INTERNACIONAL

La Policía británica descarta que el ataque en el metro de Londres fuera orquestado por un grupo armado

Los servicios secretos no han hallado pruebas de la implicación del Estado Islámico.

19/09/2017 10:04 CEST | Actualizado 19/09/2017 10:14 CEST
Getty Images
Dos policías armados patrullan los alrededores del lugar del ataque.

La Policía y los servicios secretos británicos no han hallado ninguna prueba de que el atentado del viernes en el Metro de Londres fuera perpetrado, ordenado u organizado por ningún grupo armado concreto, según fuentes británicas y estadounidenses cercanas a la investigación citadas por Reuters.

Las fuerzas de seguridad han detenido a dos hombres tras la explosión del cubo bomba en la estación de Parsons Green en la que resultaron heridas 30 personas. La bomba no detonó todo su material explosivo. La agencia de noticias del Estado Islámico, Amaq, ha reivindicado el atentado.

Este lunes, hasta cinco fuentes británicas y estadounidenses han apuntado a Reuters que sería un atentado "inspirado" y no perpetrado por el grupo yihadista, ya que hasta el momento no se ha encontrado prueba alguna de conexión directa entre el atentado y el Estado Islámico.

"No parece una trama dirigida desde el centro", ha apuntado una de las fuentes bajo condición de anonimato. El ministro de Interior británico, Amber Rudd, señaló el domingo que no se trataba de un 'lobo solitario' pero que tampoco había pruebas de que el Estado Islámico estuviera implicado.

La Policía está interrogando a un huérfano iraquí de 18 años, que llegó con 15 como refugiado a Reino Unido, arrestado el sábado cuando pretendía salir del país por el puerto de Dover. Otro sospechoso sirio de 21 años fue detenido pocas horas después en el barrio londinense de Hounslow.

Además, ha sido registrado un inmueble en Sunbury, al norte de Londres. La casa pertenecería a una pareja que ha acogido a cientos de menores, algunos de ellos refugiados, a lo largo de los años.

El ataque en el metro es el quinto atentado sufrido por Reino Unido en 2017. El EI ha reivindicado varios, entre ellos dos en Londres y el del concierto de Ariana Grande en Manchester.

La Policía británica cree que las pruebas de su implicación son escasas y que es más probable que los terroristas se radicalizaran consumiendo propaganda del EI en la red.