POLÍTICA

El joven que se enfrentó él solo a un grupo de ultras: "Estaban pegando a dos chicas"

El vídeo del 'chico del polo azul' ha generado el aplauso de las redes sociales... y ahora él explica lo que pasó.

10/10/2017 14:33 CEST | Actualizado 10/10/2017 17:12 CEST
EFE

La Policía Local y la Nacional tuvieron que intervenir este lunes en la concentración convocada por la llamada Comisión 9 d'Octubre -integrada por Acció Cultural del País Valencià, PSOE, Compromís, Podemos, UGT y CCOO, entre otras entidades-.

La cita, pacífica, fue boicoteada minutos antes de su inicio por grupos de simpatizantes e integrantes de Yomus, el grupo ultra del Valencia CF, que según informa el diario Las Provincias ha acudido a la misma plaza donde estaban los izquierdistas, la de San Agustín, con banderas de España y senyeras.

Entonces es cuando hubo un cruce de reproches, al parecer, y "la policía ha tenido que intervenir separando a ambos colectivos, que acabaron en lados opuestos de la plaza para evitar accidentes", señala el rotativo. La jornada del 9 d'Octubre es el día grande de la Comunitat Valenciana, de ahí el simbolismo de la marcha convocada para esta tarde.

En medio de toda esa tensión y de las agresiones del grupo de ultras, la actuación de un joven ha llamado la atención en las redes sociales. Mientras los ultras golpeaban a personas que estaban en el suelo, el muchacho, ataviado con un polo azul, se interpuso. Él sólo se tuvo que enfrentar a un grupo de diez personas.

El vídeo del momento, subido a Twitter por @PabloMM acumula en menos de 24 horas más de 14.000 retuits.

Tras la difusión de las imágenes, el protagonista ha hablado. "El chico del polo azul era yo. Estaban pegándole a dos chicas patadas en el suelo y me he tenido que meter. La policía no hacía nada, se las podrían haber cargado", ha escrito en Twitter el joven, que se llama Vicente Danvila.

En otro tuit ha explicado que "sólo" le han alcanzado "un par de puñetazos" pero que no le han hecho nada. "He salido ileso", ha afirmado.

Luego ha explicado que está intentando utilizar su "visibilidad" "para hablar sobre la impunidad que goza la ultraderecha en este país". "Agresiones a cara descubierta con la policía y las cámaras delante sin ninguna consecuencia", ha asegurado.

Y ha subrayado que tiene que dar la cara aunque entiende los riesgos.

"Los nazis estaba pegando a la pareja a diestro y siniestro. Hasta patadas en la cabeza. Me acerqué a ver qué pasaba y al verlo actué por solidaridad. No me podía quedar parado y me salió enfrentarme a ellos", ha asegurado el joven a La Vanguardia, un diario que informa de que el muchacho tiene 18 años recién cumplidos.