NOTICIAS

Colau dice que se podrá "participar" en Barcelona el 1-0 pese a la advertencia del secretario

El PSC se desmarca y afirma que no ha habido acuerdo entre Ayuntamiento de Barcelona y Govern.

14/09/2017 18:05 CEST | Actualizado 14/09/2017 19:13 CEST
AFP
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una imagen de archivo.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado este jueves que el próximo 1 de octubre se podrá "participar" en su ciudad. Así lo ha anunciado a través de su cuenta de Twitter, en la que asegura que se podrá participar "sin poner en riesgo la institución ni los servidores públicos".

El anuncio de la alcaldesa ha sido aplaudido de inmediato por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pero no termina de ser claro. De hecho, Colau no explica dónde se podrá votar, qué locales se habilitarán como colegios electorales.

Por su parte el vicepresidente Oriol Junqueras ha comentado en la red social: "¡Una buena noticia para la democracia!".

Sin embargo, el segundo teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni (PSC), ha afirmado horas más tarde que "si ha habido acuerdo" para el 1 de octubre ha sido entre partidos "favorables a una movilización" y no entre la Generalitat y el gobierno municipal, que no facilitará "ni locales ni medios" para la votación.

En declaraciones a la agencia Efe, Collboni ha defendido que lo comunicado por Colau "no se ha tomado dentro del gobierno de la ciudad y no se ha debatido", y ha asegurado que el consistorio barcelonés no incumplirá la legalidad y hará caso el informe del secretario general del Ayuntamiento de Barcelona.

Lo comunicado por Colau no se ha tomado dentro del gobierno de la ciudad y no se ha debatido

En dicho informe se dictamina que la alcaldesa debe acatar la providencia del Tribunal Constitucional y no debe colaborar en el referéndum del 1-O cediendo colegios electorales porque, de lo contrario, puede tener consecuencias penales.

En un informe de 15 páginas, al que ha tenido acceso la agencia Efe, el secretario general del consistorio declina así que el Ayuntamiento pueda acceder a las peticiones de la Generalitat de ceder locales para la celebración del referéndum independentista, suspendido por el Tribunal Constitucional. El informe no tiene carácter preceptivo y fuentes municipales han indicado que el gobierno municipal "mantiene las conversaciones con el Govern para facilitar la movilización del 1-O".

LOS RIESGOS QUE HAY EN JUEGO

La alcaldesa de Barcelona solicitó el pasado 7 de diciembre a la secretaría del Ayuntamiento que comprobara la disponibilidad de los locales utilizados habitualmente como centros de votación, de cara a atender al requerimiento que le hicieron el presidente y el vicepresidente del Govern para que los pusiera a disposición de la Generalitat en el referéndum del 1 de octubre.

También pedía que se emitiera un informe sobre los riesgos jurídicos para la institución y para el personal de la misma derivados de su eventual participación en el referéndum, según explica el informe del secretario, que no tiene carácter preceptivo.

En las conclusiones, el secretario general subraya que la puesta a disposición de la Generalitat de los locales que se utilizan habitualmente como centros de votación supondría incumplir un mandato "expreso, claro y taxativo" del Tribunal Constitucional, en el que se advierte de las "eventuales responsabilidades, incluida la penal", en que podrían incurrir todos los poderes públicos en el caso de no atender a su requerimiento.

También recuerda que este mandato del TC es el de "impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada. En particular, que se abstengan de iniciar, tramitar, informar o dictar, en el ámbito de sus respectivas competencias, ningún acuerdo o actuación que permita la preparación y/o celebración del referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña".

"La alcaldesa, el Ayuntamiento de Barcelona y sus trabajadores y trabajadoras en ejercicio de sus funciones públicas quedan vinculados por el mandato del Tribunal Constitucional, de abstenerse a realizar actuaciones que permitan la preparación y/o celebración del referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña, actuaciones en las que, sin duda, se incluiría la puesta a disposición de locales para la votación", concluye el secretario municipal.

Además, informa de que "el incumplimiento de esta obligación puede comportar la exigencia a las personas infractoras de responsabilidades de todo orden, sea por parte del propio tribunal" o "de carácter administrativo, disciplinario, contable, e incluso penal".

Respecto a las responsabilidades penales, el secretario general del Ayuntamiento cita en su informe el comunicado emitido por la Fiscalía General del Estado el 7 de septiembre en el que imparte instrucciones para que las Fiscalías catalanas investiguen las actuaciones "dirigidas a la organización del referéndum ilegal, al ser indiciariamente constitutivas de los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos".