INTERNACIONAL

Ya son 90 los muertos en el terremoto de México

En Oaxaca se ha producido un vertido de petróleo.

11/09/2017 11:49 CEST | Actualizado 11/09/2017 11:55 CEST
EFE

Ya son 90 los muertos por el terremoto de México del pasado jueves, el mayor en un siglo: 71 son en Oaxaca, 15 en Chiapas y 4 en Tabasco, ha explicado en un comunicado el Ministerio de Gobernación.

Las tareas auxilio continúan, con la distribución de decenas de miles de paquetes de alimentos, y mantas en las zonas afectadas, donde hay comunidades de difícil acceso por estar enclavadas en montañas. Muchas víctimas del seísmo denuncian que la ayuda llega a cuentagotas.

"Seguimos sin agua y sin luz, dormimos con los niños aquí afuera, nadie ha venido a ayudarnos", ha explicado a AFP María de los Ángeles Orozco, madre de una de las familias que ha perdido su hogar y que ahora viven en las calles de Juchitán (Oaxaca).

Seguimos sin agua y sin luz, dormimos fuera, nadie ha venido a ayudarnos.María de los Ángeles Orozco, madre de una familia afectada

La familia de otra madre, Juana Luis, ha terminado improvisando una vivienda bajo un enorme árbol, amueblada con una mesa, sillas, hamacas que lograron rescatar de las ruinas de su hogar.

"Antes comprábamos un pollo con 70 pesos (4 dólares), ahora lo venden a 300 (17 dólares). Me angustia mucho, por más que yo quiera comprarles a mis hijos cuando me piden, no me alcanza", explica esta madre de familia, de 40 años, sin poder contener las lágrimas.

En la plaza de la iglesia de Martes Santo se han instalado familias con niños y ancianos, temerosos de que sus casas terminen por desmoronarse debido a las continuas réplicas —ya van más de 800—. No acuden a los refugios prefieren vigilar los escombros de su casa para evitar que roben lo poco que queda.

LA RECONSTRUCCIÓN NO SERÁ "DE LA NOCHE A LA MAÑANA"

Reparar las miles de casas dañadas por el terremoto del pasado jueves no será veloz, ha admitido la ministra Rosario Robles en una visita a Juchitán de Zaragoza, el municipio con más fallecidos.

"La reconstrucción no va a ser de la noche a la mañana. Hay que tener mucha claridad porque son muchos municipios y son muchas viviendas. Se va a tardar, pero la vamos a iniciar de manera inmediata", ha explicado la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Grupos de bomberos voluntarios y decenas de particulares se han puesto a disposición de órganos como Protección Civil de Juchitán para socorrer a los más necesitados y empezar la reconstrucción de la ciudad. Muchos vecinos que ayudan por su cuenta, repartiendo alimentos o agua.

El terremoto que sacudió el país y se sintió en toda Centroamérica ocurrió a las 23:49 horas del jueves (04:49 GMT del viernes) a unos 100 kilómetros de la costa de Tonalá (Chiapas), en el Pacífico.

UN VERTIDO EN OAXACA

Las réplicas del seísmo han provocado un derrame de crudo cerca del puerto de Salina Cruz, en el estado de Oaxaca, según ha confirmado la estatal Pemex.

"Se ha suscitado una pequeña fuga en la línea que suministra de crudo a la Boya número 3 en la zona de carga de la Terminal Marítima de Pemex. Las altas vibraciones provocaron que un espárrago que embrida la línea se degollara, lo que ha generado un pequeño goteo de crudo", ha revelado la empresa.

Anselmo López, dirigente de la Unión de Productores de la Industria Pesquera de Oaxaca, ha denunciado que personal de Pemex "anda amenazando a los trabajadores que están realizando labores de contención del crudo para que no llamen y tampoco tomen fotografías, porque los pueden correr".