POLÍTICA

Puigdemont obvia la ley de transitoriedad en su carta a Rajoy

La norma debía servir como 'miniconstitución' catalana si ganaba el 'sí' en el referéndum

16/10/2017 14:20 CEST | Actualizado 16/10/2017 14:20 CEST
REUTERS
Carles Puigdemont

Cartas, requerimientos, mundos paralelos, vacíos jurídicos... La cuestión catalana se ha convertido también pulso jurídico, en el que hay que leer cada renglón. Y en la misiva enviada por Carles Puigdemont este lunes a Mariano Rajoy destaca una gran ausencia en el anexo documental: la ley de transitoriedad.

El presidente catalán ha contestado al requirimiento enviado por el Gobierno sin aclarar si ha declarado la independencia o no, dando un plazo de dos meses para el diálogo y pidiendo una reunión con el jefe del Ejecutivo central.

Puigdemont adjunta en la carta dos folios con referencias documentales para afianzar su posición. En ellas, consta la ley del referéndum, aprobada por el Parlament y suspendida por el Tribunal Constitucional, los resultados del referéndum publicados por la Generalitat y la comparecencia efectuada en el Parlament el pasado 10 de octubre en la que asumió el mandato de la consulta pero dejaba en suspenso los efectos de la declaración.

Lo que el president no refleja es la ley de transitoriedad. Esta es una de las piezas clave del independentismo en su objetivo de lograr una República. Fue aprobada por el Parlament de manera exprés durante la madrugada del 8 de septiembre, tras varias horas de bronco debate en la Cámara autonómica (logró el apoyo de Junts pel Sí y la CUP y Catalunya Sí Que es Pot se abstuvo, mientras que PP, PSC y Cs se ausentaron de la votación). Posteriormente, fue recurrida por el Gobierno central y el Tribunal Constitucional la suspendió.

De todas formas, el Govern ha desoído al Tribunal Constitucional posteriormente y organizó el referéndum ilegal, a pesar de estar suspendido por el Alto Tribunal. Si la ley del referéndum sigue siendo invocada por los líderes independentistas, la de transitoriedad y fundacional de la República está aparentemente dormida para el president. Debía de servir como una 'miniconstitución' si ganaba el 'sí' en el referéndum y como la legislación principal de Cataluña hasta la aprobación de una posterior Carta Magna. Tendría que ser la legalidad vigente en Cataluña ahora mismo a tenor de los planes de los independentistas.

SÍ APARECÍA EN LA DECLARACIÓN DE LOS DIPUTADOS

Su ausencia en la carta choca con su aparición en la declaración simbólica firmada la semana pasada en el auditorio del Parlament por parte de Puigdemont y los diputados de Junts pel Sí y la CUP. En ese texto, que no tiene ni validez para la CUP, los parlamentarios disponían la entrada en vigor de la ley de transitoriedad.

Por el momento, Puigdemont ha dejado sin efectos esa declaración y ha pedido un plazo de dos meses al Gobierno para dialogar. Deja en el cajón esa ley de transitoriedad momentáneamente esperando esa anhelada mediación internacional.

La 'número dos' de ERC, Marta Rovira, ha comentado este mismo jueves que las fuerzas independentistas consideran procedente no aplicar esta ley para dar una oportunidad a la aplicación de los resultados del 1-O por la vía pactada con el Gobierno central.