POLÍTICA

La carta de una maestra "española y catalana" contando su calvario en Cataluña ya es viral

"¿Qué futuro les espera a mis hijos, hijos de Policía Nacional y maestra contraria a la independencia?", se pregunta en 'El Español'.

09/10/2017 08:23 CEST | Actualizado 09/10/2017 12:20 CEST
EFE

Silvia Forner, profesora catalana en un pueblo a 50 kilómetros de Barcelona, ha escrito una carta —en El Español— contando su experiencia como maestra en Cataluña que da mucho que pensar.

"Soy europea, española y catalana. Esposa de Policía Nacional. Y también maestra. Especifico, soy maestra en Cataluña", comienza su misiva Forner, antes de considerarse un "blanco demasiado fácil estos días en Cataluña".

Forner, quien recuerda experiencias a lo largo de sus 15 años de ejercicio como la que tuvo en un colegio concertado, cuando "la Jefa de Estudios, de muy malas maneras, me llamó la atención por hablar en castellano en los pasillos de la escuela", recuerda también que le respondió "con seguridad y firmeza, que en clase hablaría en catalán porque así lo marcaba la ley, pero en los pasillos con mis compañeras y amigas hablaría como yo quisiera. Y me fui, indignada, pero feliz y segura de mi postura".

No obstante, la profesora expresa con tristeza que "el pasado 2 de octubre —día después del referéndum ilegal— no tuve la misma libertad".

Según Forner, "la dirección del centro se limitó a decir que no era una huelga por la independencia si no por la carga policial. Daba por hecho que todos se sumarían a este 'parón' como ellos lo llamaban, pero ahí estaba yo hecha con un puñado de nervios, noches sin dormir, muchas lágrimas derramadas y miedo, mucho miedo, por ser señalada...". La profesora cuenta entonces como levantó la mano y exclamó: "¡Yo no me sumo a la huelga!".

La maestra describe el "silencio desgarrador, matador y acusador" que "se escuchó en toda la sala. Las miradas todas puestas en mí como si de pistolas se trataran". "Sentí de nuevo pánico, terror, ansiedad, angustia... pero debía ser fiel a mis principios y a mis ideas", continúa.

A partir de ese momento, Forner reconoce que "los días posteriores en la escuela no han sido mucho mejores. Marcada de por vida por compañeros que antes eran amables y simpáticos. Compañeros que ahora se tornan enemigos que me ningunean".

Se pregunta entonces la profesora: "¿Qué futuro les espera a mis hijos, hijos de Policía Nacional y maestra contraria a la independencia? ¿Qué futuro les espera? Seguramente un futuro lejos de Barcelona, de Cataluña. Un futuro esperanzador en España".

Concluye Forner: "Porque aunque no sea independentista también he nacido aquí y soy catalana. Catalana como la que más".

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard