POLÍTICA

Nuet: "No creo que nos vayan a meter en la cárcel a los miembros de la Mesa"

Entrevista con el secretario tercero de la Mesa del Parlament, querellado por los delitos de rebelión, sedición y malversación

03/11/2017 18:04 CET | Actualizado 03/11/2017 18:59 CET
EFE
Joan Josep Nuet

El pasado miércoles, Joan Josep Nuet (Catalunya Sí Que Es Pot) llegaba a la estación de Atocha en Madrid. Era recibido por un grupo de personal al grito de golpistas, apenas horas antes de la cita ante el Tribunal Supremo para declarar como uno de los querellados por los delitos de rebelión, sedición y malversación por el 1-O. La cita finalmente se ha pospuesto al próximo jueves.

La Fiscalía lo incluyó en su querella por ser secretario tercero de la Mesa del Parlament y entender que permitió la tramitación de las leyes de referéndum, transitoriedad y la declaración unilateral de independencia. Él se defiende y dice que hay errores en las acusaciones de José Manuel Maza respecto a a su actuación. No obstante, dice que ninguno de los miembros de la Mesa, encabezados por Carme Forcadell, investigados por la Justicia es un criminal y que no cometieron ningún delito.

¿Cree que le pueden enviar a usted el próximo jueves a la cárcel?

Espero que no, creo que no es posible. Ninguno de los miembros de la Mesa cometió el delito de rebelión, que necesita obligatoriamente una acción violenta. La Mesa del Parlament no es una organización armada que se haya preparado para actuar de forma violenta. Estamos hablando de debates políticos, y en el caso de la Mesa se trata de hacer trámites para que el Parlamento pueda debatir. No votamos en función del contenido de las iniciativas, simplemente las tramitamos desde un punto de vista formal. No creo, y espero que no, que nos vayan a meter en la cárcel, no creo que a mí me metan tampoco en la cárcel.

¿Qué le ha parecido la decisión de la juez Lamela de enviar a prisión a los exconsellers?

Es un abuso, estamos hablando de personas que creo que no tienen ninguna intención de huir y de seguir cometiendo delitos. En definitiva, es un Gobierno que está cesado y hay una convocatoria electoral. Después de eso, veremos qué resultado y qué Gobierno puede aparecer. Por tanto, en el sentido de desescalar toda esta situación era mucho mejor dejarles libres y, evidentemente, de forma controlada porque deberán acudir en su momento a juicio. Mantenerlos en prisión durante esta fase es un abuso, un despropósito.

Es un abuso y un despropósito meter en la cárcel a Junqueras y los exconsellers

¿Qué le parece que no acudiera a la llamada de la juez Lamela? ¿Les perjudica al resto de querellados?

La estrategia judicial que desarrolla el señor Puigdemont es la que él ha decidido, pero evidentemente no es coincidente con las estrategias judiciales de las personas que hemos comparecido en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional. La respeto, pero no es la nuestra. La nuestra es comparecer, dar la cara ante los tribunales españoles, explicarnos, defendernos y asumir responsablemente esa situación en la que estamos. Siempre con la cabeza alta, defender que hemos estado haciendo política, no organizando ninguna trama. No somos criminales, somos gestores públicos, no hemos cometido ningún delito y, en definitiva, no hemos cometido ninguna investigación y no tenemos que ir a la cárcel.

EFE

"ES UNA QUERELLA BURDA, UNA ESPECIE DE CAUSA GENERAL"

Su propio abogado ha llegado a decir que hay lagunas y errores en la querella en lo que respecta a usted y su procedimiento en la Mesa del Parlament durante los debates. ¿Lo siguen manteniendo? ¿Existen esos errores?

Es que esta querella es una especie de causa general, hay un totum revolutum. En muchos momentos, no se sabe muy bien de qué hechos se está hablando, de qué personas, porque habla en algún momento de los querellados como si fuésemos un colectivo, cuando cada uno de nosotros ha mantenido actitudes y votos distintos en las diferentes tramitaciones. Estoy muy interesado en clarificar esos aspectos porque se me atribuyen votaciones de forma equivocada. Evidentemente estamos juzgando hechos, no pensamientos ni actitudes. La declaración de independencia la voté en contra, tanto en su trámite en la Mesa como en su votación en el Pleno, igual que en la ley de transitoriedad jurídica me abstuve en su votación en Mesa y la voté en contra en Pleno. En cambio se me atribuyen un voto positivo en Mesa tanto en la una como en la otra.

En el caso de la ley de referéndum sí dio su visto bueno a la tramitación en Mesa.

Sí, correcto. Voté a favor de la tramitación de la ley de referéndum porque votamos un trámite ordinario. Significa que íbamos a la creación de una Ponencia y un periodo donde se aprobaba un plan de trabajo, tenía que haber comparecencias, enmiendas, un informe prescriptivo. Por tanto, un proceso de unos cuantos meses para que este proyecto pudiera ir a Pleno. Evidentemente, en el día 6 se hizo una votación exprés que modificó el orden del día para introducir ese punto y otra votación donde se cambiaron las condiciones del trámite para hacerlo exprés. En esos dos momentos, voté en contra. Yo voté a favor de un debate de una ley de un proceso largo, que podía tener en cualquier momento un control de constitucionalidad por parte del TC. No voté a favor de un trámite exprés que duraba un par de horas. No quise en ese supuesto, a través de ese debate de ley, crear un instrumento como el que se creó. Eso debe ser clarificado porque en esa querella no aparece que yo voté en contra de los procedimientos de trámite de esa ley.

Del procedimiento de trámite exprés...

