POLÍTICA

El principal sindicato de Mossos: "No habrá desobediencia si se llega al 155"

Entrevista al portavoz de Fepol: "El escenario del 155 no es deseable".

25/10/2017 18:36 CEST | Actualizado 25/10/2017 18:48 CEST
FEPOL

Preocupación, tristeza y decepción. Estas sensaciones se extienden entre los Mossos durante estos días, a la espera de la aprobación definitiva de las medidas del 155 por parte del Senado el próximo viernes y con la incertidumbre de lo que pasará en el Pleno del Parlament a partir de este jueves, con la posibilidad sobre la mesa de una declaración unilateral de independencia.

Desde Fepol, el sindicato mayoritario de los Mossos, se tacha de escenario "no deseable" la aplicación final del 155, según relata a El HuffPost su portavoz, Valentín Anadón. Por ello, solicita, que en caso de llegar hasta este punto se haga por parte del Gobierno central de manera "quirúrgica" y "la menos invasiva posible". Y dice que no habrá desobediencia porque los policías deben estar dentro de la ley.

¿Cómo está el ánimo de los Mossos en este momento camino del 155 y a la espera de lo que pase en el Pleno del Parlament de este jueves?

Hay un ambiente de preocupación generalizada, independiente de cómo se posicione ideológicamente cada miembro del Cuerpo. Preocupación, tristeza y, sobre todo, decepción al pensar que se ha llegado hasta aquí porque los políticos no han hecho su trabajo.

¿Qué esperan de la aplicación del 155 por parte del Gobierno? ¿Cómo creen que va a ser?

Queremos dejar una cosa muy clara, pensamos que hay que evitar hasta el último segundo la aplicación del 155. No queremos la intervención ni de la Generalitat ni del Cuerpo de los Mossos, pero si nos ponemos en ese escenario, para nosotros no deseable, hemos dicho que queremos que se haga una aplicación quirúrgica. Que se haga respetando plenamente el autogobierno de Cataluña y de sus instituciones, especialmente de la Generalitat y de la policía de la Generalitat.

Tiene que hacerse de la manera menos invasiva posible y respetando el autogobierno. Y respetando plenamente las competencias del Cuerpo y, en lo posible, su actual estructura. Además, que sea por el tiempo mínimo indispensable, ni un segundo más.

El margen legal es el que es y la policía no puede situarse fuera de la ley

¿Cree que se podría dar el caso de desobediencia de los Mossos si llegamos al 155 y asume la competencia el Ministerio del Interior?

No. Evidentemente el mismo posicionamiento ideológico y la diversidad de pareceres que hay en la sociedad catalana puede haber dentro del cuerpo, pero llegados a esta situación creo que todos los profesionales saben que el margen legal es el que es y que la policía no puede situarse fuera de la ley. Como institución armada y jerarquizada, la Policía no puede moverse jamás por las emociones de sus miembros ni tampoco por su posicionamiento ideológico. Siempre tiene que obedecer a la legislación vigente, no hay ningún tipo de margen de maniobra en ese aspecto.

Pero, por ejemplo, hemos escuchado al conseller de Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva, diciendo que los funcionarios de la Generalitat no aplicarían el 155.

Son declaraciones políticas que puede hacer el conseller amparándose en su libertad de expresión, pero esa misma declaración hecha por un miembro de la Policía sería constitutiva de un delito.

El Ministerio del Interior sopesa y tiene sobre la mesa la destitución del jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero. ¿Qué le parecería ese cambio?

Si se produjera ese cambio, apostaríamos por que la persona que lo sustituyera fuera del mismo cuerpo de los Mossos, que pudiera garantizar la estabilidad interna del colectivo y que se hiciera en una línea lo menos rupturista posible. Apostaríamos por una línea de continuidad y lo menos invasiva posible. Si este escenario llega, que no es deseable para nosotros, tendría que ser una persona del Cuerpo, con el respaldo del resto de mandos y que generara estabilidad. En todo caso, una persona conocedora de la casa y de cómo se funciona. Sería un error y no generaría estabilidad ni la tranquilidad que se necesita que se nos impusiera una persona ajena al cuerpo o de otro cuerpo policial.

Una de las preocupaciones, si se llega a aprobar el viernes el 155 en el Senado, es que pueda haber violencia. ¿Puede haber brotes de violencia en las calles?

Nosotros siempre hemos advertido de que esa es una de nuestras preocupaciones y, en todo caso, si se diera ese caso, sería por elementos radicalizados de extrema izquierda. No sería, desde nuestro punto de vista, por la parte de la sociedad catalana que está ubicada en el soberanismo porque ha demostrado sobradamente que en la defensa de sus tesis no lo hacen desde el punto de vista de la violencia política. Por tanto, es un escenario que no es descartable, pero en todo caso sería llevado a cabo por elementos de extrema izquierda independentista radicalizados, pero no voy a citar siglas.

Si se dieran brotes de violencia, sería por elementos radicalizados de extrema izquierda

¿Cree que todavía hay un estrecho margen estas 48 horas de que no lleguemos al escenario extremo del 155?

Todavía hay margen si imperan la sensatez y las interlocuciones políticas. Hasta el último segundo apelaremos para que se tiendan puentes, no para que se dinamiten.

En el documento aprobado por el Consejo de Ministros extraordinario el pasado sábado hay una parte específica para los Mossos. Se habla de la posibilidad de desplegar efectivos de la Policía y la Guardia Civil, incluso de la sustitución en casos extremos. ¿Qué le parecen las medidas específicas contenidas sobre los Mossos?

El cambio de efectivos de un cuerpo por otro es un escenario a día de hoy absolutamente descartable, además de que fácticamente sería muy difícil de hacer. Creo que en todo caso se plantearían cambios muy concretos, de personas muy concretas en ámbitos de dirección.