INTERNACIONAL

El principal exasesor de Trump cree que el despido de Comey es el "mayor error de la historia política moderna"

Bannon concede su primera entrevista desde su salida de la Casa Blanca y aprovecha para echar leña al fuego.

11/09/2017 18:58 CEST | Actualizado 11/09/2017 19:01 CEST
AFP
El principal exasesor del presidente de EEUU, Steve Bannon, en una imagen de archivo.

Steven Bannon, el polémico exasesor y exjefe de Estrategia del presidente de Estados Unidos Donald Trump, ha concedido el domingo la primera entrevista después de tener que abandonar la Casa Blanca y ha arremetido contra China, el equipo del expresidente George W. Bush o la decisión de acabar con la carrera en el FBI de James Comey.

Además, para añadir más leña al fuego, ha defendido la declaración del magnate después de la violencia racial desatada en Charlottesville hace un mes entre supremacistas blancos y quienes se manifestaban contra ellos.

Asimismo, Bannon ha confirmado una profunda división en el Partido Republicano tras la decisión del presidente de derogar el DACA que protege a 800.000 jóvenes de la deportación, y ha augurado que la "guerra civil" en el partido les costará la mayoría en las elecciones que se celebrarán en 2018.

Para el exjefe de Estrategia de Trump, el despido del exdirector del FBI, James Comey, es el error más grande de la "historia política moderna".

Aunque se ha negado a responder si fue el yerno del magnate, Yared Kushner, el responsable del fulminante cese de Comey, sí ha asegurado que tal decisión provocó que la investigación sobre la injerencia de Rusia en la campaña electoral y la colusión con el equipo de Trump se entregara al fiscal Especial Robert Mueller, cuyas pesquisas son más amplias y profundas.

Bannon tuvo que dejar su cargo el 18 de agosto después de un año al lado de presidente como jefe de campaña y posteriormente como su principal estratega en el Ala Oeste de la Casa Blanca.

El polémico personaje, director del portal ultraderechista Breitbart, ha comparado a China con la Alemania de los años 30 y ha advertido que el gigante asiático puede seguir el mismo oscuro camino si Estados Unidos no desafía su ascenso.

En el rotativo estadounidense The New York Times, Bannon considera que la generación más joven en China es ultranacionalista y ha fijado una cruzada contra Pekín como su objetivo principal. A su juicio, Estados Unidos y China están destinados a un conflicto abierto y ha criticado al país asiático en todo, desde el comercio, hasta la propiedad intelectual o la relación que mantiene con Corea del Norte.

Para el exasesor de Trump, el modelo de China de los últimos 25 años "se basa en la inversión y las exportaciones"que han financiado "la clase obrera americana y la clase media". Considera también que "el reordenamiento de la relación económica es el tema central que debe abordarse, y sólo Estados Unidos puede abordarlo".

Quiero que China deje de apropiarse de nuestra tecnología. No estamos en guerra económica con China, China está en guerra económica con nosotros

"Quiero que China deje de apropiarse de nuestra tecnología (*) No estamos en guerra económica con China, China está en guerra económica con nosotros", ha puntualizado Steve Bannon, quien responsabiliza a los funcionarios de la Administración del expresidente George Bush de haber permitido y facilitado el crecimiento económico delgigante asiático y por quienes dice tener un "profundo desprecio".

Además, ha destacado que EEUU debe "duplicar" sus esfuerzos a la hora de presionar a China en relación a la crisis abierta con Corea del Norte, incluyendo sanciones a Pekín, restringiendo el acceso a los mercados de capitales estadounidenses y penalizando a las instituciones financieras chinas.

La ofensiva contra China no es el único frente que ha abierto Bannon en su entrevista. El exasesor y mano derecha de Trump hasta hace un mes ha pronosticado la pérdida de la mayoría del Partido Republicano en las elecciones que se celebrarán en 2018.

En su opinión, la decisión del millonario neoyorquino de derogar el DACA y dar al Congreso un plazo de seis meses para encontrar una solución a los 800.000 jóvenes que se acogen al programa, podría dividir de manera aún más profunda al partido.

Si esto no va a una conclusión lógica, en febrero y marzo habrá una guerra civil dentro del Partido Republicano

"Si esto no va a una conclusión lógica, en febrero y marzo habrá una guerra civil dentro del Partido Republicano", ha baticinado Bannon quien además ha acusado a la Iglesia católica de defender el programa y la inmigración ilegal "para llenar los bancos".

"Los obispos han sido terribles con esto", ha afirmado. "¿Sabes por qué? Porque no pueden en realidad enfrentarse a los problemas de la Iglesia. Necesitan extranjeros ilegales para llenar las iglesias".Por su parte, el arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, ha calificado los comentarios de Bannon de "absurdos e insultantes".

Las declaraciones de Bannon tampoco dejarán indiferente a quienes en Charlottesville, Virginia, se enfrentaron con los miembros del Ku Klux Klan y al resto de grupos de supremacistas blancos. El exasesor de Trump defiende al magnate cuando llegó a comparar la violencia de los extremistas racistas y neonazis con las personas que protestaban contra ellos.

Además, ha vuelto a resaltar que la llamada trama rusa es un farsa "total y completa" y ha negado ninguna connivencia con el Kremlin.