ECONOMÍA

El Gobierno aplaza la aprobación del proyecto de los Presupuestos

Montoro se justifica en la "situación actual" y la falta de apoyo del PNV, que ha advertido al Gobierno que le retirará su apoyo si se excede con Cataluña.

21/09/2017 13:51 CEST | Actualizado 21/09/2017 14:46 CEST
Sergio Perez / Reuters

El Gobierno apura los plazos para conseguir el apoyo del PNV, un bastión importante en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, un partido que ya ha manifestado que con la actuación situación en Cataluña no tiene un solo pensamiento para las cuentas del año próximo y que, sobre todo, ya ha advertido al Gobierno que si se excede con Cataluña le retirará su apoyo.

Así las cosas, el Ejecutivo de Mariano Rajoyno ha decidido aplazar la aprobación, este viernes en Consejo de Ministros, del proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, según ha informado el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, a El HuffPost. El ministro de Hacienda justifica la decisión a la "situación actual", en plena crisis política con Cataluña por el referéndum del 1-O, y ha pedido flexibilidad en los plazos de tramitación.

El aplazamiento será, en principio, de una semana, por lo que el proyecto podría ser aprobado en el Consejo de Ministros de la semana que viene, el viernes 29 de septiembre. El plazo máximo para la remisión a las Cortes del proyecto de ley finaliza el 30 de septiembre. El Gobierno va al límite también con las cuentas del año 18.

Para sacar adelante los presupuestos es clave el apoyo de los diputados del PNV. Según explican fuentes de los nacionalistas vascos a El HuffPost, este partido no está ahora con el tema de las cuentas públicas. "No sabemos nada, no ha habido nada, no tenemos ni el proyecto, no nos han llamado a la reunión", recalcan.

No tenemos la cabeza en eso, tenemos la cabeza en lo que está pasando en Cataluña y en la crisis institucional abierta.

Las mismas fuentes peneuvistas comentan: "No tenemos la cabeza en eso, tenemos la cabeza en lo que está pasando en Cataluña y en la crisis institucional abierta".

Está previsto que el proyecto de ley de PGE 18 deberá llegar al Congreso el mismo día de su aprobación en Consejo de Ministros para cumplir así el plazo que marca la ley y que lleguen a la Cámara Baja antes del 30 de septiembre.

APROBACIÓN DEFINITIVA ANTES DE NAVIDAD

De esta forma, en octubre se producirán las comparecencias de los altos cargos en el Congreso y el debate de totalidad, previa presentación de las enmiendas a la totalidad y al articulado, y en noviembre su aprobación en el Congreso, para llegar previsiblemente a principios de diciembre al Senado y continuar su tramitación hasta su aprobación definitiva en torno a la semana del 18 de diciembre.

Para ello, el Ejecutivo cuenta con el apoyo de sus socios de investidura y de los partidos que ya respaldaron los PGE de 2017 y el techo de gasto para 2018, paso previo necesario para la aprobación de los Presupuestos, y las cuentas públicas del año pasado. En concreto, el Gobierno da por seguro el apoyo del PP y Ciudadanos, que ha remitido un documento al Gobierno con nuevas peticiones, y confía en recabar el del PNV, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canaria.

PRINCIPIO DE ACUERDO ENTRE PP Y CIUDADANOS

En concreto, el Gobierno da por seguro el apoyo del PP y Ciudadanos, que ha remitido un documento al Gobierno con nuevas peticiones, y confía en recabar el del PNV, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canarias, con los que acordó ya algunos aspectos para asegurarse aprobar los PGE de 2018, tras haber contado con su respaldo ya para el techo de gasto.

Con el PNV el Gobierno suscribió un pacto para los PGE de 2017 que incluía una revisión del cupo, que suponía la devolución de 1.400 millones del Estado a las haciendas forales por lo cobrado de más por este concepto desde 2007, y el compromiso de concluir la Y Vasca en 2023.

No obstante, el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, señaló el miércoles que "la gravedad de la situación" en Cataluña centra la actividad política y que el PNV no está dedicando "ni un segundo" a asuntos como los Presupuestos. El Gobierno tampoco se ha dirigido a ellos porque sabe que en este momento no les "preocupa" este asunto, según Esteban.

