POLÍTICA

El tour internacional de Rajoy en plena crisis del 1-O

El presidente logrará la foto con Trump y los líderes internacionales a escasos días del choque final

25/09/2017 22:09 CEST | Actualizado 25/09/2017 22:09 CEST
MONCLOA
Mariano Rajoy

Ya se ve el 1-O. Nadie sabe lo que pasará el domingo. Cada minuto es un giro. Cada segundo cuenta. Y el presidente del Gobierno pasará estos días previos entre líderes internacionales. Oficialmente Cataluña no está en las agendas de esos encuentros, las cancillerías hablan de un asunto interno, pero todos observan con minuciosidad y preocupación lo que está pasando en Barcelona y Madrid.

¿Y por qué se va Rajoy de La Moncloa en mitad de la crisis institucional más fuerte en las últimas décadas? La primera razón: Donald Trump. El presidente español será recibido por el de Estados Unidos en la Casa Blanca en Washington. El guión hecho público incluye que hablarán de las relaciones bilaterales, tanto políticas como económicas, la cooperación militar, el terrorismo yihadista, la situación de Venezuela, la amenaza de Corea del Norte y la situación de la Unión Europea.

La agenda de Rajoy en Estados Unidos -que tiene previsto volver el miércoles a Madrid- se ciñe únicamente al encuentro con Trump y constará de una reunión en el Despacho Oval con el líder estadounidense, un almuerzo de trabajo y una rueda de prensa posterior en el exterior del edificio (en el Rose Garden). Es en ese momento cuando podría aparecer la palabra Cataluña, en alguna de las preguntas que formule la prensa.

COSPEDAL ABONA EL TERRENO... A LA ESPERA DE TRUMP

Uno de los argumentos más repetidos por La Moncloa durante la crisis catalana es que la comunidad internacional respalda al Gobierno, además de que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea y aislada internacionalmente. El convencimiento que hay en el equipo de Rajoy es que cualquier pronunciamiento en Washington será a favor del Ejecutivo español, que está dando mucha importancia al protocolo dado a este encuentro. Un detalle es que el gallego se alojará en la Blair House, un complejo anexo a la Casa Blanca en el que se invita a los principales líderes extranjeros.

Esta será la segunda visita de Rajoy a la Casa Blanca, después de la que hizo en 2014 a Barack Obama. Entonces Cataluña no era el gran problema del presidente, sino que España estaba centrada en la gran crisis económica. El apoyo de Trump se supone, pero el presidente de Estados Unidos siempre es impredecible cuando está delante de los micrófonos. La rueda de prensa se celebrará en torno a las 13.45 horas locales (las 19.45 horas en España).

De avanzadilla ha estado en Estados Unidos la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que se entrevistó con el secretario de Defensa, James Mattis, este fin de semana. Según la política popular, le trasladó la "idea muy clara de apoyo al Gobierno español en la defensa del Estado de Derecho y de la legalidad que se está haciendo en Cataluña".

EFE

LAS RIENDAS DE SANTAMARÍA, LA INCÓGNITA DEL CONSEJO

Las riendas en La Moncloa las toma desde este lunes la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, persona de la máxima confianza de Rajoy e ideóloga junto al presidente de la respuesta al desafío catalán. Además de seguir coordinando y atenta a todo lo que suceda, será la gran protagonista de la sesión de control el miércoles en el Congreso.

Mariano Rajoy no llega a tiempo el miércoles para poder asistir al Congreso. Una de las incógnitas es si convocará durante esas horas el Consejo de Ministros, pues el viernes estará también fuera de España, o si dejará que se celebre como es habitual al final de la semana (en ese caso sería bajo la batuta de Sáenz de Santamaría). En esa reunión del Gobierno se tendrían que aprobar ya los presupuestos generales, una ley que empieza a asfixiar a Rajoy al no tener atados los necesarios votos del PNV. Los nacionalistas vascos dicen que ahora lo importante es Cataluña. Si no se consiguen sacar adelante las cuentas públicas para 2018, podría volverse a la inestabilidad y emerger un escenario en el que el Gobierno sea incapaz de acabar la legislatura. Siempre está en el cajón la posibilidad de convocar elecciones anticipadas.

Washington, breve parada en Madrid... y a Tallin (Estonia). El jueves Rajoy volverá a coger otro avión para desplazarse en esta ocasión para la reunión de los jefes de Estado o de Gobierno de la Unión Europea. A las 11 de la mañana del viernes arrancará este encuentro, que se prolongará hasta por la tarde.

EFE

Cataluña tampoco está en el orden del día de ese encuentro. Pero parece inevitable que Rajoy y líderes europeos tengan que responder sobre la cuestión en las ruedas de prensa. Desde Bruselas ya se ha reiterado en varias ocasiones que es un asunto interno, respalda al Gobierno y que la UE se basa en el Estado de Derecho.

Y es que este pulso también se libra a nivel internacional. El propio Puigdemont reconoció en la entrevista de Salvados que no le había llamado ningún líder internacional. No obstante, la Generalitat despliega su estrategia comunicativa con entrevistas y artículos de opinión en diferentes medios internacionales. Lo que espera el Govern es que la fuerte movilización ciudadana haga que la comunidad internacional reacciones y empuje a su favor. Fuentes de la Generalitat dicen que sabían que habría "silencio" por parte de los mandatarios internacionales, pero que ellos buscan en esta fase que se "conozca" la cuestión catalana.

Después de la foto con los colegas europeos, Rajoy volverá a Madrid. Ya quedarán apenas 24 horas para el 1-O. Esta es la agenda oficial, se traerá postales de apoyo internacional. Lo externo de lo interno. Eso sí, durante todos esos trayectos pasarán todavía muchas cosas. Y se irán respondiendo muchos de los interrogantes que recorren todo el país: ¿Dónde están las urnas? ¿Será detenido Carles Puigdemont? ¿Cómo acabarán las movilizaciones?