POLÍTICA

Sánchez trata de evitar grietas en el socialismo europeo

"Lo que estamos haciendo es defender los valores europeos en una parte de nuestro país"

18/10/2017 21:23 CEST | Actualizado 18/10/2017 21:24 CEST
EFE

Pedro Sánchez está en Bruselas. No es la primera vez ni será la última, pero esta vez es diferente. Vivió un tiempo en esta ciudad cuando trabajó en la Delegación Socialista en el Parlamento Europeo. Después participó en reuniones de alto nivel en su primera etapa al frente del PSOE. Hoy ha regresado siendo muy consciente de que ninguna de esas experiencias tiene la importancia de su visita actual. El foco europeo está situado sobre la volátil crisis catalana. El gobierno de España se explica poco o nada en el exterior. Rajoy no quiere que el tema se trate en el Consejo Europeo de mañana. Sánchez quiere ayudar explicando el tema a sus homólogos europeos. En su maleta trae una idea original: "estamos defendiendo el proyecto europeo en Cataluña".

Ante la necesidad de que España siga contando con el apoyo unánime de la Unión Europea y no se abran grietas ante los tensos días que se avecinan, Pedro Sánchez se esfuerza por explicar la crisis a los suyos en clave europea. En una reunión a puerta cerrada mantenida con eurodiputados socialistas, Sánchez ha avanzado una de sus líneas de ataque. La amenaza independentista al Estado de Derecho y al pluralismo político en Cataluña evoca la que están llevando a cabo desde otra óptica, pero con similares efectos, los gobiernos populistas de Hungría y Polonia, ha explicado Sánchez en privado.

A las pocas horas de la probable activación del artículo 155, Sánchez se esfuerza también por explicar el apoyo del PSOE al gobierno en términos de normalidad europea. "Siempre defenderemos la respuesta del gobierno si es homologable a la del resto de países europeos", ha afirmado el secretario general del PSOE tras recordar que el contenido de ese artículo está inspirado en otro similar de la Constitución alemana y es una herramienta habitual en los países federales.

Horst Wagner / EFE

Preguntado por El HuffPost sobre qué piensa responder a la pregunta del resto de líderes socialistas europeos de si la posición del PSOE es idéntica a la del gobierno español, Sánchez tira de hemeroteca: "el PSOE alertó desde hace años sobre la desafección y los efectos de la parálisis política en Cataluña. Propusimos reformar la Constitución, el senado, la financiación autonómica... ". Sánchez deja entrever que en estas horas críticas en las que "España vive un momento tan grave y trascendental para la democracia española" no hay diferencias destacables con el gobierno.

La situación en el Grupo Parlamentario Socialista Europeo es ahora estable, muy lejos del día fatídico posterior al 1-O. Aquel lunes en Estrasburgo, impresionados por las imágenes de las cargas policiales, "nadie entendía nada", recuerda uno de los presentes en la reunión plenaria del grupo socialista europeo. Elena Valenciano, que es vicepresidenta del grupo, explicó el apoyo del PSOE al gobierno. Las dudas comenzaron a despejarse cuando al día siguiente Javi López, el único eurodiputado del PSC, explicó la división en la propia sociedad catalana y ensalzó la valentía de los alcaldes socialistas.

"Ahora el tema está calmado" explican fuentes socialistas a El HuffPost. "La gran mayoría ha entendido que el proyecto independentista amenaza los valores de la Unión", sostienen. De los 190 diputados socialistas, unos pocos mantienen una actitud crítica respecto a la posición fijada por el PSOE. Entre ellos se encuentra la portuguesa Ana Gomes, el italiano Antonio Panzeri, la eslovena Tanja Fajon, los belgas Marc Tarabella y Maria Arena. Una eurodiputada socialista española, bajo condición de anonimato, reconoce su alarma por el grado de desconocimiento de muchos de sus colegas sobre la realidad catalana y reconoce que "no hemos explicado nada hasta que se ha producido esta grave crisis".

EFE

Sánchez tiene previsto verse con Gianni Pittella, presidente del Grupo Socialista Europeo. El italiano se mantiene en la misma línea que el PSOE. Es partidario del diálogo pero siempre dentro de la Constitución y del respeto a la ley. Pittella no interviene más sobre Cataluña porque "quiere respetar que es un asunto español", aseguran fuentes socialistas. También se ha reunido con la Alta Representante para la política Exterior, Federica Mogherini. Fuentes conocedoras del contenido de la reunión aseguran que la italiana, a pesar de que no se ha producido públicamente sobre el tema, comparte la posición del PSOE. La misma sintonía se ha producido con John Crombez, líder de los socialistas flamencos y conocedor de primera mano de las repercusiones que el separatismo catalán puede tener en Bélgica.

Preguntado por la prensa extranjera sobre una posible mediación de la UE entre Cataluña y España, Sánchez la ha descartado, respondiendo en inglés que "es un asunto interno español", a pesar de que sabe – lo prueba su agenda en estos días críticos – que la batalla sobre lo que va a ocurrir en Cataluña se juega en gran medida en Europa.

Sánchez también ha aprovechado su intervención en una conferencia frente a cientos de activistas socialistas para lanzar su mensaje sobre Cataluña en clave europea. "Habréis pensado que lo que está pasando en Cataluña es una falta de democracia por parte del sistema político español", ha reconocido Sánchez. "Sucede lo contrario. Es la materialización de la antipolítica, que se está viviendo en otras partes de Europa, ya sea Hungría o Polonia"; "Lo que estamos haciendo es defender los valores europeos en una parte de nuestro país". Los aplausos del auditorio parecen mostrar que ha convencido a los asistentes.