TENDENCIAS

El público asturiano se ofende por el tratamiento de su gastronomía en 'MasterChef'

"Vaya telaaaa".

01/11/2017 12:37 CET | Actualizado 01/11/2017 12:41 CET
TVE

Menú asturiano. Eso es lo que tenían que preparar los aspirantes de MasterChef Celebrity en el programa de este martes 31 de octubre. Bibiana Fernández, Silvia Abril, Edu Soto, Saúl Craviotto, Patricia Montero, Jose Corbacho y Anabel Alonso viajaron a Avilés para preparar un menú made in Asturias en el centro Niemeyer.

"En Masterchef no nos cansamos de repetir que para poder innovar y crear hay que dominar la tradición", les dijo el jurado Pepe Rodríguez justo antes de enumerar los platos que tenían que elaborar: bollo preñao, fabada, cachopo y casadielles. "En este menú hay algunos de los iconos de la gastronomía asturiana, que todos habéis preparado alguna vez y por eso os vamos a pedir excelencia", continuó el dueño del restaurante Bohio.

TVE

Craviotto, capitán del equipo compuesto por Silvia Abril, Bibiana Fernández y Edu Soto, eligió preparar fabada y casadielles. Al grupo liderado por Patricia Montero, compuesto también por José Corbacho y Anabel Alonso, les tocaron los bollos preaños y el cachopo.

Hasta ahí todo iba bien, el público del programa esperaba atento a lo que pasaba en pantalla. El problema surgió cuando llegaron las últimas dos indicaciones. "Vais a cocinar para 60 comensales, todos asturianos, acostumbrados a comer muy buenas fabadas y muy buenos cachopos", les advirtieron. Y una última cosa más: "Tenéis 90 minutos".

Puedes ver la prueba en este vídeo de rtve.es a partir de 01.00.00

El tiempo para realizar la prueba fue lo que más cabreó a los seguidores del programa amantes de las redes sociales. Asturias entera se echó a Twitter con las manos en la cabeza: ¿¿¿¿90 minutos para una fabadas????

Tampoco era fácil preparar el cachopo en ese tiempo y muchos usuarios de Twitter coincidieron en destacar una misma idea. "Para que luego digan que el cachopo es como un san jacobo", escribían.

Fue un desastre sin paliativos, para la gran mayoría de seguidores, que escribían mensajes de pena e indignación y dolor de ojos.

Al final pasó lo que avanzaban las redes: SUSPENSO.
Desastres en la cocina: 'pizzafails'