INTERNACIONAL

La campaña internacional para prohibir las armas nucleares, Premio Nobel de la Paz 2017

06/10/2017 11:01 CEST | Actualizado 06/10/2017 13:00 CEST
AFP
Campaña del ICAN contra la energía nuclear.

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) ha sido galardonada este viernes con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para la erradicación de las armas atómicas en todo el mundo, según ha anunciado el Comité Nobel.

El Comité Nobel ha destacado los pasos que ha dado esta organización para garantizar el avance hacia un mundo libre de armas nucleares. La concesión de este galardón llega en un momento en el que Corea del Norte ha aumentado su amenaza nuclear con la prueba de una bomba de hidrógeno en el mes de septiembre.

"La ICAN ha sido el actor líder de la sociedad civil en los esfuerzos para lograr la prohibición de las armas nucleares en el marco de la legislación internacional", ha subrayado el Comité del Nobel. Esta organización es una coalición de organizaciones no gubernamentales de 100 países.

Más de 70 años después de las bombas atómicas estadounidenses lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, y mientras crecen las tensiones en torno a la crisis norcoreana, el Comité del Nobel quiso resaltar los incansables esfuerzos de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés) para librar al mundo de las armas nucleares.

Fundada en 2007 en Viena, durante una conferencia internacional sobre el tratado de no proliferación nuclear, la ICAN tiene su sede en Ginebra, en las instalaciones del Consejo Ecuménico de las Iglesias, otra organización internacional.

Esa coalición de más de 300 oenegés ha sabido movilizar desde entonces a activistas y personalidades para defender su causa.

Impulsó un tratado histórico de prohibición de las armas nucleares que fue adoptado por 122 países en julio, aunque su alcance es sobre todo simbólico, dada la ausencia de las nueve potencias nucleares entre los firmantes.

La organización, que cuenta con un presupuesto anual de 1,2 millones de francos suizos (1 millón de euros, 1,2 millones de dólares), funciona gracias a las ayudas financieras aportadas por varios gobiernos, como los de Noruega, Suiza, Holanda, Alemania o la Santa Sede, así como por donantes privados, la Unión Europea y fundaciones.

Recibirá el premio, que consiste en una medalla de oro, un diploma y un cheque de nueve millones de coronas suecas (1,1 millones de dólares, 945.000 euros) durante una ceremonia que se celebrará en Oslo el 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte en 1896 del creador de los premios, el filántropo sueco e inventor de la dinamita, Alfred Nobel.