Exacto. Entonces, obviar esas votaciones que yo hice es crearme una situación de indefensión ante este tema. Es una querella bastante burda, generalista, no delimita las responsabilidades ni los momentos de trámite parlamentario. Debe haber un tratamiento riguroso con cada persona y momento. Es un tema gravísimo porque estamos hablando de delitos de rebelión y sedición y de 30 años de cárcel.

A su llegada el miércoles a la estación de Atocha, fue recibido por un grupo de personas con banderas de España al grito de "viva España", "golpistas" o "fuera". Estaba junto a Anna Simó (ERC). ¿Qué sintió?

Inseguridad porque, por un lado, había un grupo de neonazis que no solo gritaban, sino que con su actitud daba la sensación de que querían golpearnos. Y, por otro lado, un dispositivo policial muy blando que realmente nos llevó a temer por nuestra integridad física.

Sentí inseguridad en la estación de Atocha

¿Cree que las detenciones afectarán al proceso electoral del 21-D?

Poniendo a miembros del Gobierno y de la Mesa en la cárcel, que han defendido pacíficamente opciones políticas, lo que hace no es que baje el número de votos del independentismo. Tal vez, algunos círculos de Madrid o de Faes, estarán satisfechos con este tipo de acciones. Pero puedo asegurar que en Cataluña no es percibido de forma positiva por la mayoría de la sociedad catalana. Por lo tanto, necesitamos desescalada en todos los sentidos. Evidentemente también en Cataluña. La vía de la unilateralidad ha fracasado, hay que repensar todo lo que hay que hacer. Y necesitamos desescalada en Madrid porque parece que hay sectores sedientos un poquito de acción y que, por tanto, eso no conviene porque alimenta al otro lado en Cataluña.

Siempre ha habido dos bloques, que hoy también existen. El del 155, que cree que esto lo van a enderezar con la vía expeditiva y utilizando dureza si es necesario, y, por otro lado, hay una vía unilateral con capital de Bruselas, que señala también un camino incorrecto porque después de la DUI no había nada. No había ninguna capacidad para hacer efectiva esa declaración y la declaración se la podían haber ahorrado. Ni 155 ni DUI era una proclama que hacía la alcaldesa de Barcelona.

Está el horizonte electoral del 21-D. ¿Se va a reeditar la confluencia de Catalunya Sí Que Es Pot?

Es ya un grupo parlamentario extinguido, una fórmula que se utilizó en un momento en el que estábamos en el debate de la construcción de un nuevo sujeto político en Cataluña, con antiguos actores como ICV, Izquierda Unida y Podemos. En este momento optamos por un nuevo actor político, que es Catalunya En Comú con un diálogo con Podemos para construir de forma conjunta una nueva propuesta electoral. Tendrá un nombre nuevo, que llega de la experiencia de En Comú Podem, que ganó las elecciones en Cataluña el 20-D y el 26-J.

"SOY RETICENTE A UNA LISTA DE PAÍS"

Hablemos del papel de Ada Colau. El PSOE, por ejemplo, está criticando su ambigüedad y desde sectores del independentismo le reprochan que no se haya posicionado más a favor. ¿Qué le parece cómo está actuando?

Ada es una digna representante de esta Cataluña emergente que está un poco cansada de este 'procesismo' y de esta cerrazón del 155. Viene a lanzar un grito de sentido común, de visión femenina de la política, basta de tantas hormonas y vamos a darnos un tiempo y un respiro. Hay sectores de los dos extremos que la critican. Nosotros no somos ni una cosa ni la otra, ni somos independentistas ni estamos por un centralismo casposo. Se le ataca por los extremos, pero ella conecta con ese sentido común de mucha gente que quiere soberanía pero la quiere con ese final. Pero la soberanía no es un problema de banderas más grandes, sino que es un problema de hospitales, ambulatorios, universidades y servicios públicos más grandes. Colau representa a Cataluña.

La coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, ha apostado este viernes por presentar una "lista de país" para el próximo 21-D. Hablaba de incluir "todas las sensibilidades" y no ha descartado que se pudiera incluir a los comunes. ¿Le gustaría ir en una lista conjunta con el PDeCAT, ERC y la CUP?

Los comunes vamos a evaluar, estudiar y discutir de forma seria esa propuesta, porque la situación del país es excepcional. Pero tengo que decir que personalmente soy bastante reticente. Será una decisión colectiva y tiene incluso posibilidades, pero soy reticente porque hay que recordar las responsabilidades de por qué hemos llegado hasta aquí. Ha habido una dirección de proceso en manos de una serie de personas que nos han llevado a una fase final bastante desastrosa y ha habido una visión por parte del Gobierno del Estado muy alimentada de forma hooligan por Cs para que no se moviera una coma y no se hablase. Por lo tanto, una lista de país no puede olvidar que ha habido recortes y corrupción en Cataluña y que se han cometido errores en la fase final del proceso.

Se podían haber ahorrado la DUI

¿Quiere ir en la lista para el 21-D?

Habrá un debate colectivo. La gente de IU en Cataluña estamos al servicio del proyecto de Catalunya En Comú, poner todo lo que tenemos para que las cosas salgan bien en colectivo. Desempeñaré el papel que se me diga o que tenga que hacer, que puede ser ir o no en la lista.

¿Se arrepiente de algunas de las decisiones que tomó en la Mesa del Parlament?

No. Haber dicho que la Mesa del Parlament no va a hablar de referéndum hubiese sido un insulto a la democracia y al pueblo de Cataluña cuando hay una sociedad en la que el 80% quiere un referéndum. ¿Cómo no va a hablar su Parlamento de eso? Es como decir en el Parlamento de España que no se puede hablar de políticas sociales. Lo que sí echo en falta es que se hubiesen creado espacios de diálogo y que se hubiesen facilitado para vehiculizar estas energías. Al final le tocó al Parlament jugar este papel, pero no me arrepiento de mis actos porque ninguno ha sido delito.