ECONOMÍA

El Banco de España ve riesgo económico en “las tensiones políticas en Cataluña”

El supervisor augura una caída de la tasa del paro hasta el 13 % en 2019.

28/09/2017 12:56 CEST | Actualizado 28/09/2017 19:25 CEST
Getty Images/iStockphoto

Una breve referencia pero contundente viniendo de donde viene. El Banco de España advierte de las consecuencias económicas derivadas de la incertidumbre generada en Cataluña en torno al referéndum convocado para el 1 de octubre con una escueta frase recogida en su informe de proyecciones económicas.

"En cuanto a los riesgos que rodean a las proyecciones de crecimiento del PIB, en el plano interno, las tensiones políticas en Cataluña podrían afectar eventualmente a la confianza de los agentes y a sus decisiones de gasto y condiciones de financiación", advierte en su boletín trimestral.

La frase, contundente pero breve, ha sido matizada después en la presentación del informe este jueves. El director general de Economía y Estadística del organismo, Pablo Hernández de Cos, ha señalado que, pese a que la previsión de crecimiento para este año no incorpora ningún efecto de las tensiones políticas en Cataluña y, a pesar de que por el momento no se percibe "ninguna reacción negativa" en los mercados financieros, sí añade un "elemento de incertidumbre" a futuro. Preguntado acerca de si el Banco de España ha percibido algún movimiento en la evolución de los depósitos en los bancos catalanes, Hernández de Cos ha respondido que no se ha observado "ninguna anomalía".

A excepción de la citada advertencia, el informe del BdE no ofrece mayores datos sobre cómo y en qué medida podrían impactar ese eventual recelo de los inversores extranjeros en la economía española.

Para modular su aprenciación sobre Cataluña, la autoridad monetaria también se refiere a otros focos de "riesgo geopolítico", y menciona la salida de Reino Unido de la UE y las políticas económicas en algunas economías avanzadas, como el caso de las "dudas" en torno a la política fiscal estadounidense.

A pesar de estos riesgos, el Banco afirma que la economía española ha seguido creciendo a un ritmo "elevado" en el tercer trimestre del año, con un repunte del PIB del 0,8%, lo que supone una "ligera" desaceleración de una décima frente a la tasa observada en el trimestre anterior.

TODOS DE ACUERDO

El BdE coincide así con las últimas declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos, que ya había avisado de que se estaban deteniendo inversiones importantes de alguna multinacional en Cataluña por la incertidumbre creada en torno al referéndum convocado. Se refería a un fabricante automovilístico pero al mismo tiempo se mostraba convencido de que la situación con esta empresa finalmente se reconduciría.

BDE

RITMO ASCENDENTE

El BdE mantiene las previsiones sobre la evolución del déficit público para este año, que sitúa en el 3,2% del PIB, una décima más que el dato comprometido con Bruselas, al tiempo que eleva una décima, al 2,6%, la estimación para 2018 y mantiene en el 2,1% la de 2019. Así, estima que el tono de la política fiscal sería aproximadamente neutral en este periodo, tras la orientación expansiva de 2015 y 2016.

UN 13% DE PARO EN 2019

Lo que sí mejorará claramente respecto a las proyecciones del Banco de España en junio es la tasa de paro, que acabará este año en el 16,3%, dos décimas menos que lo estimado hace tres meses, y se reducirá al 14,4% en 2018 (tres décimas menos) y al 12,9% en 2019 (también tres décimas menos).

BDE

LOS PRECIOS BAJAN

En el corto plazo, el BdE sigue viendo un abaratamiento de los precios, por la caída del precio del petróleo. A partir de comienzos de 2018, se proyecta un repunte gradual de la inflación general, en consonancia con el aumento en el uso de los factores productivos de la economía, que presionará al alza al componente subyacente.

BDE

En términos de promedio anual, el IPC crecería un 1,9 % este año y un 1,3 % en 2018, antes de acelerarse hasta el 1,6 % en 2019. En comparación con las proyecciones de junio, la inflación general se revisa a la baja en una décima en 2017, debido a que la evolución reciente de los precios de consumo ha sido menos dinámica que la anticipada entonces.

MENOS COMERCIO INTERNACIONAL

En cuanto al sector exterior, su contribución al PIB será del 0,6% este año, una décima más que la previsión anterior, y del 0,3% tanto en 2018 como en 2019, a pesar de que el Banco de España ha revisado a la baja el crecimiento de las exportaciones que, no obstante, crecerán un 6,4% en 2017 (medio punto menos que la estimación de junio), un 4,6% en 2018 (tres décimas menos) y un 4,5% en 2019 (tres décimas menos).

También es menor el crecimiento proyectado ahora para las importaciones, que repuntarán un 5% este año (ocho décimas menos), un 4,1% al año siguiente (cuatro décimas menos) y un 4,2% en 2019 (tres décimas menos). Según el Banco de España, este crecimiento es menor del que cabría esperar por la demanda interna, lo que refleja que se está produciendo una "cierta sustitución" de producción nacional por compras al exterior.