TENDENCIAS

El verdadero motivo por el que la gente ve porno en Twitter

No todo el mundo recurre directamente a Pornhub. Lo confirman estos terapeutas sexuales.

18/09/2017 16:27 CEST | Actualizado 18/09/2017 16:28 CEST
PIXABAY

Fue el like más sonado de la semana pasada: el lunes 11 de septiembre, el senador republicano Ted Cruz le dio a me gusta en un vídeo porno en Twitter. Concretamente, a un vídeo muy explícito de más de dos minutos titulado Moms Bang Teens 20 publicado por la cuenta @SexuallPosts.

Cruz negó posteriormente la responsabilidad de marcar como favorito ese tuit, y culpó de esa actividad en las redes a "un problema con el personal", en referencia a su equipo de comunicación, que probablemente gestione sus redes sociales.

En cualquier caso, el desafortunado gesto dio mucho que hablar. Algunos señalaron que la actriz del vídeo, Cory Chase, se parecía ligeramente a Heidi Cruz, esposa del senador. A otros les pareció curioso que alguien como Cruz, cristiano bautista y notablemente conservador en sus políticas, tenga esos gustos.

La gente también comentó (con razón) que si eres alguien —Ted Cruz, por ejemplo— que quiere ver porno sin dejar huella en su navegador, Twitter no es tan mala opción.

Pero, bromas aparte, si Cruz fuera responsable de aquel errante like, no sería la primera persona casada que utiliza Twitter para ocultar a su pareja el consumo de porno. Así lo confirman los terapeutas sexuales consultados por la edición estadounidense del HuffPost.

La gente usa Twitter para ver porno porque es fácil y accesible. Lo mismo puede decirse de Tumblr, Snapchat o Instagram, que no se asocian necesariamente al porno.Janet Brito

"He tenido clientes que usan Twitter para ver porno", asegura ​​​​​​Janet Brito, psicóloga y terapeuta sexual en el Center for Sexual and Reproductive Health de Honolulu, Hawái. "De hecho, ocurre con bastante frecuencia porque es fácil y accesible. Lo mismo puede decirse de Tumblr, Snapchat, Instagram y otras plataformas sociales que no se asocian necesariamente al porno".

Eludir la ruta de Pornhub para ver vídeos y fotos suele ser habitual en relaciones en las que el porno ha causado conflictos en el pasado, o en las que no se cumplen las necesidades sexuales, explica Brito. "Donde hay confianza, no suele ser necesario revisar el historial online de tu pareja", añade.

Otras personas utilizan un método más convencional para ocultar sus búsquedas de porno: usan el modo de incógnito en su navegador, afirma Kimberly Resnick Anderson, terapeuta sexual en Los Ángeles, California.

Lo del porno de incógnito no existe.Kimberly Rescnick Anderson

"También hay decenas y decenas de aplicaciones que prometen anonimato en los smartphones", cuenta. "Pero a mis clientes siempre les digo que lo del porno de incógnito no existe. En internet no hay nada realmente privado o anónimo".

Cuando esas búsquedas se descubren por algún motivo, las excusas suelen ser peor que el delito en sí, opina Resnick Anderson.

"Muchas personas, especialmente mujeres, me dicen que mentir y escabullirse resulta más ofensivo que el porno en sí", afirma. "Otras mujeres se sienten genuinamente ofendidas por los comportamientos y los temas que muestra el porno. Sortear las consecuencias puede convertirse en un proceso provocador y complicado para las parejas".

Si uno pilla al otro, la pareja tiene que negociar sus expectativas sobre el porno. Este proceso resulta especialmente complejo cuando uno o ambos miembros de la pareja tienen pensamientos muy restrictivos o arraigados sobre el placer sexual, señala Brito.

Cuando algunos clientes me dicen que están usando métodos encubiertos para ver porno, me siento mal porque suelen verse atascados. Janet Brito

Algunos piensan que el "sexo sólo debería ocurrir con otra persona, para mostrarle su amor o para procrear", explica. Cuando ese es el caso, el porno suele convertirse en una salida sexual.

"Sea cual sea el motivo, cuando algunos clientes me dicen que están usando métodos encubiertos para ver porno, me siento mal porque suelen verse atascados", apunta la experta.

¿Y cuál es su consejo para las parejas que tienen este problema?

"Les reto a que exploren qué necesidades sienten insatisfechas en su relación y les animo a que sean más asertivos", sugiere. "La gente tiene que abogar por sus propias necesidades".

Esconder el porno —o mantener en secreto cualquier propensión sexual— al final es engañoso para los dos miembros de la relación, añade ​​​​​​Chris Kingman, terapeuta en Nueva York especializada en adicción al porno.

"A mis clientes les digo que con el tiempo es más contraproducente 'sobreactuar' que 'resolver' las necesidades insatisfechas", apunta. "Hay que desaprender el hábito de esconderse. Tienes que curarte y crecer más allá del marco de vergüenza en el que te has metido".

Kingman anima a las parejas que lo necesiten a llegar a un acuerdo sobre qué papel, en caso de que tenga alguno, desempeña la pornografía en su relación, así como a ser más transparentes sobre sus necesidades sexuales.

"Cuando dejas de ocultarte y vives de forma más auténtica, sobre todo en la dimensión sexual de tu vida, te sientes más satisfecho y seguro contigo mismo y con tu relación", recuerda.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano