POLÍTICA

La Guardia Civil investiga un posible delito de malversación durante la etapa de Puigdemont como alcalde en Girona

Registra la compañía de aguas de la ciudad por sospechas de malversación, fraude y administración desleal.

19/09/2017 10:47 CEST | Actualizado 19/09/2017 13:04 CEST
GTRESONLINE

La Guardia Civil ha realizado una quincena de registros este martes, entre ellos el de la sede de AGISSA, la compañía municipal de aguas de Girona, por sospecha de malversación de fondos públicos por parte del ayuntamiento cuando era alcalde Carles Puigdemont, ahora presidente de la Generalitat.

Hacia las 9:20 horas de la mañana han llegado a la sede de Aguas de Girona, Salt y Sarrià de Ter (AGISSA) de Girona seis coches de la Guardia Civil para iniciar el registro, enmarcado dentro de la denominada Operación Aquarium.

Además de en Girona, los registros se están llevando a cabo en las poblaciones de Fornells de la Selva, Bescanó y Navata. Según fuentes próximas a la investigación, coordinada por la Fiscalía Anticorrupción, no se prevé que se practiquen detenciones.

Las investigaciones giran en torno delitos de fraude y administración desleal en la gestión de la adjudicación del suministro de aguas.

Las investigaciones giran en torno a diversas actividades presuntamente ilícitas, entre las que se encuentran delitos de fraude y administración desleal en la gestión de la adjudicación del suministro de aguas por parte de la compañía AGISSA, participada por los tres ayuntamientos y empresas privadas.

Entre otras irregularidades, se investiga la última renovación del contrato de suministro del agua, en 2013, cuando Puigdemont era alcalde de Girona, según indicaron a Efe las fuentes.

El caso está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción número 2 de Girona, que ha ordenado los registros y ha decretado el secreto del sumario, y deriva de la causa conocida como del 3 por ciento.

LA CAUSA SE ABRIÓ POR UNA DENUNCIA DE LA CUP

La causa se abrió hace más de un año a partir de una denuncia de la CUP contra el que era consejero delegado de AGISSA, Narcís Piferrer, por un presunto delito de apropiación indebida.

Según fuentes de la investigación, estas supuestas irregularidades comenzaron cuando el socialista Joaquim Nadal era alcalde de Girona, siguieron con su sucesora del mismo partido Anna Pagans y continuaron durante la alcaldía de Puigdemont.

Según la CUP y fuentes de la investigación citadas por EP, las irregularidad comenzaron cuando gobernaba el PSC en la ciudad.

La CUP local ha apuntado que las siete personas investigadas son el actual consejero delegado de la empresa y su antecesor y otras personas vinculadas con la empresa, de las que dos de ellas fueron concejales del PSC en el Ayuntamiento.

La formación ha instado al gobierno de la ciudad a municipalizar la parte privada de AGISSA, que es dónde creen se han producido estas irregularidades, y ha criticado la "utilización interesada" del caso para ir en contra del proceso soberanista.

La Guardia Civil ha acudido al Ayuntamiento de Girona para reclamar diversa documentación sobre la gestión y la adjudicación del suministro de agua: auditorías y actas de pleno, entre otros documentos.

LA ALCALDESA DE GIRONA VINCULA LAS PESQUISAS AL 1-O

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, ha recordado este martes Puigdemont fue quien encargó las auditorías municipales sobre el agua para revisar la gestión de los anteriores gobiernos y ha alertado de que la operación anticorrupción "tiene que ver con el proceso" independentista.

Madrenas ve "incomprensible" que la Guardia Civil haya entrado en el consistorio, ya que ha explicado que parte de la información que han solicitado ya la tenían, otra la pidieron hace 15 días y el Ayuntamiento la envió, y otra parte está colgada en la página web municipal.

La actual alcaldesa de Girona ha alertado de que la operación anticorrupción "tiene que ver con el proceso" independentista.

La alcaldesa, que ha tachado la operación de "show", ha asegurado que en el Gobierno municipal estaba "esperando el día que entraría la Guardia Civil desde que se convocó el referéndum" aunque no sabe "hacia dónde quieren llegar".

Además, ha criticado que la operación se haya producido durante la campaña del 1-O: "Le han llamado Operación Aquarium, pero el mejor nombre que le podrían haber puesto es 'operación urnas".