POLÍTICA

Interior pondrá "todos los medios" para impedir el 1-O tras mantener Puigdemont su "desobediencia" a la ley

El Gobierno pide en una tensa reunión a la Generalitat que pare el 1-O y el Govern lo mantiene.

28/09/2017 14:11 CEST | Actualizado 28/09/2017 19:28 CEST
EFE

El Ministerio del Interior pondrá "todos los medios para ayudar a los Mossos d'Esquadra" en el cumplimiento del mandato judicial de impedir el referéndum del 1 de octubre suspendido por el Tribunal Constitucional, han informado a Europa Press fuentes de este Departamento.

La decisión se ha comunicado tras celebrarse en Barcelona la Junta de Seguridad, donde el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, "ha mantenido su posición de desobediencia".

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha encabezado la delegación del Ministerio del Interior tras la convocatoria unilateral y sin pactar un orden del día de la Junta de Seguridad que convocó este miércoles Puigdemont.

A la reunión también ha asistido el coronel Diego Pérez de los Cobos, designado por la Fiscalía y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña como director técnico del operativo de Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil para impedir la celebración del referéndum del próximo domingo.

Interior ha hecho un llamamiento para "sembrar tranquilidad" entre los ciudadanos catalanes, subrayando su confianza en que se mantendrá la ley y "la plena vigencia del Estado de Derecho en Cataluña".

INTERIOR PIDE A PUIGDEMONT RENUNCIAR Y EL GOVERN MANTIENE EL 1-O

En la tensa reunión, el secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior ha reclamado al presidente de la Generalitat que renuncie al referéndum para garantizar el cumplimiento de la ley, el Estado de Derecho y la convivencia en Catalunya, pero no han recibido una respuesta afirmativa.

En rueda de prensa en el Palau de Pedralbes, al concluir una reunión de hora y media, Nieto, acompañado del delegado del Gobierno, Enric Millo, ha explicado que el Gobierno el domingo no va contra la posibilidad de que la gente "exteriorice un sentimiento", ya que es legítimo, y ha asegurado que el Ministerio protegerá este derecho a la libertad de expresión.

No obstante, ha indicado que actuarán con "absoluta determinación" para evitar un acto declarado ilegal por el Tribunal Constitucional que además el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha pedido que se impida.

Posteriormente, el conseller de Interior, Joaquim Forn, ha subrayado que el gobierno de la Generalitat "no detendrá" el referéndum que quiere celebrar el 1 de octubre y ha avanzado que los Mossos d'Esquadra, como policía "competente" en Cataluña, priorizarán por encima de todo el mantenimiento de la "convivencia".

EL GOVERN NO DETENDRÁ EL 1-O Y LOS MOSSOS PRIORIZARÁN "LA CONVIVENCIA"

El conseller de Interior, Joaquim Forn, ha subrayado hoy que el gobierno de la Generalitat 'no detendrá' el referéndum que quiere celebrar el 1 de octubre y ha avanzado que los Mossos d'Esquadra, como policía 'competente' en Cataluña, priorizarán por encima de todo el mantenimiento de la 'convivencia'.

Forn ha afirmado que, aunque los Mossos d'Esquadra tienen "determinadas obligaciones" como policía judicial, la policía catalana se regirá por los principios de "oportunidad, proporcionalidad y congruencia" a la ahora de cumplir las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que les ha obligado a impedir que el 1-O abran los colegios electorales.

"Es importante el cumplimiento de la ley, de las decisiones judiciales, pero también existe un bien superior, que es la convivencia ciudadana", ha precisado Forn, que ha garantizado que los Mossos "adecuarán" el cumplimiento de la resolución judicial al principio de proporcionalidad para evitar males mayores.

LA GENERALITAT PIDE NO PONER A LOS MOSSOS "CONTRA LAS CUERDAS"

El conseller ha reconocido que no pueden ni negar ni obviar la resolución del TSJC, que ayer les ordenó cerrar todos los locales públicos para la celebración del referéndum. "Es una evidencia (la existencia de esta orden), pero queremos dejar claro que lo más importante es salvaguardar la convivencia. Cualquier actuación policial debe salvaguardar la convivencia ciudadana".

"El compromiso del Govern es muy claro: que se pueda votar. Pero también es verdad que los Mossos, como policía judicial, tienen un mandato que no pueden obviar. Se tiene que poder cumplir de la mejor forma posible, que no cree problemas más grandes que los que quiere evitar", ha alegado Forn.

Por este motivo, ha insistido en que los Mossos "adecuarán" su actuación relativa a la demandas judiciales para actuar bajo el criterio de proporcionalidad "en un momento en el que miles de personas saldrán a la calle a expresar una opinión política".

Tras insistir en que no van a detener la convocatoria del referéndum, Forn ha pedido "inteligencia" tanto al Govern como a la ciudadanía para no poner "contra las cuerdas" a los Mossos d'Esquadra, que actualmente tienen un "gran apoyo social".

"Lo tenemos que evitar, la policía tiene una función que le es propia, que tendrá que cumplir, pero no la podemos meter en el centro del debate, como algunos quieren para desgastarles", ha sostenido Forn, que ha pedido que Govern y ciudadanía se "conjuren" para evitar "cualquier situación de tensión y violencia", que es el escenario que "otros querrían que ocurriera".

El conseller también ha dado por hecho que las órdenes dictadas por el TSJC para impedir el referéndum han hecho "decaer" las instrucciones "de dudosa legalidad" de la Fiscalía en contra del 1-O, entre las que ha citado la obligación de fijar un perímetro de seguridad para impedir votar en la calle en un perímetro de cien metros de los colegios electorales.

Según Forn, los representantes del Ministerio de Interior se han comprometido en la reunión de la Junta de Seguridad a que la Guardia Civil y la Policía Nacional compartan con los Mossos d'Esquadra los criterios de una intervención proporcional, por lo que ha dado por hecho que el domingo actuarán de la misma forma que la policía catalana cuando haya "miles de personas en la calle queriendo votar en actitud pacífica".