argumentando que solo atiende a las leyes aprobadas por el Parlament catalán. De manera paralela, la Fiscalía ha presentado una querella contra Carles Puigdemont y todo el Govern por desobediencia, prevaricación y malversación de fondos -este último delito puede conllevar penas de cárcel-.

A LA ESPERA DE LOS AYUNTAMIENTOS

La Generalitat dice que no se echa para atrás. Después de la firma del decreto de convocatoria (el miércoles casi a medianoche), Puigdemont remitió a todos los ayuntamientos catalanes una carta dándoles 48 horas para confirmar la disponibilidad de locales -los que se utilizan habitualmente como centros de votación y los que se emplearon para las elecciones catalanas de 2015-.

A lo largo de estos días se están pronunciando los diferentes consistorios, que también han recibido una misiva de Moncloa recordándoles que no pueden participar en este acto ilegal. Según la Associació de Municipis per la Independència (AMI), más de 600 de los 947 consistorios catalanes ya han mostrado su apoyo a la consulta.

No obstante, la movilización dependerá principalmente de las grandes ciudades. Muchos de los alcaldes de los municipios mayores guardan silencio todavía al entender que el plazo para contestar se alarga hasta el martes (argumentando que el fin de semana es inhábil y que el lunes es fiesta por la DIada). Este es el caso de Ada Colau, que ha pedido al secretario consistorial que analice la legalidad de facilitar estos locales públicos.

Un lazo común que tienen la mayoría de los grandes ayuntamientos es la presencia en los mismos del PSC, que se ha mostrado tajantemente en contra del 1-O. Un caso muy importante es L'Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad más poblada de Cataluña y gobernada por la socialista Núria Marín, que ha ya dicho 'no' a la Generalitat. También han mostrado su negativa a Puigdemont los municipios de Santa Coloma de Gramenet, Viladecans, Terrasa, Vallirana, Gavà y Mataró.

El Ejecutivo central confía en que finalmente todos los alcaldes acaten la orden del Tribunal Constitucional. Además, la Fiscalía ha mandado una instrucción recordando a los Mossos que no pueden colaborar en este referéndum ilegal.

EFE

PUIGDEMONT MANTIENE LA WEB Y ESPERA LA DIADA

Puigdemont continúa mandando señales de que va a ir hasta el final manteniendo, por ejemplo, la web del referéndum. Siguiendo el calendario diseñado por el Govern en virtud de la ley del referéndum y del decreto de convocatoria -anulados por el TC-, este mismo sábado ya se deberían nombrar los miembros de las sindicaturas electorales (como si fueran juntas electorales) de demarcación.

Después del fin de semana, el próximo lunes se celebrará la Diada, la fiesta nacional de Cataluña. Será un día con un fuerte simbolismo y que el independentismo aprovechará para mostrar músculo en las calles (como ha hecho en los últimos años). Será un momento clave para conocer el apoyo al 1-O.

Está prevista una manifestación en Barcelona en la que se formará un signo de suma en la confluencia de paseo de Gràcia con la calle Aragó, que se extenderá hasta la calle Casanova, els Jardinets de Gràcia, el Passeig de Sant Joan y la Plaça Catalunya. Los cuatro brazos se dividen en 48 tramos y cada tramo corresponde a una comarca. Se colocarán lonas, que empezarán a avanzar a las 17.14 horas, y los asistentes irán vestidos de amarillo fosforescente.

Ese mismo día, de manera paralela, se debería publicar en el Diario Oficial de la Generalitat el nombre de los miembros de la Sindicatura Electoral -ya paralizada por el TC- y de las sindicaturas de demarcación.

A la vez, la hoja de ruta establecida por la Generalitat incluye que el sorteo para elegir a los miembros de las mesas será desde este viernes 8 hasta el 13, alargándose hasta el 15 el momento para notificarse.

LA CAMPAÑA ARRANCARÍA EL VIERNES 15

El calendario independentista fija que la campaña arrancaría el próximo viernes 15 de septiembre y duraría quince días, hasta el viernes 29.La jornada de votación sería el domingo 1 de octubre, desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde. La preguntará consistiría en "¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?" y solo habrá dos respuestas: "Sí" o "No".

Un calendario que arranca sin tener algo todavía básico para cualquier referéndum: el censo electoral. Según los decretos aprobados por la Generalitat, será el "cerrado" el 30 de marzo de 2017, aunque se deja abierta la posibilidad de incorporar datos más recientes de municipios que no los facilitaran anteriormente o de catalanes residentes en el exterior.

"La elaboración del censo electoral es competencia de la Administración electoral del Govern de la Generalitat de Cataluña, bajo la supervisión de la Sindicatura Electoral de Cataluña", incluye el censo. Además, no habrá voto ni por correo ni electrónico.

Estos son los pasos en la mente de los independentistas. El Estado tiene preparada su respuesta también para que no se produzca. Ya lo ha dicho Rajoy: "Haré todo lo necesario sin renunciar a nada".