POLÍTICA

El Vaticano no reconoce "movimientos secesionistas o de autodeterminación" que no resulten de la descolonización

Según el nuevo embajador de España ante la Santa Sede.

06/10/2017 10:25 CEST | Actualizado 06/10/2017 10:44 CEST
GTRESONLINE

El papa Francisco ha asegurado que el Vaticano "no reconoce movimientos secesionistas" o de autodeterminación que no son resultados de una descolonización, en referencia al conflicto de Cataluña.

Se lo ha dicho al recibir al nuevo embajador de España ante la Santa Sede, Gerardo Bugallo. En declaraciones a Efe, el diplomático español asegura que "fue muy claro al respecto".

Bugallo ha respondido con un "en absoluto" a la pregunta de si se planteó en algún momento de su entrevista la posibilidad de que el Vaticano cumpla un papel de mediador en la situación.

"Yo creo que el papa está bastante informado", ha apuntado el embajador a propósito del conocimiento que el pontífice tiene de la realidad española y de la situación de la Iglesia en España.

Bugallo ha respondido "en absoluto" a si se planteó que el Vaticano hiciera de mediador.

Bugallo ha contado que tanto la reunión con el papa Francisco como, posteriormente, con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, "fueron dos entrevistas largas y extremadamente cordiales".

"Se habló de muchas cosas y en profundidad", ha resumido el Embajador español, quien ha recordado que el no reconocimiento por parte del Vaticano de movimientos secesionistas es una "línea básica" de su política exterior.

"HAY QUE ANALIZAR CASO POR CASO"

No es la primera vez que el Papa se pronuncia sobre Cataluña. En junio de 2014, indicó en una entrevista de La Vanguardia que toda división le preocupa y que la secesión de una nación que no cuente con un antecedente de unidad forzosa "hay que tomarla con muchas pinzas y analizarla caso por caso".

"Escocia, la Padania, Cataluña. Habrá casos que serán justos y casos que no serán justos", esgrimió.

Mientras, en España, los cardenales y arzobispos de Madrid y Barcelona, Carlos Osoro y Juan José Omella, respectivamente, se han reunido con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa, solo 48 horas después de la jornada de convocatoria de referéndum ilegal.

Un día después, el miércoles 4 de octubre, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, se reunió con el Arzobispado de Barcelona, según informaron a Europa Press fuentes conocedoras.

Los obispos catalanes, por su parte, se han pronunciado en varias ocasiones para calificar de "deplorable" la "situación de violencia" y pedir una salida "pacífica y democrática" a la situación.

Más de 300 sacerdotes, diáconos y religiosos catalanes han defendido como algo "legítimo y necesario" votar en el referéndum del 1 de octubre e incluso escribieron una carta al Papa solicitándole que intercediera. El Vaticano no se ha pronunciado oficialmente sobre los hechos.