POLÍTICA

Colau hará "todo lo posible" para que se pueda votar sin que peligre la institución

Pide a los catalanes que escuche "a los catalanes mediante un referéndum".

11/09/2017 10:47 CEST | Actualizado 11/09/2017 15:38 CEST
EFE
Ada Colau y Carles Puigdemont

"Jornada de tensión política y de declaraciones en Cataluña. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reiterado que hará "todo lo posible" para que los barceloneses puedan votar el 1 de octubre, aunque sin poner en peligro la "seguridad de la institución y de los trabajadores" municipales.

En la tradicional ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada del 11 de septiembre, tras encabezar la delegación del Ayuntamiento de Barcelona, Colau ha apostado por "hacer compatible el derecho de los ciudadanos a votar" con "garantizar" el derecho de los funcionarios a que "no se les ponga en riesgo".

El pasado viernes, Colau congeló la decisión de ceder o no los locales de votación que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, le había pedido poner a disposición para el referéndum convocado para el 1-O y suspendido por el Tribunal Constitucional, a la espera de que el Govern dé garantías de que no pondrá en riesgo a Ayuntamiento y funcionarios.

Hoy, Colau ha evitado concretar cuál puede ser la solución para cumplir su compromiso de facilitar la votación del 1-O sin poner en peligro al Ayuntamiento y sus trabajadores.

PIDE A RAJOY ESCUCHAR A LOS CATALANES "MEDIANTE UN REFERÉNDUM"

Por otra parte, la alcaldesa ha acusado al Gobierno de Mariano Rajoy de "esconderse detrás de jueces y fiscales, con imágenes absolutamente inauditas en democracia", como las de la Guardia Civil registrando una imprenta de Constantí (Tarragona) o la sede del semanario El Vallenc.

Para Colau, "esto no sólo es inaceptable sino que además es un fracaso absoluto", que no soluciona la "situación enquistada" entre Cataluña y el resto del Estado.

Colau ha instado a Rajoy a "recuperar la vía del diálogo" y a "escuchar a los catalanes mediante un referéndum". "un buen gobernante debe saber escuchar las demandas del pueblo; en este caso, de Cataluña, donde son muchas las voces que piden algo tan básico como un referéndum"

"Un buen gobernante sabe escuchar", ha afirmado la alcaldesa, que ha definido la Diada como una jornada "claramente reivindicativa" de "los derechos y libertades" de los catalanes, entre ellos "también el derecho a decidir", y ha augurado una "celebración masiva" como en años anteriores.

MARÍN: "A VER SI DEJÁIS TRANQUILOS A LOS ALCALDES"

Durante la ofrenda floral en el monumento de Rafael Casanova, en Barcelona, Colau ha coincidido con el president, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín (PSC).

Marín le ha pedido a Puigdemont que "deje tranquilos a los alcaldes", en alusión al referéndum del 1 de octubre.

Una charla de cerca de dos minutos en tono aparentemente distendido, pero en el que a pesar de las sonrisas de los tres dirigentes, la alcaldesa socialista de L'Hospitalet ha advertido personalmente al president sobre el 1-0, después de que su consistorio haya rechazado ceder espacios municipales para el referéndum.

En esa conversación, Marín ha avisado al presidente catalán de que "deje tranquilos a los alcaldes", según ha confirmado a Efe la propia alcaldesa posteriormente.

COLAU ACUSA A JUNTS DE "DEJAR FUERA A LA MITAD DEL PAÍS"

Unas horas más tarde, Colau ha vuelto a protagonizar otro acto en el parque Can Zam de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) en el que también han participado el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el coordinador general de CatComú, Xavier Domènech y la portavoz del partido, Elisenda Alamany.

Ha reiterado que defenderá el ayuntamiento y a sus trabajadores, pero hará todo lo posible para garantizar el voto el 1-O ante la actitud del Gobierno liderado por Mariano Rajoy que tacha de inmovilista: "Lo que tiene Rajoy es cobardía por no querer escuchar al pueblo".

Si bien considera que el Gobierno central es responsable, considera que desde Catalunya, las cosas no se están haciendo bien, porque cree que con la prisa del Govern, apoyado por JxSí, para celebrar el referéndum no sólo se enfrenta a la actitud del Estado sino que "dejan fuera a la mitad del país", algo que se ha comprometido a no permitir.

EFE

En un acto organizado esta semana por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), el president Puigdemont emplazó a los asistentes al acto, lleno de banderas independentistas, a presionar a sus representantes municipales y decirles: "Mírame a los ojos y dime, '¿me dejarás votar o impedirás que vote?'".

Además, tras la aprobación de la ley del Referéndum y la convocatoria del 1-O, Puigdemont, envió una misiva a todos los municipios catalanes dando un plazo de 48 horas para confirmar la disponibilidad de los espacios que se usan habitualmente como colegios electorales para el referéndum del 1 de octubre.