POLÍTICA

El TSJC mantiene a Pérez de los Cobos al frente de la seguridad el 1-O

Coordinará a Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional para impedir el referéndum.

27/09/2017 11:39 CEST | Actualizado 27/09/2017 11:39 CEST
EFE
Representantes de los tres cuerpos de seguridad del Estado que actúan en Cataluña.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha acordado mantener por el momento a Diego Pérez de los Cobos, alto cargo de la Secretaría de Estado de Seguridad, en la coordinación del dispositivo policial para impedir el referéndum del 1 de octubre.

El coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos asume pues la coordinación de los Mossos d'Esquadra en la operación del Gobierno contra la consulta independentista.

Desestima así el recurso que la Generalitat presentó este martes para pedir, como medida cautelarísima, que Pérez de los Cobos no coordinara el dispositivo del 1-O como le ordenó la Fiscalía de Cataluña.

En un auto, la sección cuarta de la Sala Contenciosa del TSJC ha concluido que no ha lugar a la solicitud de suspensión, ya que sólo podría aceptarse de existir una "incompetencia manifiesta".

Pérez de los Cobos, director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, asumió por mandato del fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, la coordinación de los Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil el 1-O.

NO EJERCERÍA DE MANDO ÚNICO SINO DE COORDINADOR

Romero de Tejada pidió que el Ministerio de Interior asumiese la coordinación de los Mossos para que, junto con la Policía y la Guardia Civil, mantengan el orden público y eviten la comisión de delitos relacionados con la organización del referéndum.

Fuentes de Interior han explicado que la función del coronel no es la de ejercer de mando único, ya que los Mossos, la Policía y la Guardia Civil mantienen sus jefaturas, sino coordinarlos en aquellas actuaciones que se tengan que adoptar para frenar la consulta.

Los Mossos ya mostraron ante la Fiscalía su desacuerdo con esta orden, alegando que la policía catalana había cumplido los encargos previos del fiscal y que el mando único constituido no está justificado.

Por eso, el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, instaba a Fiscalía a que la organización conjunta se hiciese en la Comisión de Coordinación Policial de Cataluña, supeditada a la Junta de Seguridad catalana, lo que supondría, según él, que todos los cuerpos colaboren sin perder competencias.