INTERNACIONAL

Ocho ancianos mueren asfixiados en un asilo de Florida sin suministro eléctrico por culpa de Irma

Se desconoce si fallecieron por inhalar monóxido de carbono de un generador o por el calor.

14/09/2017 10:58 CEST | Actualizado 14/09/2017 10:58 CEST
EFE
Los destrozos del huracán Irma en los Cayos de Florida.

Ocho personas han muerto en un asilo de ancianos de la ciudad de Hollywood, al norte de Miami, en un caso relacionado con la pérdida de electricidad en las instalaciones por el paso del huracán Irma. Otras 115 han sido evacuadas del centro.

La Policía realiza en estos momentos una "investigación criminal" del siniestro, que se produjo probablemente por inhalación del monóxido de carbono que emitía un generador eléctrico o por el calor que experimentaron sin aire acondicionado tras la interrupción del suministro eléctrico y a 32º.

Tres personas murieron en el Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills, donde se produjo el siniestro, y otras tres ya en el aledaño hospital Memorial Regional al que fueron trasladadas. En el transcurso de la tarde, las autoridades de policía informaron de la muerte de otras dos personas en el centro hospitalario.

La Policía realiza en estos momentos una "investigación criminal" del siniestro.

Se desconoce cuánto tiempo estuvo el centro de atención a la tercera edad sin energía antes de que esta madrugada realizaran una llamada de emergencia. Las imágenes difundidas este miércoles muestran a ancianos en sillas de ruedas en el exterior del centro.

El jefe de la Policía de Hollywood, Tomas Sánchez, ha asegurado a los medios que, además de llevar a cabo una investigación, están revisando la situación de otros 42 asilos de ancianos en la ciudad para comprobar el estado de sus pacientes.

Horas después, 80 personas han sido evacuadas horas de otro centro de ancianos en la ciudad North Miami Beach, que afronta los mismos problemas de abastecimiento de electricidad.

YA SON 30 LOS MUERTOS EN EEUU POR EL HURACÁN IRMA

La cifra provisional de muertos por el paso del huracán Irma asciende a una treintena en Estados Unidos, repartidos por los estados de Florida, Georgia y Carolina del Sur. Existe disparidad de cifras porque no hay un criterio establecido para relacionar las muertes con el huracán.

Un buen número de víctimas ha fallecido por inhalación de monóxido de carbono expulsado por generadores para contrarrestar la falta de suministro eléctrico. Otros han perdido la vida en accidentes de tráfico, electrocutados o aplastados por árboles arrancados por el viento.

La firma de análisis de catástrofes AIR Worldwide estima que el daño ocasionado por Irma a las propiedades aseguradas en Estados Unidos oscila entre los 20.000 y los 40.000 millones de dólares, con una destrucción en el Caribe de entre 5.000 y 15.000 millones de dólares.

Más de 3,7 millones de usuarios continúan sin luz, aunque 2,5 millones ya tienen restablecido el servicio.