POLÍTICA

La Policía disparó balas de fogueo para abrirse paso entre los independentistas que protestaban ante la sede de la CUP

Según la denuncia de la Fiscalía, los agentes "abandonaron el lugar, llegando a realizar disparos para evitar el ataque inminente a un furgón policial". 

22/09/2017 20:59 CEST | Actualizado 22/09/2017 20:59 CEST
Toni Albir / EFE
Efectivos de la la Policia Nacional abandonan las inmediaciones de la sede de la CUP en Barcelona ante los simpatizantes que trataban de impedir un posible registro, el pasado miércoles.

Agentes de la Policía Nacional dispararon balas de fogueo para abrirse paso entre los independentistas que el pasado miércoles se manifestaban ante la sede de la CUP para protestar por los registros y detenciones que se realizaron por orden del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona contra la organización del referéndum del 1 de octubre.

Según consta en la denuncia por sedición que la Fiscalía General del Estado ha presentado ante la Audiencia Nacional por los incidentes en Cataluña de los pasados 20 y 21 de septiembre, "a las 20.00 horas" del miércoles, los policías que se habían personado en los alrededores de la sede de la CUP "abandonaron el lugar, llegando a realizar disparos para evitar el ataque inminente a un furgón policial".

Fuentes policiales han precisado a Europa Press que los agentes utilizaron "munición antidisturbios, no fuego real", ya que sólo realizaron la detonación y el humo para "dispersar" a los manifestantes que protestaban en la zona. Este tipo de carga de proyección disuasoria es un recurso habitual de la Unidad de Intervención Policial (UIP) para abrirse paso en este tipo de situaciones.

Según el relato que hace la Fiscalía de los incidentes registrados en Barcelona el pasado miércoles, las protestas ante la sede de la CUP comenzaron "como consecuencia de la llegada de una docena de furgonetas de la Policía Nacional, con sus correspondientes dotaciones". "De nuevo, se organizó una concentración para impedir por la fuerza la actuación de la Policía", afirma.

Así, los antidisturbios "tomaron posiciones" y a las cinco de la tarde "todavía no habían entrado, sumándose durante este tiempo más manifestantes, llegando a ser más de 2.000 personas que formaron un cordón para impedir el acceso a la sede".

Los manifestantes, según el Ministerio Público, sacaron del interior de la sede "centenares" de carteles y pancartas en favor de la independencia, gritando consignas en favor de la celebración del referéndum como "No os merecéis la bandera (catalana) que portáis"; "Fuera las fuerzas de ocupación"; "Las calles serán siempre nuestras" y "Viva la tierra libre". En medio de esta protesta tuvieron lugar a las ocho de la tarde los disparos con balas de fogueo y humo.

Cataluña sale a la calle por el "derecho a decidir"