De hecho, Esteban ya advirtió anteriormente de que si el Gobierno respondía de manera "exacerbada" al desafío soberanista, se "complicaría" la próxima negociación de los Presupuestos. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, respondió al PNV que los Presupuestos no tienen que ver con el problema en Cataluña y apostó por negociar para tratar de sacar adelante las cuentas de 2018, porque "a todos los grupos, incluso a los que se oponen, les conviene".

EL CONTENIDO DE LOS PRESUPUESTOS

El Gobierno aprobó a principios de julio el límite de gasto no financiero para 2018, conocido como techo de gasto, que sube un 1,3%, hasta los 119.834 millones de euros, y consiguió el respaldo en el Parlamento de Ciudadanos, PNV y los partidos canarios. Poco después el Senado dio luz verde a los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el trienio 2018-2020 que acompañan.

Para este mismo jueves por la tarde está convocada la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas, en la que Hacienda trasladará a los sindicatos de Función Pública la subida salarial definitiva, tras haber mejorado en dos ocasiones su oferta inicial. La última contempla una horquilla de subida de entre el 5,34% y el 7,95% en el próximo trienio.

En detalle, el incremento ofrecido por Hacienda contempla una subida fija del 1,5% para 2018, del 1,75% para 2019 y del 2% para 2020, a la que se sumaría otra parte variable ligada a la evolución de la economía española. Esta parte variable podría aportar, si se cumple la previsión de crecimiento del Gobierno, un alza adicional del 0,25% en 2018, del 0,5% en 2019 y otro 0,5% en 2020.

En el caso de que se superase en cuatro décimas la previsión del PIB, la subida adicional sería del 0,5% en 2018 y otro 0,75% en 2019 y en 2020. Además, Hacienda ha ofrecido otro alza adicional de medio punto si se cumple el objetivo de déficit en el año 2020. Con estas cifras, la horquilla de subida salarial para los funcionarios de 2018 ofrecida por Hacienda para los próximos tres ejercicios iría de un mínimo del 5,34% a un máximo del 7,95% en el mejor de los casos.

REBAJA DEL IRPF Y AYUDAS PARA GUARDERÍAS

Asimismo, con una reducción del déficit prevista del 3,1% marcado para este año al 2,2% el próximo ejercicio (ajuste de unos 8.000 millones de euros), el Gobierno llevará a cabo una rebaja del IRPF de unos 2.000 millones de euros, pactada con Ciudadanos, de forma que los trabajadores que ganen menos de 14.000 euros al año dejarán de pagar por este tributo. La bajada del IRPF irá destinada a las rentas más bajas, a las familias numerosas y a quienes tienen a su cargo ancianos o personas con discapacidad.

Igualmente, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, avanzó esta semana que su partido ya ha empezado a negociar con el Gobierno los Presupuestos de 2018 y que una de sus condiciones para apoyarlos es que se incluya en el IRPF una ayuda para que las familias con hijos de 0 a 3 años puedan pagar la guardería.

El partido naranja también demandará que los PGE del próximo año den continuidad a las medidas que ya consiguió incorporar en las cuentas públicas de 2017, entre las que ha mencionado la tarifa reducida para los nuevos autónomos, la ampliación del permiso de paternidad, el complemento salarial para jóvenes y las partidas para dependencia y pobreza infantil.

Otra petición será la de aprobar la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De igual forma, Montoro, ya avanzó que los Presupuestos contemplarán un incremento de los anticipos a cuenta de las comunidades autónomas "muy por encima" de los 4.500 o 4.700 millones de euros sobre la financiación de este año.

POSIBLES ÚLTIMOS PGE DE LA LEGISLATURA

Aunque el Gobierno espera poder sacar adelante las cuentas públicas de 2018, ve complicado que puedan llegar a aprobarse más presupuestos en los dos siguientes ejercicios que restarían de legislatura del Ejecutivo de Mariano Rajoy, según admiten fuentes del Gobierno.

Esta consideración obedece especialmente a la celebración de las elecciones autonómicas y locales el próximo año, que podrían complicar aún más el panorama político nacional.