NOTICIAS

Ryanair reconoce que las cancelaciones masivas de vuelos se deben a "mala planificación"

El consejero delegado de la aerolínea ha negado que les falten pilotos y achaca las cancelaciones a un "error" en la distribución de las vacaciones.

18/09/2017 19:23 CEST | Actualizado 18/09/2017 19:29 CEST
Axel Schmidt / Reuters
Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, aseguró hoy que las cancelaciones de vuelos durante las próximas seis semanas no se deben a la falta de pilotos, sino a un "error" en la distribución de las vacaciones, por el que pidió perdón y asumió "toda la responsabilidad personal".

En una rueda de prensa celebrada en la sede de la aerolínea en Dublín, O'Leary pidió disculpas a los miles de viajeros que se verán afectados por esta medida, pero insistió en que apenas afecta al 2 % de todos los vuelos de la compañía líder en Europa del sector de bajo coste, unos 2.000 trayectos en total.

"No estamos cortos de pilotos. En lo que hemos fallado ha sido en la distribución de las vacaciones. No tenemos suficiente personal en reserva para hacer frente los trastornos sufridos, como los provocados por los controladores o por la climatología", explicó el directivo.

"Tu vuelo está siendo operado tal y como estaba previsto, a no ser que hayas recibido un correo electrónico de cancelación. Esta es la lista de vuelos afectados", ha informado la compañía.

Según O'Leary, simplemente les faltan pilotos y personal de cabina para sustituir a los que están de vacaciones en septiembre y octubre o para reemplazar a equipos de vuelos, como el que se quedó en tierra en Barcelona (España) el pasado fin de semana "por las tormentas".

En este contexto, dijo el jefe de Ryanair, "tenemos que suspender unos 50 vuelos" diarios durante las próximas seis semanas, "mientras tenemos estos problemas" con las plantillas, para corregir su puntualidad, la cual ha caído hasta en torno al 70 %.

O'Leary confirmó que la compañía publicará la lista completa de los vuelos que serán cancelados durante las próximas seis semanas, la mayoría de estos en "rutas muy concurridas, para las que -apuntó- podemos ofrecer a los pasajeros una serie de alternativas".

"Enviaremos emails a todos nuestros clientes esta tarde y ofreceremos actualizaciones en las redes sociales", agregó el consejero delegado de Ryanair, que reconoce que, además de ofrecer alternativas a sus pasajeros, deberá pagar compensaciones económicas valoradas en unos 20 millones de euros.

CONSEJOS DE LA OCU PARA RECLAMAR

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha enviado una carta a Ryanair exigiéndole que respete la normativa europea sobre cancelaciones, ante la anulación de vuelos hasta finales de octubre, y estudia emprender acciones legales si la compañía aérea no cumple con esta normativa.

El reglamento europeo establece que las aerolíneas pueden alegar una serie de motivos para no verse obligadas a compensar a los pasajeros tras una cancelación. Sin embargo, casi todos estos motivos están relacionados con causas de fuerza mayor, como condiciones meteorológicas desfavorables o riesgos para la seguridad. "En ningún caso, la voluntad de mejorar la puntualidad apuntada por Ryanair se encuentra dentro de estos supuestos", ha advertido la OCU.

En un comunicado, la OCU informa de que esta misma mañana ha enviado una carta a Ryanair, suscrita junto con otras organizaciones de consumidores hermanas en Portugal, Italia y Bélgica, en la que advierte a la compañía de que, ante la masiva cancelación de vuelos en Europa a partir de octubre, debe cumplir el reglamento europeo 261/2004 referente a esta materia.

En concreto, exige que cumpla estrictamente con el artículo 5, que establece que los pasajeros tienen derecho a una compensación por parte de la compañía si no se cumplen una serie de requisitos, como que la aerolínea informe previamente de la cancelación al pasajero de forma fehaciente.

En el caso de que la aerolínea no cumpliese con estas obligaciones, el usuario podrá reclamar una compensación a la compañía, que será de 250 euros si la distancia recorrida por el vuelo es de hasta 1.500 kilómetros; de 400 euros si se trata de un viaje intra-comunitario de 1.500 km o de hasta 3.500 a nivel global; y de 600 euros en el caso de trayectos de más de 3.500 km.

PLAZOS DE CANCELACIÓN

No obstante, a la hora de reclamar hay que tener en cuenta los plazos de la cancelación. Si la cancelación se realiza para un viaje programado para dentro de dos semanas o más, la compañía está únicamente obligada a reembolsar el importe; y si se notificase al consumidor con una antelación de entre 14 y 7 días, Ryanair también deberá ofrecer una opción de transporte alternativo en un plazo que no suponga un retraso mayor de cuatro horas.

Si la notificación se produce con menos de siete días, la compañía ha de proporcionar un transporte alternativo que les permita llegar a su destino final con menos de dos horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista.

Además, la obligación de compensación no excluye las indemnizaciones que los pasajeros puedan reclamar por daños individuales que puedan demostrar.

Finalmente, la OCU recuerda además que la normativa europea obliga a Ryanair a informar por escrito a los afectados por cancelaciones sobre cuáles son las normas en materia de compensación y asistencia, y los datos del organismo nacional que se ocupa de recibir las reclamaciones.

En este sentido, en caso de ser denegada o ignorada, OCU recomienda dirigir una reclamación a la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), la entidad pública responsable del cumplimiento del reglamento.

Aviones de arte