POLÍTICA

Rajoy defiende la aplicación del 155: "No hay alternativa"

Señala a Puigdemont como el único culpable: "Él y sólo él".

27/10/2017 11:08 CEST | Actualizado 27/10/2017 11:15 CEST
REUTERS
Rajoy

Llegó la hora del 155. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido la aplicación de las medidas ante el "desafío al Estado" y la situación "excepcional" que se vive y ha señalado que "no hay alternativa" posible.

Rajoy ha abierto el debate en la Cámara Alta que desembocará en la aprobación definitiva de las medidas acordadas por el Consejo de Ministros extraordinario del pasado sábado, que incluyen el cese de Carles Puigdemont y todo su Govern y la convocatoria de elecciones en los próximos seis meses, entre otros aspectos.

El presiente del Gobierno ha aseverado que la culpabilidad de que se llegue hasta esta situación extrema la tiene Puigdemont: "Él y solo él". La aplicación del 155, ha señalado Rajoy, no va "contra Cataluña", sino que se hace para "impedir que se abuse de Cataluña".

En su opinión, lo que "amenaza" a Cataluña no es el artículo 155, sino la "actitud del Gobierno de la Generalitat".

"UN GOBERNANTE NO PUEDE TRATAR ASÍ A LA GENTE"

Además, ha avisado de que la "Historia no va a juzgar exclusivamente las desmesuras, los abusos o la ilegalidad" de los dirigentes de la Generalitat, sino también a los "responsables de elaborar la respuesta". Por ello, ha pedido olvidar cálculos electorales o pequeñas mezquindades. "Sepamos ofrecer un gesto y dar respuesta a la altura de todos los españoles", ha rematado.

Durante su intervención, el presidente se ha mostrado muy duro contra Puigdemont: "Un gobernante no puede tratar así a la gente, hay temas con los que no se puede jugar ni confundir". La "voluntad", ha comentado el jefe del Ejecutivo, es celebrar las elecciones en Cataluña "lo más pronto posible".

El Pleno del Senado coincide con la sesión esta mañana en el Parlament en la que se dará respuesta al artículo 155 de la Constitución a través de las resoluciones que presentarán los grupos parlamentarios.

Carles Puigdemont