INTERNACIONAL

El ruso Maxim Lapunov, primer homosexual que desafía las amenazas de muerte en Chechenia

Denuncia públicamente las torturas y la persecución masiva de los gais en esa república rusa del Cáucaso.

17/10/2017 15:41 CEST | Actualizado 17/10/2017 15:56 CEST
AFP
El ruso Maxim Lapunov ofrece una rueda de prensa en Moscú.

El ruso Maxim Lapunov es el primer homosexual que ha desafiado las amenazas de muerte de las fuerzas de seguridad de Chechenia para denunciar públicamente las torturas y la persecución masiva de los gais en esa república rusa del Cáucaso.

"Hasta ahora, el principal argumento de las autoridades para negarse a investigar era la ausencia de testimonios. Pues ahora ya tienen al primer testigo", ha asegurado a la agencia Efe Ígor Kochetkov, el director de la Red LGBT Rusa.

Hasta ahora, el principal argumento de las autoridades para negarse a investigar era la ausencia de testimonios. Pues ahora ya tienen al primer testigo

Lapunov ha decidido dar un paso adelante después de que la denuncia formal que presentó hace tres semanas ante el Comité de Instrucción obtuviera como respuesta la práctica inacción de las autoridades rusas.

Oriundo de la ciudad siberiana de Omsk, Lapunov está dispuesto a regresar a Grozni, la capital chechena, para identificar a los que le torturaron y localizar las cárceles secretas donde supuestamente han sido recluidos durante los últimos meses los homosexuales.

AFP
Rueda de prensa en Moscú de Maxim Lapunov

"Hay otros gais que han denunciado torturas, pero sólo él estaba dispuesto a declarar públicamente. Lo que le diferencia es que él no tiene familia en Chechenia. Los familiares de los gais chechenes son rehenes de las autoridades y, si hay denuncia, sufrirán las represalias", ha explicado Kochetkov.

Lo que le diferencia es que él no tiene familia en Chechenia. Los familiares de los gais chechenes son rehenes de las autoridades y, si hay denuncia, sufrirán las represalias

En opinión del activista, eso no resta ni una pizca de coraje al gesto de Lapunov, "ya que a él también le amenazaron con matarlo si cantaba". "Es un hombre muy valiente y estoy seguro de que no será el último. Ayudará a muchos a encontrar la fuerza interior para dar ese paso", ha dicho y ha estimado en "varias decenas" a los chechenes que han recurrido durante los últimos meses al anonimato para denunciar abusos en Chechenia, república musulmana.

Lapunov ha relatado al periódico Nóvaya Gazeta, el iniciador en abril de las denuncias sobre las torturas y asesinatos de homosexuales en Chechenia, cómo fue detenido en un centro comercial en Grozni el 16 de marzo de 2017 y retenido por espacio de casi dos semanas.

"NO DEBERÍA HABER GENTE COMO TÚ EN EL MUNDO"

Durante un primer interrogatorio fue acusado de instalarse en Chechenia para "seducir a chicos chechenes" y se le conminó a identificar a otros gais con los que mantenía relaciones.

"No debería haber gente como tú en el mundo" o "Tú ni siquiera eres un ser humano", le gritaban sus torturadores, que le golpearon con barras de goma en un sótano encharcado en sangre, según su testimonio.

Lapunov también pudo ver cómo en la celda vecina le pegaban a un conocido suyo, un chechén, que fue detenido gracias a la información que él mismo proporcionó a sus captores, y entró en contacto con otro ruso, que fue también detenido por ser gay.

"Todo el tiempo que estuve en el sótano traían continuamente a nuevos detenidos. Escuchaba cómo les pegaban. Por las conversaciones comprendí que todos eran sospechosos de ser homosexuales", ha indicado.

Además, ha precisado que en algunos casos para arrancar las confesiones a los detenidos los guardas utilizaban descargas eléctricas.

Me advirtieron de que si denunciaba lo ocurrido, lo pasaría mal. Me encontrarían, incoarían un caso penal, me juzgarían y me enviarían a prisión

Finalmente, fue puesto en libertad, "aunque apenas podía andar", le obligaron a grabar en vídeo una confesión en la que reconocía haber mantenido relaciones homosexuales, tuvo que poner sus huellas en una pistola y le dieron unos 100 euros y un billete de autobús con destino a Piatigorsk.

"Me advirtieron de que si denunciaba lo ocurrido, lo pasaría mal. Me encontrarían, incoarían un caso penal, me juzgarían y me enviarían a prisión. O simplemente tomarían represalias contra mí o contra mi familia", ha recordado.

De hecho, en mayo pasado varias personas de origen caucasiano se personaron en su pueblo, en la región de Perm (Urales), tras lo que supo que un gay ruso que había sido detenido y liberado en Chechenia, fue asesinado posteriormente.

Kochetkov advierte de que las detenciones y torturas continúan, y ha recordado la desaparición en agosto del famoso cantante chechén Zelimján Bakáyev, detenido en Grozni simplemente por ser gay.

AFP
Rueda de prensa de Maxim Lapunov

Asegura que, pese a las numerosas pruebas de violaciones de los derechos humanos, "las autoridades se niegan a investigar o a incoar casos penales", ya que la doctrina oficial es que "en Rusia no hay problemas con los gais, nadie los persigue ni los discrimina".

Ha calificado de "espectáculo" la reciente visita a Chechenia de la Defensora del Pueblo, Tatiana Moskalkova, y ha ridiculizado la propuesta del Comité de Instrucción de realizarle a Lapunov un examen médico seis meses después de ser torturado.

"Reconozco que no nos esperábamos el salvajismo del que somos ahora testigos en Chechenia. No se puede ocultar más que los homosexuales no están protegidos y que se puede hacer con ellos lo que se quiera. Si Rusia no hace nada, nos dirigiremos a las instancias internacionales", ha señalado.

Kochetkov ha cifrado en "decenas" a los gais que su organización ha logrado sacar de Chechenia, varios de los cuales han sido trasladados al extranjero por su propia seguridad, según la prensa, a países como Canadá.