NOTICIAS

Las grandes ciudades españolas no cumplen con los niveles para garantizar una buena calidad del aire

Señala el último Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente.

25/09/2017 18:09 CEST | Actualizado 25/09/2017 18:09 CEST
Getty Images

Las grandes ciudades españolas no cumplen con los niveles adecuados de los principales gases contaminantes para garantizar una buena calidad del aire. Esto es lo que concluye el último Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España que corresponde al año 2016 elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Así, las superaciones de los umbrales de contaminantes se deben en la mayor parte de las ocasiones al tráfico rodado, según los datos de calidad del aire que España ha trasladado a la Comisión Europea.

El informe analiza los principales contaminantes y el Ministerio concluye que España "ha mejorado ligeramente" la calidad del aire respecto al año 2015. El análisis explica que se han superado puntualmente los valores legislados de dióxido de nitrógeno (NO2), en ciudades como Madrid, Barcelona, Granada y Valencia, y, por primera vez este año, en San Sebastián de la Gomera (Canarias) debido, principalmente, al tráfico rodado.

En concreto, el informe evalúa los siguientes contaminantes: dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), óxido de nitrógeno (NOx), partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), plomo (Pb), benceno (C6H6), monóxido de carbono (CO), ozono (O3), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni) y benzo(a)pireno (B(a)P).

La situación de la calidad del aire en cuanto a dióxido de nitrógeno, según el Ministerio, ha mejorado en el último año. Asimismo, en cuanto al material particulado, PM10, el informe afirma que ha disminuido el número de zonas con superaciones, tanto en lo que se refiere a su valor límite anual como a su valor límite diario, una vez descontado el aporte sahariano natural.

Finalmente, el informe añade que ha descendido el ozono troposférico (O3), que sigue mostrando en 2016 niveles elevados en zonas suburbanas o rurales, debido a la alta insolación y a los niveles de emisión de sus precursores (principalmente NOx y compuestos orgánicos volátiles).

La situación es similar a la de años anteriores, si bien se aprecia un pequeño descenso en el número de zonas que superan el valor objetivo para la protección de la salud respecto a 2015 (que pasa de 46 a 35 en 2016).

MÁS:Noticias