POLÍTICA

Rajoy deja en manos de Puigdemont el 155

La Generalitat tiene cinco días para contestar si declaró la independencia y tres más para volver a la legalidad

11/10/2017 22:28 CEST | Actualizado 11/10/2017 22:28 CEST
Getty Images
Rajoy en el Congreso

Llegaba el momento de la respuesta de La Moncloa. Sobre la mesa: la caótica y confusa actuación de Carles Puigdemont el martes en el Parlament con una declaración de independencia suspendida. Y Mariano Rajoy ha optado por una contestación medida (pero que puede tener fuertes consecuencias en el futuro) y poniendo otra vez la pelota en el tejado del president de la Generalitat.

El Consejo de Ministros extraordinario convocado por Rajoy ha decidido enviar un requerimiento al presidente de la Generalitat para que aclare en cinco días si ha declarado o no la independencia. Esto supone el primer paso de activación del artículo 155 de la Constitución, que podría aplicar en su plenitud próximamente el Ejecutivo para asumir competencias de la Generalitat y restablecer la legalidad si Puigdemont contesta afirmativamente.

El 155 nunca se ha aplicado en España. Son días históricos, momentos de incertidumbre. Este artículo siempre ha sido un tabú en la política nacional y sonaba a un tenebroso panorama de suspensión de una autonomía (algo que no prevé literalmente el artículo). El Gobierno entendía este martes que Puigdemont había hecho una declaración "implícita" de independencia con una suspensión "explícita". Un punto de no retorno, que merecía ya una contestación.

Este miércoles los escenarios principales eran La Moncloa y el Congreso -donde ha comparecido Rajoy por la tarde tras la vespertina reunión extraordinaria de su Gobierno-. En el requerimiento trasladado a Puigdemont se dan cinco días (hasta el lunes 16 a las 10 de la mañana) al president para que confirme si ha declarado o no la independencia y tres días más (el jueves 19 a las 10 horas) para que vuelva a la legalidad y no se tenga que aplicar ese mecanismo inmediatamente. Todo dependerá del movimiento del jefe de Ejecutivo catalán (que en Instagram metafóricamente ha colgado una foto con una partida de ajedrez). Rajoy lo ha recalcado en Moncloa y en el Congreso: "La respuesta de Puigdemont marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días", "en su mano está volver a la legalidad y restablecer la estabilidad institucional", "es muy importante que el señor Puigdemont acierte".

El presidente catalán solo se ha pronunciado en una entrevista en la cadena CNN en la que ha reclamado diálogo con el Ejecutivo español "sin condición previa". La propuesta que ha hecho es la de una reunión entre dos miembros del Ejecutivo central y dos del Govern para empezar a negociar sobre un mediador. Rajoy ha reiterado en el Congreso que "no hay mediación posible entre la legalidad y la desobediencia".

EL CAMINO DEL 155

La Constitución establece como primer paso para la aplicación del artículo el requerimiento al presidente regional ante la situación de una comunidad que no cumpliere sus obligaciones constitucionales o actuara de forma que atente gravemente al interés general de España. En caso de que no fuese atendido, el Gobierno puede aplicarlo a través del Senado (donde el PP cuenta con mayoría absoluta).

¿Cómo es el trámite en el Senado?

La tramitación en la Cámara Alta está establecida en el reglamento en el artículo 189. Ahí figura que el Gobierno deberá presentar ante el presidente de la Cámara un escrito en el que se manifieste el contenido y alcance de las medidas propuesta y la justificación de que el presidente autonómico ha incumplido el requerimiento.

Posteriormente, la Mesa del Senado remitiría el escrito a la Comisión General de las Comunidades Autónomas o procedería a crear una comisión conjunta. Luego se daría un plazo para que el presidente autonómico presentara alegaciones. Después de que se pronunciara la Comisión sobre si es pertinente la petición del Gobierno, se convocaría un Pleno de la Cámara. El debate tendría este formato: dos turnos a favor y dos en contra, de veinte minutos cada uno, y las intervenciones de los portavoces de los grupos parlamentarios. Se requiere mayoría absoluta para su aprobación.

Rajoy ha dado este paso tras muchas conversaciones especialmente con el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Además, ha contactado con Albert Rivera (Ciudadanos), que es el máximo defensor de la aplicación inmediata del 155 para convocar elecciones autonómicas. De hecho, el naranja ha sido mucho más duro con el Gobierno que el líder de los socialistas. Desde Podemos se ha cargado contra esta 'triple alianza'.

Una de las grandes obsesiones de Rajoy es contar con el máximo apoyo del resto de partidos si se llega al duro escenario de la aplicación del 155. El PSOE había sido reacio hasta el momento a esta vía, pero hoy el líder del PSOE ha mostrado su apoyo al Gobierno después de la comparecencia de Puigdemont. Este artículo no dice medidas concretas, que serían diseñadas por el Ejecutivo y podrían pasar, entre otros ejemplos, por tomar el mando de los Mossos.

SÁNCHEZ Y RAJOY ACUERDAN ESTUDIAR UNA REFORMA CONSTITUCIONAL

Y en esas conversaciones entre Sánchez y Rajoy se ha acordado abrir una posible reforma de la Constitución. Según ha explicado Sánchez, los dos líderes han pactado poner en marcha en breve la comisión territorial impulsada por el PSOE en el Congreso. Se trabajaría durante seis meses y, posteriormente, ya el año que viene se convocaría la Comisión Constitucional para estudiar esa reforma de la Carta Magna. A esta negociación también están abiertos desde Ciudadanos. Los que no están dispuestos a sentarse a hablar de esas reforma son los diputados de ERC, según ha avanzado en el Congreso Joan Tardá.

Lo que se ha visualizado en el Congreso es un debate más pausado que en el Parlament, con llamadas al diálogo. Rajoy ha dicho que "sin duda" se puede hablar de temas como la financiación, los servicios públicos y el perfeccionamiento del autogobierno. Aunque no ha abordado detenidamente una reforma de la Constitución, ha comentado que no es una ley perpetua y que puede ser modificada. El presidente de Rajoy ha remarcado en todo momento que quiere actuar con "prudencia". Tras la caótica y decepcionante comparecencia para el independentismo de Puigdemont el martes, se esperaba en el Govern una respuesta dura de Moncloa que pudiera reactivar el proceso.

El president de la Generalitat ya tiene el requerimiento en su despacho desde las 15.47 horas. ¿Declaró la independencia este martes? Tiene hasta el lunes a las 10 horas para decir sí o no. Y este jueves, mientras, es el día de la Fiesta Nacional.

MÁS SERIES