POLÍTICA

Puigdemont, desde Bélgica: "Exijo la liberación de los consellers; su apresamiento es un golpe contra las elecciones del 21-D"

El 'president' cesado le ha hablado a los catalanes en un mensaje en vídeo difundido por TV3.

02/11/2017 22:11 CET | Actualizado 03/11/2017 08:41 CET
EFE

El presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, ha afirmado este jueves que el encarcelamiento de parte del Govern cesado "es un golpe contra las elecciones del próximo día 21 de diciembre" y ha exigido su liberación.

En un mensaje de video difundido este jueves por TV3, ha reprochado además la actitud del Gobierno central, porque "renuncia de esta manera al diálogo necesario" para resolver un problema político.

Considera que es "un gravísimo atentado a la democracia encarcelar a dirigentes políticos por haber cumplido" el compromiso electoral y el compromiso contraído ante el Parlament, y ha añadido que eso rompe los principios básicos de la democracia.

"Exijo la liberación de los consellers y conselleras y del vicepresidente. Exijo el respeto a todas las opciones políticas y exijo el fin de la represión política".

Para él, "el Gobierno renuncia de esta manera al diálogo necesario, imprescindible para resolver los problemas políticos" y demuestra a la vez que no apuesta por el diálogo, sino por la violencia policial -en alusión a las cargas del 1-O- y por el encarcelamiento, lo que ha resumido tachándolo de represión.

Ha dicho que estos encarcelamientos no se corresponden con un Estado de derecho y ha afirmado: "Como presidente del Govern legítimo de Cataluña surgido de las urnas del 27 de septiembre, exijo la liberación de los consellers y conselleras y del vicepresidente".

"Exijo el respeto a todas las opciones políticas y exijo el fin de la represión política", ha añadido.

"Ya no es un asunto interno"

Así, augura que las elecciones "se desarrollarán en un clima de represión y encarcelamientos políticos sin precedentes e inaceptables en la Europa democrática del siglo XXI".

Por eso, ha asegurado que el conflicto "ya no es un asunto interno español" y que la comunidad internacional en general y la europea en particular deben darse cuenta del peligro -ha dicho- de la actitud del Estado español.

"Los ilusos encarceladores"

Ha acabado el discurso con dos mensajes; uno de ellos, a las familias de los encarcelados "por un delito inexistente", a las que ha enviado su apoyo, el de los consellers cesados que le han acompañado a Bélgica y el de muchas personas de todo el mundo que están atónitas, según ha dicho.

El segundo mensaje ha sido una advertencia a los catalanes: "Nos espera una represión larga y feroz", pero ha pedido textualmente combatirlo, sin desfallecer, con paz, sin violencia y con respeto por todas las opiniones y personas.

"La furia con que el Estado español ha embestido contra lo que nos ha hecho una vieja nación de Europa es desbocada y lo amenaza todo", ha insistido, y ha reivindicado que la libertad de Cataluña no es posible si hay catalanes que no son libres para defender sus ideas y cumplir sus compromisos democráticos.

"Entre rejas, el Govern legítimo de Cataluña es infinitamente más digno que sus ilusos encarceladores. ¡Visca Catalunya!", ha dicho para acabar.