NOTICIAS

Las buenas noticias medioambientales que llegan con el otoño

Por fin hemos inaugurado nueva estación y ésta tiene que ser recibida entre aplausos por todo lo que supone, especialmente para la contaminación atmosférica.

18/10/2017 15:40 CEST | Actualizado 18/10/2017 18:11 CEST
GTRESONLINE

Este mes de octubre no ha sido del todo corriente en lo que al tiempo se refiere. Las altas temperaturas y la escasez de lluvias han hecho saltar las alarmas ante el riego de una posible sequía, además de haber acarreado otras consecuencias, como el episodio de los incendios de Galicia o los altos niveles de dióxido de carbono registrados en Madrid la semana pasada y que obligaron a activar el protocolo por alta contaminación. Y esta no es la única polución a la que hemos estado sometidos durante la primavera y el verano en buena parte de España.

Pero ya ha empezado a llover. Han comenzado a bajar las temperaturas. El otoño por fin ha llegado y tiene que ser recibido entre vítores y aplausos por todo lo que supone, especialmente para la contaminación atmosférica.

Miguel Vidal / Reuters

El Informe de contaminación por ozono en el Estado español durante 2017, elaborado por la ONG Ecologistas en Acción, vuelve a poner el foco en los altos índices de ozono troposférico que flotan en el aire de nuestro país. Según nuestra legislación, estamos en niveles de alta concentración cuando se superan los 120 microgramos por metro cúbico durante más de cinco días. Para la OMS, no deberían superarse los 100 microgramos por metro cúbico ningún día del año. Este año, 4 de cada 5 españoles han estado expuestos a niveles de ozono que exceden lo recomienda la OMS (y 1 de cada cuatro por encima de lo que estima nuestra legislación).

Por supuesto, esto tienen consecuencias en nuestra salud. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, en 2014 se produjeron 1.600 muertes prematuras en nuestro país por la exposición al ozono. Y los más afectados son los niños, los mayores, las mujeres embarazadas, y las personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

En lo que llevamos de 2017, las comunidades que han registrado niveles más altos han sido Andalucía, Extremadura, la Comunidad de Madrid, la Región de Murcia y, especialmente, las Islas Baleares, que ha estado durante la primavera y el verano por encima de estos niveles.

¿Y QUÉ HACEMOS PARA REDUCIRLO?

"El ozono es un contaminante muy complejo, que no tiene una fuente humana directa sino que se forma en la baja atmósfera en presencia de radiación solar por la combinación de otros contaminantes denominados precursores, como el tráfico rodado, las grandes centrales termoeléctricas y determinadas actividades industriales", aclara Miguel Ceballos, coordinador del informe. Es decir, su concentración se dispara en primavera y verano y, especialmente, en las áreas suburbanas y rurales influenciadas por la contaminación urbana e industrial.

Getty

El nivel de polución que hemos padecido, por tanto, ha sido fruto de la situación meteorológica. Pero, aún así, es necesario tomar medidas para reducirlos. Para ello, las principales vías de actuación pasan por promover las energías renovables, disminuir el tráfico motorizado y potenciar el uso del transporte público y del desplazamiento a pie.

Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir el ozono troposférico son obligatorios según la legislación española, pero ni las comunidades autónomas nio el gobierno central han hecho mucho hasta ahora. "La única ciudad que contempla acciones en su plan de emergencia por contaminación cuando se disparan los niveles de ozono es Valladolid que, entre otras medidas, cierra al tráfico el centro de la ciudad. En el caso de Madrid, estas medidas solo se toman cuando se disparan los índices de dióxido de carbono", afirma Juan Bárcena, responsable del área de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción.

Getty Images/Maskot

Y aunque el mapa de contaminación atmosférica en España no es muy halagüeño, Ceballos y Bárcenas coinciden en afirmar que tampoco tenemos que mirar más allá de nuestras fronteras para encontrar dos modelos de ciudades en las que inspirarnos. Pontevedra y Vitoria son las dos ciudades más avanzadas en movilidad sostenible y eso se nota en la limpieza de su aire".

MÁS SERIES