INTERNACIONAL

Clinton no descarta cuestionar el resultado electoral por la trama rusa

Cree que no hay mecanismos legales para cuestionar la legitimidad de las elecciones.

19/09/2017 14:04 CEST | Actualizado 19/09/2017 14:11 CEST
REUTERS

La ex candidata presidencial Hillary Clinton no descarta cuestionar el resultado de las elecciones de 2016 si la investigación de la trama rusa concluye que hubo una profunda injerencia del Kremlin en los comicios, aunque precisa que no cree que Estados Unidos tenga un mecanismo legal para hacerlo.

"¿Descartaría completamente cuestionar la legitimidad de estas elecciones si se concluye que la interferencia rusa es incluso más profunda de lo que sabemos ahora?", le ha preguntado este martes la periodista Terry Gross en la emisora pública NPR.

"No, no lo descartaría", ha respondido la candidata demócrata, quien horas después inició en Washington la gira de su libro sobre la derrota electoral What Happened ('Lo que ocurrió'), un tour que la llevará por 15 ciudades de Estados Unidos y Canadá.

A la pregunta de si hay mecanismos legales con los que podría cuestionar la legitimidad de las elecciones del pasado 8 de noviembre, Clinton ha respondido: "Básicamente, creo que no hay". "Hay académicos que argumentan que debería haber (...) La gente está haciendo estas argumentaciones. Yo creo simplemente que no tenemos un mecanismo", ha indicado.

Lo que sí tiene claro es el papel que jugó el Kremlin en los comicios: "No hay duda de que influyeron en las elecciones, ahora sabemos más sobre cómo lo hicieron", ha afirmado.

BROMAS SOBRE LA INTERFERENCIA RUSA EN LAS ELECCIONES

La ex secretaria de Estado, que ha concedido numerosas entrevistas la última semana por la publicación de su libro, ha criticado con dureza la actitud del presidente Donald Trump ante la trama rusa.

"Déjame ponerlo de este modo. Si yo hubiera perdido el voto popular pero ganado el Colegio Electoral y, en mi primer día como presidenta, la comunidad de inteligencia me dijera que los rusos han influenciado las elecciones, nunca lo habría tolerado", ha dicho.

"Incluso aunque me hubiera beneficiado, habría dicho que tenemos que llegar hasta el final de eso. Habría establecido una comisión independiente con poder de citación y todo lo demás", ha agregado.

Clinton no ha hablado de la posibilidad de cuestionar el resultado electoral en el acto de lanzamiento de la gira de su libro en el Warner Theater de Washington, que tuvo un carácter distendido y personal.

Sí ha bromeado repetidas veces sobre la interferencia rusa en las elecciones, y ha llegado a decir que ella había competido no solo contra el candidato republicano y ahora presidente, Donald Trump, sino también contra el presidente ruso, Vladímir Putin.

Clinton ha dicho no poder elegir entre ambos mandatarios en un breve cuestionario de preferencias que le hizo la periodista y escritora Lissa Muscatine, una persona muy cercana a ella porque ha sido durante muchos años una de sus asesoras y redactoras de discursos.

En las casi 500 páginas de What Happened, Clinton asume sus errores pero reparte culpas: al exdirector del FBI James Comey, al Gobierno ruso, a su rival de primarias Bernie Sanders, a los medios y al sexismo de la sociedad.

En el libro, que salió a la venta el pasado martes, Clinton no solo repasa los grandes temas del análisis postelectoral -el enfado de los blancos de clase trabajadora, la supuesta interferencia rusa- sino que abunda en uno que quedó relegado a un segundo plano: la resistencia social a la idea de una mujer presidenta de EE.UU.

QUERRÁS VER: Las reacciones de Clinton en la toma de poder de Trump.