POLÍTICA

El Gobierno traslada a Puigdemont que tiene todavía tres días para rectificar y que no se aplique el 155

Rajoy manda una carta a Puigdemont: "Será usted el único responsable de la aplicación de la Constitución".

16/10/2017 11:41 CEST | Actualizado 16/10/2017 17:23 CEST

El Gobierno ha lamentado que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no haya contestado claramente al requerimiento enviado -"no era muy difícil decir sí o no"- y ha subrayado que tiene un segundo plazo (hasta las diez de la mañana del próximo jueves) para volver a la legalidad y que no se tenga que aplicar el 155.

La respuesta del Ejecutivo central a Puigdemont ha llegado a través de una carta enviada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este lunes al líder catalán y de una comparecencia urgente en La Moncloa por parte de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Estas contestaciones se han producido después de que Puigdemont respondiera este lunes por la mañana al requirimiento enviado por Rajoy en una carta en la que no aclara si hubo declaración de independencia, pide una reunión con el presidente del Gobierno y da dos meses de plazo para dialogar.

Rajoy, en su posterior carta, critica a Puigdemont que no haya hecho esa aclaración sobre si declaró la independencia tan absolutamente necesaria y espera que en las próximas horas responda con la "claridad que todos los ciudadanos exigen". "Sigue estando en sus manos abrir un nuevo periodo de normalidad y lealtad institucional". "En caso contrario, será usted el único responsable de la aplicación de la Constitución", indica el texto.

La vicepresidenta ha insistido en este sentido en que Puigdemont "sigue teniendo en sus manos" resolver la situación contestando "sí o no" antes del segundo plazo fijado. "Nadie ha tenido tan fácil la respuesta y evitar que se aplique la Constitución", ha subrayado la 'número dos' del Ejecutivo.

Sáenz de Santamaría ha recordado que el requerimiento tenía dos plazos. El primero -que vencía a las diez de la mañana de este lunes- era para que Puigdemont respondiera si había declarado o no la independencia. "Como ha eludido la respuesta entra en marcha la segunda fase. Entendemos que debe revocar esa declaración si sigue insistiendo en no contestar. Tiene la oportunidad de decir que no tiene que revocarla porque no la ha declarado", ha argumentado.


"LO QUE DEBE HACER ES DEJAR DE ENREDAR"

Sobre las peticiones de diálogo de Puigdemont, la vicepresidenta ha comentado que nadie lo niega pero que deba hacerse dentro del marco del Congreso de los Diputados. "Se le está dando un campo amplísimo, avalado por la mayoría de la Cámara, para que plantee cuantas peticiones quiera al órcano que corresponde, que es el Congreso", ha agregado.

De esta manera, el Gobierno quiere seguir poniendo la presión sobre el presidente catalán y evitar tener que aplicar el artículo 155 de la Constitución, por el que se retirarán competencias a la Generalitat y las asumirá el Ejecutivo central para restablecer la legalidad.

La vicepresidenta ha mandado este mensaje al presidente catalán: "Lo que debe hacer es dejar de enredar y ser claro. Una vez sea claro, pueden abordarse otras cuestiones. El plazo es el jueves a las diez de la mañana".

De todas maneras, Sáenz de Santamaría ve "poco creíble" la llamada al diálogo de Puigdemont, ya que lo pregona pero luego "ignora a la oposición" en el Parlament catalán. "El diálogo no se exige, se practica", ha enfatizado.

Lo que remarcan tanto Rajoy en su carta como Sáenz de Santamaría en su comparecencia, con expresiones muy similares, es que la aplicación del 155 no supone suspender la autonomía, sino que supone "restaurar la legalidad" en la comunidad.

Y, además, Rajoy en su carta afirma: "No puedo aceptar en modo alguno la existencia de eso que usted denomina 'conflicto histórico entre el Estado español y Cataluña'. Nunca en toda su historia los ciudadanos de Cataluña han gozado de más libertades, de más autonomía política y financiera que durante esta etapa democrática".

EFE