POLÍTICA

Puigdemont no pide asilo político en Bélgica pero no volverá a España hasta que tenga "garantías"

Dice que "respetará" el resultado del 21-D.

31/10/2017 13:35 CET | Actualizado 31/10/2017 18:42 CET

Y Carles Puigdemont habló desde Bruselas. El expresidente ha dicho que no está en Bélgica para pedir asilo político, pero que se quedará allí hasta que tenga "garantías" de un juicio justo.

En una rueda de prensa, el exjefe del Ejecutivo catalán ha comentado que su Govern sigue siendo "legítimo", aunque ha aceptado como un "reto democrático" las elecciones del 21 de diciembre y ha manifestado que respetará el "resultado".

"Si hubiera garantías inmediatas de un tratamiento justo, si me permitiera un juicio justo, independiente, con separación de poderes, lo que vemos en la mayoría de países europeos, sin duda retornaría de manera inmediata", ha indicado.

Puigdemont ha dicho, no obstante, que no quiere eludir las responsabilidades ante la Justicia. Esta comparecencia se ha producido un día después de que la Fiscalía General del Estado presentara querellas contra el expresidente, su Govern cesado y los miembros de la Mesa del Parlament por rebelión, sedición y malversación. Al final de la tarde se ha conocido que la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela los ha citado a declarar el jueves y el viernes. El fiscal solicita prisión en caso de que no aparezcan.

El exjefe del Ejecutivo catalán ha dicho que el viernes acordó con sus consellers priorizar la "prudencia, la seguridad y la moderación" ante la aplicación del 155. Y ha hecho hincapié en que está en la capital belga precisamente para actuar "con libertad y seguridad". Desde esta ciudad, ha apostillado, puede garantizar mejor una parte de su trabajo y cumplir sus "obligaciones".

Este "plan de trabajo", ha explicado, incluye que una parte del Govern cesado se desplace hasta Bruselas "para evidenciar el problema catalán" en el "corazón" de Europa denunciando "la politización de la Justicia", la "ausencia de imparcialidad", "la voluntad de perseguir ideas" y el "grave déficit democrático que se da a día de hoy en el Estado español".

"Nunca abandonaremos el Gobierno y vamos a seguir trabajando", ha afirmado junto a varios de los consellers cesados: Clara Ponsatí (Enseñanza), Dolors Bassa (Trabajo y Asuntos Sociales), Toni Comín (Salud), Joaquim Forn (Interior), Meritxell Serret (Agricultura) y Meritxell Borràs (Gobernación).

EFE

"Hemos venido a buscar garantías, que no nos da el Estado en Cataluña. Ya se ha visto el título de la querella del fiscal, 'Más dura será la caída', hay un deseo de venganza", ha enfatizado, respondiendo después que no ha descartado la posibilidad de vuelta. Ahora quiere actuar de "manera libre y tranquila". "No queremos eludir nuestra responsabilidad ante la Justicia, pero queremos garantías jurídicas", ha agregado.

El president, cesado en virtud del artículo 155, ha argumentado que él y sus exconsellers están en Bruselas "en perfecta legalidad y sin incumplir nada". Su estancia en la capital belga, ha declarado, dependerá de "las circunstancias".

Ha explicado que la "otra parte del Gobierno", con Oriol Junqueras a la cabeza, continuará en Cataluña "realizando la actividad política como miembros legítimos del Govern". "Ninguno hemos abandonado nuestras funciones", ha añadido. Tras la rueda de prensa del president, se han reunido y fotografiado en el Parlament Junqueras con los exconsellers Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó y Raül Romeva.

Además, Puigdemont ha comentado que van a apoyar las "diferentes iniciativas para evitar que la aplicación del 155 se lleve a práctica".

"VAMOS A RESPETAR LOS RESULTADOS"

En una concurridísima comparecencia en el Press Club de Bruselas, el político del PDeCAT también se ha referido a los comicios del 21-D: "Vamos a respetar los resultados de las elecciones del 21 de diciembre como siempre hemos hecho sin importar el resultado. ¿El Gobierno español va a hacer lo mismo?, ¿el bloque del 155 va a respetar los resultados de las urnas? Quiero un compromiso claro del Estado. ¿Respetará unos resultados que podrían dar una mayoría a las fuerzas independentistas?".

Puigdemont ha dicho que afronta las elecciones como un "reto democrático". "No nos dan miedo los retos democráticos", ha insistido acto seguido, a la vez que ha comentado que estos comicios han sido planteados por PP, PSOE y Cs como un "plebiscito para legitimar el 155".

Puigdemont, siempre intentado internacionalizar la cuestión catalana. ha hecho un llamamiento a Europa -hablando en catalán, español, francés e inglés- para que "haga algo" y "reaccione". En su opinión, "tolerar" la actuación del Gobierno español y "amparar la violencia de la extrema derecha" es "acabar con la idea" de la UE.

Carles Puigdemont