POLÍTICA

El Govern e Interior, cara a cara en la Junta de Seguridad a tres días del 1-O

Puigdemont preside la reunión a la que acude el secretario de Estado de Interior para hablar de la seguridad durante el domingo.

28/09/2017 12:02 CEST | Actualizado 28/09/2017 12:03 CEST
EFE
Imagen de los Mossos en Barcelona

Tres días para el 1-O. Y siguen todas las incógnitas sobre qué va a pasar. La gran cita de este jueves es la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña, convocada de urgencia y presidida por Carles Puigdemont a partir de las 12 horas. Como máxima representación del Gobierno está el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto.

Por parte del Govern también acuden el secretario general de la Conselleria de Interior, Cèsar Puig; el director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, y el mayor de la policía catalana, Josep Lluís Trapero.

La representación del Gobierno central se completará con el coronel Diego Pérez de los Cobos -coordinador de mandos policiales para frenar el 1-O-; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver.

El Ministerio ha informado de que acude a la reunión pese a ver defectos de forma en la convocatoria y a que se han "violentado los procedimientos formales de que rigen a la misma", y porque su objetivo es garantizar el cumplimiento de la ley.

La Junta de Seguridad, que se reunió por última vez el 10 de julio tras ocho años sin reunirse, tiene composición paritaria entre la Generalitat y el Estado, la encabeza el presidente del Govern y su función principal es coordinar las políticas de seguridad.

La nueva reunión la ha convocado Puigdemont en plena polémica por el dispositivo policial que debe evitar el referéndum y por que la coordinación la asuma De los Cobos, un cargo de la Secretaría de Estado de Seguridad, cuya tutela rechazan los Mossos.

CATALÁ, SOBRE LOS MOSSOS Y EL POLÉMICO VÍDEO DEL PP

Respecto al papel de los Mossos d'Esquadra se ha pronunciado esta mañana el ministro de Justicia, Rafael Catalá en El Programa de Ana Rosa, donde ha destacado que es "inimaginable" que un funcionario público se ponga en contra de la ley, los jueces o los fiscales y se ha mostrado convencido de que los agentes de la policía autonómica "estarán a impedir a que se cometan delitos con toda la normalidad el 1-O".

Catalá ha asegurado que en un Estado de derecho cumplir la ley "no puede ser ningún riesgo", en referencias a las advertencias del mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero de que aplicar de forma "estricta" la orden de precintar los locales del 1-O podría acarrear consecuencias "no deseadas".

Ha señalado que lo que es un riesgo es la "actitud irresponsable" por parte de algunos dirigentes que están calentando el ambiente como, ha citado, el conseller de Interior, Joaquim Forn, quien ayer denunció que el objetivo de enviar efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil a Cataluña es "alterar el orden" para que "el 1-O haya una reacción que no sea pacífica como hasta ahora".

A juicio del ministro, este tipo de manifestaciones consiguen dividir a la población y crear situaciones muy complicadas, aunque ha reiterado que no habrá ningún referéndum porque no es legal como así lo han declarado los tribunales.

Por eso, ha dicho que ninguno de los elementos que podrían hacer posible esta consulta -urnas, papeletas, censo o colegios- pueden existir, por lo que las órdenes de la magistrada que ha asumido la causa reafirma la tesis de la fiscalía de precintar los colegios.

Además se ha pronunciado sobre el polémico vídeo del PP denunciando la "hispanofobia" de los independentistas. "El vídeo no creo que venga a calentar el ambiente, y esto es interpretativo", ha dicho.

Para Catalá, este vídeo muestra algunas imágenes de lo que está pasando en Cataluña y las "barbaridades" que se han dicho sobre este debate y que son, ha opinado, "las que nos han traído hasta aquí".

"No he promovido este vídeo pero cuando lo he visto no creo que se deba retirar", ha añadido el titular de Justicia, que ha acusado a los independentistas de contar "demasiadas mentiras", como identificar votar con democracia.

El ministro ha denunciado las pintadas en las calles de quienes no apoyan el secesionismo, la coacción a los alcaldes y, incluso la censura de libros en bibliotecas.

"Es una barbaridad. Estamos recuperando una etapa negra en la historia de la democracia que nunca deberíamos revisitar", ha zanjado.

LA ORDEN DE LA JUEZ

Todo esto sucede después de que la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que investiga al Govern por el referéndum, Mercedes Armas, haya dado orden en persona a los mandos de los Mossos d'Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional de impedir la apertura de los colegios electorales el 1 de octubre.

Según han informado fuentes judiciales, la reunión se produjo este miércoles en el Palau de Justicia de Barcelona y asistió el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero; el jefe superior de la Policía, Sebastián Trapote, y el general jefe de la Guardia Civil en Catalunya, Ángel Gozalo.

Este encuentro se produjo el mismo día en que estos mandos fueron convocados por el fiscal superior de Catalunya, José María Romero de Tejada, a un encuentro donde Trapero le alertó de que precintar los colegios podría poner en riesgo el orden público.