ECONOMÍA

¿Por qué cada día que no llueve sube un poco más la factura de la luz?

El coste de la luz alcanzó este lunes por la tarde su nivel más alto del año.

24/10/2017 20:08 CEST | Actualizado 03/11/2017 22:21 CET
Tim Graham via Getty Images
Embalse de Mansilla, localizada en Mansilla de la Sierra (La Rioja).

Una vez más, el precio de la electricidad se ha disparado. El coste de la luz para los consumidores acogidos a la tarifa regulada alcanzó este lunes por la tarde, entre las 19 y las 20 horas, su nivel más alto del año. En concreto, se situó en los 182,54 euros por megavatio hora, según los datos de Red Eléctrica de España.

Dicho precio supera el máximo de 2017, los 0,1820 euros kW/h, que se registraron entre las 21 y las 22 del 25 de enero, según la Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España (FAIIE). Estos precios tan elevados afectan a los aproximadamente 12 millones de clientes acogidos a la tarifa regulada, denominada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC).

El ministerio de Energía calificó la subida como "puntual y anómala" y atribuye la escalada a una menor aportación de las centrales hidráulicas y a un mayor coste de los servicios de ajuste del sistema. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se encuentra analizando el repunte.

Sin agua en los embalses

La falta de lluvias se encuentra entre los motivos fundamentales. Cuando los embalses tienen poca agua se produce menos energía hidráulica, mientras que cuando están llenos es una de las más baratas. A esto hay que añadirle la ausencia de viento, al encontrarnos en una situación de anticiclón, lo que conlleva cielos despejados y sin lluvia.

"Tenemos un anticiclón encima que bloquea las borrascas, que deberían estar llegando ya", dice Jonathan Gómez Cantero, geógrafo, climatólogo y hombre del tiempo de Castilla - La Mancha Media. En su lugar se tienen que usar otras fuentes de energía más caras, como el gas o el carbón, lo que encarece la factura de la luz, como ocurrió en enero.

Esta ausencia de lluvias ha llevado a que los embalses se sitúen este martes al 37,75% de su capacidad, mientras que hace un año se encontraban al 48,72%, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente. "Estamos en una de las peores sequías de los últimos 20 años. Algunos días en algunas zonas de Castilla - La Mancha hemos vivido días de seis grados más que lo habitual", relata Gómez Cantero.

"La sequía no es un fenómeno que se produce en el corto plazo. Se necesita una serie de meses en los que las precipitaciones sean menores y que haya un mayor consumo de agua. La primavera y el verano han sido muy cálidos, lo que ha provocado una gran evaporación de agua y un gran consumo", explica Gómez Cantero.

Las previsiones meteorológicas apuntan a que habrá que esperar hasta noviembre para que haya precipitaciones. "Las previsiones estacionales decían que los meses de otoño iban a ser cálidos y secos, y se cumplieron. A día de hoy se piensa que noviembre y diciembre sean más húmedos", señala Gómez Cantero.

El ingeniero industrial Jorge Morales de Labra, experto en energía, apunta, sin embargo, a otras dos razones para el repunte, uno estructural y otro puntual. "Las reglas del juego amplifican el efecto de la sequía. Hacen que se dispare el precio. Una central hidroeléctrica cuando está al 80% venden la energía procedente del agua muy barata, mientras que cuando están bajas, la vende muy cara, porque calcula el precio de oportunidad", señala Morales de Labra.

Asimismo, el precio se disparó porque Red Eléctrica de España tuvo que comprar un componente que estaba a un precio desorbitado. "Si normalmente tiene un coste de 10 euros MWh, ayer alcanzó los 250 euros", explica la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU). "Nos ha costado 4,24 millones de euros a todos los españoles", señala Morales de Labra.

Y ahora, ¿qué hacemos?

Tanto a Morales de Labra como a la CECU les preocupa que estas subidas de precio se produzcan en momentos de baja demanda, al ser costes más propios del mes de enero, cuando se aumenta el consumo de las calefacciones por las olas de frío.

El sector pide al ministro de Energía, Álvaro Nadal, que tome medidas para paliar estas subidas del coste de la luz. "Desde finales de agosto se viene observando un incremento de los precios de la energía eléctrica, para cuya moderación parecería aconsejable adoptar algún tipo de medidas", señala la FAIIE. "Esta situación se va a mantener aunque llueva un poco. No va a haber cambios a no ser que diluvie", apunta Morales de Labra.

Una de las posibles soluciones, al tener los cielos despejados con el anticiclón, sería aprovechar mejor el sol, apostando por la energía solar fotovoltaica, que produjo el año pasado únicamente el 3% de la energía eléctrica en España.