ECONOMÍA

Fomento saca la chequera: 5.000 millones para carreteras

Íñigo de la Serna garantiza que no impactará en el déficit público

19/10/2017 20:56 CEST | Actualizado 19/10/2017 20:56 CEST
Getty Images

El Ministerio de Fomento prevé lanzar y contratar en los dos próximos años, entre 2018 y 2019, todos los proyectos que incluirá el Plan de Inversión en Carreteras de 5.000 millones que ejecutará con capital privado, según ha anunciado el titular del Departamento, Íñigo de la Serna.

El ministro destacó el "impulso" que este aluvión de contratos de obras de carreteras tendrá en el sector de la obra pública, actualmente en mínimos históricos por los ajustes que sigue registrando la inversión en infraestructuras ante la necesidad de cumplir los objetivos de déficit.

En este sentido, el ministro señaló que la inversión del Plan supondrá "multiplicar por seis" la capacidad inversora anual que permite el Presupuesto, que viene destinando unos 1.000 millones de euros anuales a carreteras.

Además, aseguró que incluirá "proyectos de envergadura", obras con un un presupuesto mínimo de 100 millones de euros, que formen parte de la red transeuropea de transportes y que cumplan con los requisitos que exige la UE para contar con financiación europea.

Así, De la Serna reveló la "tremenda expectación" que el Plan de Carreteras ha despertado en fondos y entidades financieras. "Día sí y día también visitan el Ministerio y la Seittsa para interesarse en establecer mecanismos de financiación para sacar adelante el plan", afirmó.

Por ello, considera que "es el momento" de lanzar el Plan, que ya anunció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado mes de julio y que este jueves el ministro expuso ante el Congreso.

En la actualidad, el Ministerio trabaja en diseñar los pliegos de los contratos y en concretar el listado de obras que incluirá, con el fin de ponerlo en marcha, con la realización de los primeros estudios de viabilidad, antes de que concluya este año.

"La intención es licitar y adjudicar en su totalidad todos proyectos del plan entre 2018 y 2019", aseguró el ministro.

Pago por uso

El Plan de Carreteras tiene como objetivo construir o mejorar unos 2.000 kilómetros de tramos de carreteras de la red estatal y posteriormente explotarlos y mantenerlos durante treinta años. Se trata de una longitud equivalente al 12% de la actual red (unos 16.281 kilómetros).

El plan se financiará con capital privado a través del denominado sistema de pago por uso. Este mecanismo supone que los constructores que se adjudiquen las obras adelanten los recursos necesarios para su construcción que posteriormente recuperarán cobrando un canon anual de la Administración durante el periodo de explotación de la vía.

Fomento ha diseñado el plan para que las constructoras puedan beneficiarse de fondos europeos y de financiación del BEI. Así, estima que los constructores aporten un 20% de la inversión y financien el 80%, pudiendo pedir fondos del Plan Juncker y del BEI.

Sin impacto en el déficit

En su intervención en el Congreso, De la Serna garantizó que se ha asegurado de que el Plan no compute en el déficit público, tanto por el sistema de financiación elegido como por la 'adecuada' transferencia al sector privado de los riesgos de los proyectos.

También se asegurará la viabilidad económica de los proyectos, para evitar quiebras como las registradas por otras infraestructuras en los últimos años.

Ventajas y beneficios

Además de adelantar obras de carreteras e impulsar el sector de la construcción, el ministro recordó que el plan generará en total unos 189.200 puestos de trabajo, un retorno fiscal de 2.500 millones y un recorte en las emisiones de CO2, además de una mejora de la seguridad vial.

De la Serna también enmarcó el plan en la necesidad de contar con una "red de carreteras de calidad y en una buena situación", dado que el 92% de los viajeros y el 94% de la mercancías se transportan por estas vías, por las que entra en España el 18% del turismo extranjero y por las que circula el 85% del turismo nacional.